La primera llamada telefónica, de larga distancia, desde Chivilcoy (1881). Un billete de Lotería, de la Provincia de Buenos Aires, que recuerda este gran acontecimiento (1977).

Billete de la Lotería de la Provincia de Buenos Aires, emitido en el mes de julio de 1977, que recordaba, la primera llamada telefónica, a larga distancia, efectuada desde Chivilcoy, en 1881.

Hacia el año 1881, hubo de registrarse, un relevante y muy significativo acontecimiento, en la historia de las comunicaciones argentinas: La primera llamada o enlace telefónico, a larga distancia, del país, realizado, desde nuestra ciudad de Chivilcoy, utilizando la línea telegráfica del Ferrocarril del Oeste. La feliz y tan plausible iniciativa, correspondió al Dr. Bernardo de Irigoyen, quien trajo un aparato, a estos lares chivilcoyanos; estableció un circuito, entre nuestra zona, y la estación ferroviaria terminal, de la plaza Lavalle, en Buenos Aires; extendió el contacto, hasta la Casa de Gobierno, y hubo entonces, de mantener un ameno y emotivo diálogo, con el presidente de la Nación, teniente general, Don Julio Argentino Roca. Fue esta, lo reiteramos y subrayamos, la primera comunicación telefónica, a larga distancia, en la República Argentina. En el mes julio, de 1977, la Lotería de la Provincia de Buenos Aires, emitió un billete, que recordaba este trascendental y memorable suceso, del ayer chivilcoyano, y del historial de nuestro país.

Regresar a la historia, por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Con espíritu fiel y emocionado, y la nítida voz de la memoria, regresemos, de pronto, a nuestra historia, los recuerdos y el mundo del pasado… Regresemos a un tiempo, ya olvidado, a esos hombres, de ilustre trayectoria; el laurel, el clarín, la vieja gloria, el fervor y el camino abandonado… Regresemos al gaucho y la llanura, el caballo, el trigal, el agua pura, la guitarra, el tambor y la campana… Y al hallar, la raíz más verdadera, sentiremos que vibra, en la pradera, toda el alma esencial chivilcoyana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *