Eva Duarte de Perón y nuestra ciudad de Chivilcoy

 

Se ha cumplido, el nonagésimo noveno aniversario, del natalicio de Eva Duarte de Perón, quien viera la luz, en la ciudad bonaerense de Los Toldos (General Viamonte), el 7 de mayo de 1919, y falleció, de un modo prematuro, a la temprana edad de treinta y tres años, el 26 de julio de 1952. La singular e inmortal “Abanderada de los Humildes”, esposa y gran colaboradora, del entonces presidente de la Nación, general Juan Domingo Perón, supo desarrollar, de una manera extraordinaria e infatigable, una muy vasta labor de asistencia social, auxilio, amparo y, ayuda magnánima y solidaria, en favor de los indigentes y necesitados, y de aquellos sectores más postergados, marginados y desvalidos, de nuestro país. El padre de Eva Duarte de Perón, Don Juan Duarte, era chivilcoyano, pues había nacido, aquí, en nuestra ciudad, el 1 de noviembre de 1858, y falleció, también, en Chivilcoy, en una sala del Hospital Municipal, a los 67 años de edad, el 8 de enero de 1926, como consecuencia, de las graves heridas que sufriera, en un accidente, de índole automovilística, registrado dos días antes, el 6 de enero, cuando el vehículo en el que viajaba, sufrió un vuelco, sobre el costado izquierdo de la avenida Mitre, a unas escasas tres cuadras, de la plaza Mariano Moreno. La noche del 8 de enero de 1926, Eva Duarte, de apenas, seis años de edad, hubo de concurrir a la capilla ardiente y la sala mortuoria de su progenitor, junto a su madre, Doña Juana Ibarguren, y sus otros hermanos: Blanca, nacida en 1908, Elisa, que vio la luz, en 1910, Juan Ramón, nacido en 1914, y Erminda, que nació en 1916. Doña Juana, quien había tomado conocimiento del trágico deceso de Duarte, llegó con sus hijos, a Chivilcoy, después de un sorpresivo viaje.  Don Juan Duarte, fue velado, en la finca de la avenida Villarino Nro. 260 – propiedad de uno de sus yernos, Don Francisco Grisolía -, e inhumado, en el cementerio municipal, en una bóveda de la familia: “Elgoyhen – Duarte”. El servicio, estuvo a cargo de la empresa de pompas fúnebres, Michellis.

A Eva Duarte de Perón, por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Mujer, temple y acción. Firme baluarte, de la justicia y la igualdad. Ferviente llamarada del pueblo. Voz valiente. Nervio y símbolo; antorcha y estandarte. Mujer, lucha y pasión, quiero nombrarte, como amparo del pobre y el sufriente; saber que con Perón, estás presente, y proclamar tus obras: Eva Duarte. En favor de la clase desvalida, entregaste tus fuerzas y tu vida, encarnando un gran tiempo de la historia… Mujer de abiertas manos solidarias, siempre tendrás, violetas y plegarias, que eternicen tu sueño y tu memoria.

Por su entrega a los humildes, su hondo aliento y su pasión, siempre vive la figura, de Eva Duarte de Perón. Vive, clara y luminosa, de una forma singular, bajo el cielo de la historia, y en el alma popular. Vive, llena de recuerdos, emociones y lealtad, con el fuego fervoroso, de su gran tenacidad. Vive, en medio de la Patria, libre, unida y fraternal, y es bandera de esperanza, y de justicia social. Y palpitan todavía, como un amplio corazón, el espíritu y la fuerza, de Eva Duarte de Perón.

El recuerdo del pueblo agradecido, hoy, levanta la voz de una plegaria, por su vida y su entrega humanitaria, en favor del humilde desvalido. Y rescata, su fuerza y su latido, su hondo empeño, su mano solidaria; su sentir y su acción extraordinaria, más allá de los años y el olvido… Desde lejos, palpitan, todavía, su pasión, su fervor, su valentía, su vehemencia y la luz de su memoria… Y por siempre, han quedado su bandera, su palabra y su fibra verdadera, en el alma social de nuestra historia.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *