El Día Nacional del Tango: Carlos Gardel y Chivilcoy.

El célebre e inolvidable, intérprete e ídolo del Tango, y la música popular argentina, Carlos Gardel, el Zorzal Criollo y el Morocho del Abasto, quien visitó nuestra ciudad de Chivilcoy, en cuatro oportunidades, durante los años: 1912, 1921, 1925 y 1933.

El 11 de diciembre, se conmemora el Día Nacional del Tango, con motivo de la celebración, de los respectivos natalicios, del gran intérprete e ídolo popular, Carlos Gardel, el Zorzal Criollo y el Morocho del Abasto, en 1890, y del destacado compositor y director del orquesta, Julio De Caro, en 1899. Gardel, había visto la luz, en la ciudad de Toulouse (Francia), el 11 de diciembre de 1890, y dejó de existir, a la temprana edad de 44 años, en el aeropuerto de Medellín (Colombia), a raíz de un grave y trágico accidente aéreo. El eterno e inolvidable Zorzal, hubo de visitar Chivilcoy, en cuatro históricas oportunidades, ofreciendo aquí, entre nosotros, sus tan exitosas y aplaudidas actuaciones, y deleitando al público lugareño, con su maravillosa voz, su honda magia, su especial carisma y su peculiar encanto. La primera de esas visitas, la efectuó el 6 de abril de 1912, en compañía del guitarrista y compositor Francisco Martino, presentándose, en distintos bares y fondas, de la zona geográfica, de la antigua y ya desaparecida Estación ferroviaria Norte, y en un café, denominado “La copita de plata” o “La tacita de plata”, sito en la intersección, de las calles Belgrano y Deán Funes. En ese lugar, hubieron de funcionar, posteriormente, con distintas denominaciones, el bar “Los Vasquitos” y “El Chimango”; este último, perteneciente a Don José Piedegrosso, e instalado a comienzos, de la década de 1960. La segunda visita, la realizó Carlos Gardel, junto a José Razzano, con quien conformaba un renombrado dúo, los días, 6 y 7 de agosto de 1921; actuando en los ámbitos, del cine – bar “Radium”, que se hallaba ubicado, en la esquina de las calles 25 de Mayo y San Martín. El citado cine – bar “Radium”, había abierto sus puertas, hacia el año 1911, y en su sala, solían proyectarse películas mudas, y brindarse, diferentes espectáculos musicales. La tercera ocasión, de la presencia de Gardel, en Chivilcoy, se registró, en 1925, también, con José Razzano, presentándose, en el teatro “Español”, y la última oportunidad, aconteció los días, 5 y 6 de agosto de 1933, cuando Gardel, junto a sus guitarristas, Julio Domingo Vivas, Guillermo Desiderio Barbieri, Horacio Pettorossi y Ángel Domingo Riverol, actuó en la sala, del cine – teatro “Metropol”. En esa visita, el célebre astro musical, se  alojó con los acompañantes, en el antiguo Hotel Restelli, ubicado en la intersección, de las calles Pellegrini y Rivadavia. Asimismo, un conocido vecino, de nuestra ciudad, Don Fernando Cánepa, invitó a Gardel y a sus guitarristas, a efectuar, en automóvil, una recorrida, por distintos sectores de Chivilcoy, y el domingo 6 de agosto de 1933, en horas del mediodía, Carlos Gardel y sus cuatro instrumentistas, hubieron de compartir, un amistoso y fraternal asado criollo, que se sirvió en la estancia de la familia Marchetto, ubicada en el Cuartel IV, de nuestro partido, en cercanías del paraje “Tres Banderas” y la laguna “La Martija”. El primer tango, que grabó el Zorzal Criollo y el Morocho del Abasto, en el sello discográfico “Odeón”, el 9 de abril de 1917, fue, precisamente, la emblemática y celebrada pieza “Mi noche triste”, del inolvidable poeta popular, letrista y sainetero chivilcoyano, Pascual Contursi, quien había nacido, en nuestra ciudad, el 18 de noviembre de 1888, y falleció en Buenos Aires, en el Hospicio de las Mercedes, a la prematura edad, de 43 años, el 29 de mayo de 1932. El 8 de septiembre de 1978, se le impuso el nombre de Carlos Gardel, a la avenida Nro. 17, de Chivilcoy, y además, en el transcurso del 2014, se bautizó con idéntica denominación, la Escuela de Enseñanza Secundaria Nro. 208, situada en la zona de la Escuela primaria Nro. 33 “Dr. José León Suárez”, el Jardín de Infantes Municipal “República de Venezuela” y, el Centro Asistencial y Recreativo “Atilio Luis Maradei”. El 11 de diciembre de 2015, organizado por el vecino, Roberto José Piedegrosso (1964 – 2016), y la secretaría de Cultura y Educación, de la comuna local, se le tributó un sentido homenaje, a la figura del Zorzal Criollo, en la esquina, de las calles Belgrano y Deán Funes, donde el Morocho del Abasto, hubo de cantar, por vez primera, el 6 de abril de 1912; reconocimiento éste, consistente en evocaciones históricas, y un espectáculo, de orden musical, que se reiteró, en los años 2016 y 2017. En estos casos, llevaron a cabo, dicha celebración, la contadora Lilana García, los intérpretes Gabriel Sosa y Jorge Raúl Destaville, y el locutor Claudio del Río, entre otros, siempre con el auspicio y patrocinio, de la secretaría de Cultura y Educación, de la Municipalidad, a cargo del Dr. Adrián Rubén Vila. Pues, sin duda alguna, el imperecedero recuerdo de Gardel, perdura aún, en el sincero y profundo corazón y, en el auténtico y entusiasta espíritu tanguero, de todos los chivilcoyanos.

Décima a Carlos Gardel, por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

En una mistonga esquina, junto a un farol canfinflero, allí está, posta y canchero, muy peinado a la gomina… Y la cheno, se ilumina, de un modo debute y fiel, si en el rioba del clavel, el malevo y la percanta, otra vez, chamuya y canta, la eterna voz de Gardel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *