Efemérides chivilcoyanas, del mes de Julio

Una foto, de nuestro ayer chivilcoyano

Retrato fotográfico, del notable y célebre escritor, de prolongada fama universal, Julio Florencio Cortázar, que llevó a cabo, en su estudio, de Chivilcoy, el recordado fotógrafo y meritorio realizador cinematográfico, Ignacio Tankel (Ignacio Tankelevich), hacia 1941, cuando el celebrado autor de “Rayuela” “Bestiario” y “La vuelta al día en ochenta mundos”, contaba con 27 años de edad. Cortázar, nacido en Bruselas (Bélgica), el 26 de agosto de 1914, y fallecido en París (Francia), a los 69 años de edad, el 12 de febrero de 1984, había cursado la carrera de Letras, en la Escuela Normal de Profesores “ Dr. Mariano Acosta”, graduándose en 1935. Comenzó su labor docente, en la localidad bonaerense de Azul; luego fue trasladado a la ciudad de Bolívar y, a principios del mes de  agosto de 1939, hubo de arribar a nuestra ciudad, para ejercer la enseñanza, en las aulas de la Escuela Normal Mixta “Domingo Faustino Sarmiento”, como profesor de las materias: Historia, Geografía e Instrucción Cívica. En Chivilcoy, donde permaneció a lo largo de cinco años (un lustro), de un modo casi inmediato, se incorporó al ambiente cultural de la época; perteneció a las filas, de la Agrupación Artística y participó en la Peña Literaria, de dicha institución; ofreció varias conferencias o disertaciones, evidenciando y traduciendo, su gran capacidad intelectual y su vasta erudición humanística; redactó el argumento y los diálogos, de la película inicial de Ignacio Tankel, titulada “La Sombra del pasado”, que se rodó entre los meses de agosto y diciembre de 1946, y se estrenó en el cine- teatro “Metropol”, el 25 de Mayo de 1947, y escribió, además, los primeros relatos o cuentos. Durante su etapa de vida, aquí, en Chivilcoy, Cortázar se alojó en la tradicional y acreditada pensión, de la familia Varzilio, ubicada sobre la calle Pellegrini Nro. 195. Abandonó nuestra ciudad, el 5 de julio de 1944 – se cumplen, exactamente, 75 años -, partiendo entonces, a la provincia de Mendoza, pues había sido designado catedrático, de la Universidad Nacional de Cuyo. Años más tarde, en 1951, se alejó de la Argentina, radicándose en París (Francia), donde finalmente, dejó de existir, en 1984. Una calle y una plaza seca, de Chivilcoy, mantienen, clara y vigente, la memoria de su relevante nombre; un nombre que, para siempre quedó asociado a nuestro historial ciudadano.

El 1 de julio de 1896, puso fin a su existencia, el siempre recordado dirigente político, abogado y hombre público argentino, Dr. Leandro Alem, una de las principales figuras fundacionales, de la Unión Cívica Radical y, gran artífice y propulsor, de la memorable Revolución, del 26 de julio de 1890. Espíritu soñador y romántico, había nacido en 1842, y a lo largo de su vida y su historial republicano, supo luchar en favor de la democracia, la justicia y la libertad; manteniéndose  fiel e inalterable: “¡Qué se rompa, pero que no se doble!”, a todos sus altos principios, ideales y convicciones. En Chivilcoy, hacia el mes de septiembre de 1919, se le tributó un sincero homenaje, imponiéndosele su nombre, a la calle Nro. 58, mediante una ordenanza, del Honorable Concejo Deliberante, que entonces presidía, el Dr. Alejandro Osvaldo Suárez; siendo  intendente municipal, de nuestra ciudad, el Dr. Luis Tiscornia.

El 1 de julio de julio de 1974, dejó de existir, a los 78 años de edad, el entonces presidente de la Nación, teniente general Juan Domingo Perón, quien había asumido, en una tercera oportunidad, la primera magistratura del país, el l2 de octubre de l973. Lo reemplazó en dicho cargo, la vicepresidenta de la República, su esposa, María Estela Martínez de Perón. Nacido el 8 de octubre de l895, el teniente general Juan Domingo Perón, había asumido, por vez primera, la presidencia, el 4 de junio de 1946, siendo reelecto, en los comicios del mes de noviembre de 1951, y comenzando su segundo período de gobierno, el 4 de junio de l952. Tres años más tarde, fue derrocado, en septiembre de 1955, por un movimiento cívico – militar, denominado “Revolución Libertadora”. En Chivilcoy, a raíz del fallecimiento del teniente general Juan Domingo Perón, se le tributó un sentido y respetuoso homenaje, en el seno del Honorable Concejo Deliberante, convocándose a los ediles, a una sesión especial, donde se escucharon los discursos, del intendente municipal, Edgar Ángel Frígoli, del titular del cuerpo legislativo, Dr. Carlos Francisco Dellepiane y de varios concejales, de los diferentes bloques, y por otra parte, se conformó una comisión, de distintos miembros, para asistir al velatorio del jefe de Estado, en el Congreso Nacional. Asimismo, en la sede regional del Ministerio de Trabajo, ubicada en la avenida Soarez Nro. 57, como una iniciativa, de la Confederación General del Trabajo (C.G.T.), seccional Chivilcoy, y las 62 Organizaciones,  se levantó un altar evocativo, a fin de recordar al teniente general Juan Domingo Perón.  Además, hubo de oficiarse un funeral, en  el templo mayor de Nuestra Señora del Rosario, elevándose una cristiana plegaria, en memoria de la señera y notable figura, del gran líder y conductor del justicialismo, los sectores obreros y las clases populares.

El 3 de julio de 1933, falleció a los 80 años de edad, el ex presidente de la Nación, Dr. Hipólito Yrigoyen, quien había nacido, el 13 de julio de 1852, y asumió, por vez primera, el cargo de titular del Poder Ejecutivo, el 12 de octubre de 1916, rigiendo los destinos institucionales del país, hasta el 12 de octubre de 1922. Tiempo después, fue nuevamente electo, presidente de la República, y tomó posesión de sus funciones, el 12 de octubre de 1928; siendo derrocado con posterioridad, por la Revolución cívico – militar, del 6 de septiembre de 1930, el primer golpe de estado, en la historia política de la Argentina. El Honorable Concejo Deliberante de Chivilcoy, tras conocerse la infausta noticia de la muerte, del Dr. Hipólito Yrigoyen, a través de la palabra del bloque de ediles socialistas, se le brindó un homenaje, al singular y caracterizado hombre público y, dirigente y caudillo del radicalismo.

El 4 de julio de 1946, se registró la creación, de la Sociedad Colombófila “Alas Chivilcoyanas”, la cual, a lo largo de más de siete décadas, ha venido cumpliendo una sostenida y ponderable trayectoria institucional, mediante la crianza y el adiestramiento de palomas mensajeras; una labor que, le permitió a la entidad, trascender a nivel provincial y nacional, con la activa participación, en concursos, encuentros y exposiciones, de dicha disciplina.

Al profesor Gonzalo Roldán

Nuevo presidente del Club de Leones, de nuestra ciudad de Chivilcoy; benemérita y prestigiosa institución, fundada el 22 de octubre de 1964: De una manera especial, lo nombro así, en este día, por su clara simpatía, y su espíritu cordial. Respetuoso y servicial, cumple su noble labor, y con empuje y fervor, despliega su trayectoria, y sabe narrar la Historia, como un digno profesor. Siempre activo y voluntario, con su fuerza y optimismo, allí está, junto al Leonismo, en favor del vecindario. Corazón muy solidario, sin soberbia ni altivez, hoy, remarco, de una vez, su trabajo y su esperanza; su hondo amor por la enseñanza, su humildad y su honradez.

El 5 de julio de 1956, se constituyó la empresa “Torque”, una importante planta industrial de engranajes, que se instaló y funcionó, durante varios años – hasta la década de 1970 -, en las instalaciones del encantador e inolvidable “Prado Español”, un delicioso espacio de recreación y esparcimiento, para la comunidad y el vecindario de Chivilcoy, que sin dudas, marcó toda una época, en la historia de nuestra ciudad. Inaugurado el 25 de enero de 1920, fue el magnífico y admirable escenario, de numerosas kermeses y múltiples espectáculos, artísticos y musicales, con la participación de intérpretes y orquestas, locales y de procedencia foránea; desapareciendo, finalmente, en la década de 1950. El “Prado Español” y la empresa “Torque”, tuvieron su sede, en un amplio y significativo predio, ubicado sobre la avenida Güemes, el cual, hoy se encuentra, infortunadamente sumido, en el mayor abandono y el más obscuro olvido…

El 5 de julio de 1997, se registró la auspiciosa inauguración, de la “Casa del Docente”, fundada y dirigida, por Clara Elena Abbene; una entidad, a la que bautizó con el querido nombre de su propia madre, la distinguida educacionista, Luzgeria Cerezo de Abbene, auténtica y valiosa representante, de nuestra instrucción pública chivilcoyana, quien había nacido, en 1904, ejerció la enseñanza en establecimientos rurales, y falleció en 1977. En la “Casa del Docente”, que cerró las puertas, hacia el año 2002, se desarrolló una intensa y fructífera actividad cultural, incluyendo la realización de charlas y conferencias, cursos, talleres, muestras y exposiciones, etc.

El 5 de julio de 1944 –hace ya, 75 años transcurridos -, abandonó nuestra ciudad, donde residió  durante el lapso de cinco años, el joven docente y escritor, Julio Florencio Cortázar, quien había sido designado catedrático, de la Universidad Nacional de Cuyo, en la provincia de Mendoza. Cortázar, arribó a Chivilcoy, hacia principios del mes de agosto de 1939; se alojó, en la conocida y tradicional pensión, de la familia Varzilio, ubicada sobre la calle Pellegrini Nro. 195, y ejerció la enseñanza, en las aulas de la Escuela anormal Mixta “Domingo Faustino Sarmiento”, teniendo a su cargo, las asignaturas: “Historia”, “Geografía” e “Instrucción Cívica”. Asimismo, aquí, en nuestro medio, hubo de componer algunos de sus relatos o cuentos; ofreció varias disertaciones – evidenciando y exteriorizando, su sólida formación intelectual y su vasta erudición humanística -, y se incorporó, entusiastamente, al ámbito cultural de la época; concurriendo, de modo asiduo, a la “Peña Literaria”, de la Agrupación Artística Chivilcoy. Recordemos que, Julio Florencio Cortázar, había nacido en Bruselas (Bélgica), el 26 de agosto de 1914, y falleció en París (Francia), el 12 de febrero de 1984, a los 69 años de edad.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Germán Nicolini, Máster en P.C. e Informática, secretario técnico del Archivo Literario Municipal.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *