La visita del general Bartolomé Mitre a Chivilcoy (1868).

El Gral. Bartolomé Mitre (1821-1906), polifacética y brillante personalidad, de nuestra historia argentina: Estadista, militar, historiador, poeta, escritor, periodista y traductor. Fundó el matutino “La Nación”, el 4 de enero de 1870; escribió las semblanzas biográficas, de los generales, Belgrano y San Martín; compuso, sentidos textos poéticos, y efectuó la magnífica y magistral traducción, de la “Divina Comedia”, del gran vate italiano, Dante Alighieri .

El 25 de octubre de 1868, hubo de registrarse, en los ricos y fecundos y anales, de nuestra ciudad de Chivilcoy, la histórica y memorable visita, del prestigioso e ilustre, hombre público argentino, general Don Bartolomé Mitre; polifacética y extraordinaria personalidad, de singular relieve, intelectual y patriótico, que nació, el 26 de junio de 1821, y falleció, el 19 de enero de 1906, destacándose, a lo largo de su vasta y extensa trayectoria, como militar, historiador, poeta, escritor, periodista y traductor. El general Mitre, unos pocos días antes, el 12 de octubre de 1868, había finalizado su período de gobierno, como presidente de la nación, entregando la primera magistratura del país, a Don Domingo Faustino Sarmiento, después de seis años consecutivos, de labor; pues asumió la conducción de la República, el 12 de octubre de 1862. El general Mitre, al arribar a Chivilcoy, fue objeto, de un fervoroso y merecido homenaje, donde una verdadera multitud, reunido en aquella significativa circunstancia, supo testimoniarle, de un modo espontáneo y muy efusivo, el mayor y más respetuoso reconocimiento, una gran y profunda simpatía y, el mejor de los afectos ciudadanos. Hubo de llevarse a cabo, un brillante y colosal banquete popular, en las instalaciones, del primer Club Social, que existió, aquí, en nuestro medio, fundado por el notable inmigrante alemán, Don Augusto Krause (1811 – 1881). Luego, se desarrolló, un animado baile, en honor del general Mitre, y de la comitiva que, lo acompañaba, integrada por Emilio Mitre, el general Manuel Hornos, el Dr. Eduardo Costa, el Dr. José Antonio Ocantos, el comandante Pedro Lacasa,  el asistente, del propio general Mitre, Manuel Vázquez, y el ayudante del general Hornos, Luis Rivero. El general Mitre, hubo de alojarse, durante esas jornadas, en la casona de Don Francisco Castagnino, quien se desempeñara como vicecónsul, y titular de la “Agencia Consular” de Italia, en Chivilcoy. Dicha finca, se encontraba ubicada, en la intersección de las calles Pellegrini e Ituzaingó. El citado hospedaje, del general Mitre, se desenvolvió en un clima de sincera y cordial hospitalidad, en atención, al espíritu abierto y generoso, de Don Francisco Castagnino, y su señora esposa. Puntualicemos que, en 1868, el pueblo de Chivilcoy, contaba con más de diecisiete mil habitantes; unas mil viviendas, que poseían azotea, y varias habitaciones, y unos quinientos inmuebles, de diversas características.

La historia de Chivilcoy, por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

De una manera sencilla, hoy quiero así, recordar, la historia de nuestro pueblo, que nunca se ha de olvidar. Una historia, larga y rica, de trabajo y firme acción, lucha, esfuerzos y entusiasmos, bellos sueños y pasión. Una historia muy fecunda, de nobleza y de valor; de ilusiones y progresos, esperanza y mucho amor. Una historia prolongada, de hondo aliento y voluntad, que en el curso de los años, hizo grande a la ciudad. Una historia verdadera, que debemos conocer, porque nos da sus lecciones, y el ejemplo del ayer. Una historia memorable, del más genuino sentir, que está viva, en el presente, e ilumina el porvenir. Una historia que renace, de un modo tan especial, con documentos de antaño, diarios, fotos y un manual… De una manera sencilla, quisiera recordar, hoy, en un aula del pasado, la historia de Chivilcoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *