Efemérides chivilcoyanas, de los meses de Septiembre y Octubre.

Un recuerdo fotográfico, del ayer lugareño

La presente fotografía, nos ofrece una pintoresca y bella imagen, de un magnífico óleo,  perteneciente al diestro y avezado pincel, del genuino y caracterizado artista plástico, grabador, ceramista y, hombre de nuestra cultura chivilcoyana, Don José Antonio Speranza, quien a lo largo de muchos años, de una infatigable y valiosa labor, hubo de cumplir y desarrollar, una vasta y destacada trayectoria, digna del mejor recuerdo, la ponderación y el sentido homenaje. Dicha obra, se titula: “Barrio Norte”, y logra reflejar y traducir, de una manera fiel y manifiesta, las típicas y peculiares características, el bien definido aspecto y, la inconfundible fisonomía, de aquel antiguo y populoso sector, de la geografía urbana, de nuestra ciudad. Nacido el 25 de julio de 1909, y fallecido el 4 de junio de 1987, Don José Antonio Speranza, fue el fundador y director –organizador, durante varias décadas, de una ardua y sostenida tarea, del Museo Municipal de Artes Plásticas “Pompeo Boggio”, inaugurado el 22 de octubre de 1946; formó parte de las filas, de la Agrupación Artística Chivilcoy, y en el seno de esa benemérita institución, creó la peña “La Colmena”; presidió la Comisión de Cultura y Festejos Populares, conformada para la celebración del Centenario de Chivilcoy, en 1954; realizó  numerosas muestras o exposiciones, de sus trabajos pictóricos; llevó a cabo, una serie de murales alusivos,  en el templo de la Virgen Nuestra Señora del Carmen, que se inauguraron el 16 de julio de 1963; obtuvo diferentes premios, reconocimientos y distinciones, etc. Una de las salas, del Museo Municipal de Artes Plásticas “Pompeo Boggio”, se denomina “José A. Speranza”, y asimismo, en el año 2012, se le impuso su prestigioso nombre, a la Escuela de Educación Estética Infantil, creada en 1989, e inaugurada en 1990.

Sucedió el 28 de Septiembre…

El 28 de septiembre de 1947, falleció en Buenos Aires, a los 85 años de edad, el inspirado y notable poeta, escritor, traductor y diplomático chivilcoyano, Leopoldo Díaz, quien a lo largo de muchos años, supo cumplir y desarrollar,  una importante y ponderada trayectoria, en  el historial de la literatura argentina. Eximio y admirable sonetista, colaboró en las páginas y columnas, de diarios y revistas, del país y el extranjero; fue miembro de número, de la Academia Argentina de Letras y correspondiente de la Real Academia Española; efectuó distintas  traducciones, de escritores universales, y se desempeñó,  dentro del servicio exterior de la Nación,  en diferentes embajadas, de países americanos y europeos. Autor de un buen número de volúmenes de versos y de dos libretos de ópera, había nacido en nuestra ciudad, el 11 de agosto de 1862.

El 28 de septiembre de 1981, se establecieron las sólidas y duraderas bases fundacionales de ATIADIM, una acreditada y benemérita institución de bien  público, que supo desenvolver, a través de varias décadas, una sostenida y fructífera tarea, en favor de las personas con capacidad diferente. Cuenta con un “Taller protegido” y el Centro de Día, inaugurado en el mes de mayo de 2000. Su importante obra, es reconocida y valorada, por toda nuestra comunidad.

El 28 de septiembre de 2001, dejó de existir, en nuestra ciudad, a los 68 años de edad, el caracterizado y muy meritorio, impresor, investigador y, hombre de la cultura chivilcoyana, Héctor Manuel Antuña, quien se identificó y destacó,  a través de su vida y trayectoria, por sus claros y altos valores morales, de coherencia, honradez y rectitud; sus múltiples iniciativas e inquietudes; su singular espíritu realizador y, su proverbial y entrañable generosidad personal, con los artistas locales y toda la comunidad. En septiembre de 1977, efectuó una magnífica reedición de “El Poema de las Mieses”, del gran poeta lugareño Carlos Ortiz (1870 –1910); llevó a cabo audiciones y ciclos radiofónicos; ofreció charlas y conferencias; realizó diferentes trabajos de investigación histórica, etc. Propietario y continuador de la tradicional imprenta, que fundara su padre, Don Manuel Antuña, en el mes de mayo de 1943, había nacido en Chivilcoy, el 30 de octubre de 1932.

El 1 de octubre de 2002, dejó de existir, a los 62 años de edad, el siempre recordado dibujante y pintor local, Hernando “Chichito” De Paulo, quien durante varias décadas, fiel a una auténtica y profunda vocación creativa, hubo de cumplir y transitar, un digno y plausible itinerario, en la esfera de las artes plásticas chivilcoyanas. Espíritu soñador y bohemio, dueño de una particular sensibilidad interior y,  una apreciable y exquisita cultura, llevó  a cabo, numerosas muestras y exposiciones, de sus distintas obras; realizó diferentes murales, para instituciones de nuestro medio; efectuó la ilustración  de textos, en libros, revistas y diversas publicaciones, etc. Fue asimismo, en  la faz musical, un diestro y admirable guitarrista. Había nacido, el 15 de septiembre de 1940.

El 4 de octubre de 1928, se registró la auspiciosa aparición gráfica, del periódico “El Despertar”, un órgano informativo del Centro Socialista “Dr. Juan B. Justo”, de nuestra ciudad;  el cual, bajo el valeroso y expresivo lema: “¡No callaré!”, del monje Savonarola, a lo largo de su férrea y tesonera trayectoria pública, hubo de caracterizarse y distinguirse, por su gran sentido moral, de la verdad, las normas, principios y valores éticos y, la honestidad política y partidaria;  su inquebrantable coherencia, ideológica y editorial;  su hondo y verdadero fervor, y su auténtico y singular coraje. De los directores de dicha hoja de prensa, podemos mencionar a Pedro Panzardi, Vicente José Abriola, Jesús García de Diego, Valentín Suárez, Carlos Santilli y Pedro Oscar Carrero.  “El Despertar”, que también, fuera diario, en una etapa de su existencia periodística, cesó definitivamente en sus ediciones, hacia 1958, después de treinta prolongados años, de una ardua y fecunda labor.

La estancia de Mauricio Birabent

En la zona geográfica de Ayarza, podemos encontrar, la antigua y tradicional estancia “La Dormilona”, que perteneció a la familia paterna del siempre recordado historiador, escritor y hombre público chivilcoyano, ingeniero agrónomo Mauricio Birabent Moras, y fue heredada por éste. Dicho establecimiento de campo, data del año 1853, cuando lo levantaron en aquel lugar, los hermanos Excoffier, asignándole el nombre de “Los Marabuts”. Posteriormente, pasó a manos de los sobrinos, de los hermanos citados, siendo uno de ellos, Don Mauricio Birabent Excoffier, padre del ingeniero Birabent. Puntualicemos que, el ingeniero Mauricio Birabent, autor del ilustrativo y      valioso libro “El Pueblo de Sarmiento” – la historia de Chivilcoy, desde sus orígenes hasta el año 1880 -, había nacido el 26 de marzo de 1905 y falleció el 18 de enero de 1982. Editó además, los volúmenes “Chivilcoy, la región y las chacras” y “Chivilcoy después de un siglo”; redactó numerosos artículos, de índole evocativa, sobre diversos aspectos del pasado lugareño; ofreció charlas y disertaciones, etc.

Recientemente, hubo de conmemorarse el 111 aniversario, de la localidad rural de Ayarza, situada desde el ángulo geográfico, en el sector norte del Partido de Chivilcoy, y en el Cuartel V del distrito, a unos 24 kilómetros de la ciudad cabecera. Dicha población de campaña, integrada por un total de unas 48 manzanas, se encuentra en cercanías, de la ruta provincial Nro. 51. En esa zona, a comienzos de la década de 1820, se estableció Doña Carlota Guzmán, una mujer procedente de la provincia de Córdoba, quien se dedicó a la agricultura, y trajo a nuestra región las primeras plantas de trigo, que cubrieron los campos de esta comarca. El domingo 20 de septiembre de 1908, por una feliz iniciativa de Don Cruz C. Ayarza, propietario de la estancia “La Perla”, se llevó a cabo un  remate, de 471 lotes o solares; determinándose así, el promisorio nacimiento de Ayarza, con la posterior radicación de las primeras familias, que dieron vida a la nueva población. Aquella histórica jornada, se adoptó entonces, como fecha fundacional de la localidad. Tiempo antes, en el mes de diciembre de 1907, se había efectuado la inauguración, de la respectiva estación ferroviaria, que se construyó sobre un terreno, donado por Don Emilio Ayarza.

Santana, el caudillo de Ayarza

Durante las décadas de 1920 y 1930, hubo de existir en la localidad rural de Ayarza, un verdadero caudillo y, todo un singular y legendario personaje, quien supo alcanzar una notoria popularidad, en aquella lejana época, por su bien demostrado coraje, su firme y altanera actitud, frente a las autoridades de entonces, y sus numerosas y memorables aventuras. Se llamaba Nicandro Barragán, y tenía el conocido apodo de Santana; siendo además, propietario de un bar o boliche, al que solían concurrir los habitantes de Ayarza y los pobladores de la zona. Detenido por las fuerzas policiales de nuestra ciudad, Santana, murió en obscuras y extrañas circunstancias, víctima de los disparos de un arma de fuego, el 24 de agosto de 1933. El citado episodio, nunca debidamente esclarecido, se registró en las proximidades del almacén “La Protegida”. Y desde aquel momento, la figura de Nicandro Barragán – Santana -, se transformó, delante del tiempo y la voz de la historia, en todo un mito y una auténtica leyenda…

El famoso discurso de Sarmiento, en 1868

El sábado 3 de octubre de 1868, nueve días antes, de asumir sus funciones presidenciales, de primer magistrado de la Nación, Domingo Faustino Sarmiento, hubo de visitar nuestra ciudad, y desde aquí, pronunció su célebre y tan recordado discurso y programa de gobierno, anunciando y proclamando, de una manera eufórica y vibrante, que haría “Cien Chivilcoy, con tierra para cada padre de familia y escuelas para sus hijos”. En aquella alocución, que brindó a los pobladores, en el centro de la humilde plaza, Sarmiento, alzó y enarboló el nombre de Chivilcoy, presentando a nuestra ciudad, como un auténtico y valedero ejemplo, de crecimiento económico, impulso constructivo y aliento progresista. Un honroso ejemplo, de trabajo, desarrollo, producción agrícola y riqueza, frente al resto de los pueblos, de toda la República. El 22 de octubre de 2007, bajo la gestión municipal del Dr. Ariel Fabián Franetovich, se inauguró en la plaza principal 25 de Mayo, un monumento sarmientino, en forma de libro, que reproduce los fragmentos más significativos, de aquel famoso discurso, de 1868: “Les prometo hacer Cien Chivilcoy”.

A la localidad de Ayarza

Ayarza, vengo a nombrarte, de una manera sentida, para ver tu larga vida, en cada rincón y parte. Y así quiero recordarte, con tu noble trayectoria, tu ayer, de antigua memoria, tus campos y tu llanura, donde florece y perdura, el corazón de tu historia.

Carlos Armando Costanzo, fundador y director-organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Germán Carlos Nicolini, Máster en P.C. e Informática, secretario técnico del Archivo Literario Municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *