Los Villancicos Navideños Lunfardos

Árbol navideño, levantado por la Municipalidad de Chivilcoy, en la plaza principal 25 de Mayo, como una adhesión, a la tradicional festividad, del nacimiento del Niño Jesús.

Los villancicos, villancejos o villancetes, como también, se los denomina, constituyen composiciones poéticas, sencillas, candorosas y musicales, de carácter y de acento populares, que se inspiraron en asuntos, de índole religiosa, para celebrar el nacimiento del Niño Jesús, a manera, de cánticos de alabanza. Suelen interpretarse, de una manera devota y fervorosa, durante el período comprendido, entre las vísperas de Navidad, el 25 de diciembre, y la festividad de la Epifanía del Señor o los Santos Reyes, el 6 de enero. Dichos villancicos, con el propósito de glorificar el advenimiento de Jesús, el Mesías Salvador o Redentor del mundo, nacido en un humilde pesebre, de Belén de Judea; se cantaron y difundieron, en distintas regiones de España y de América, datando los primeros textos, del siglo XV, cuando hubieron de aparecer, en diversos cuadros escénicos, de algunas representaciones teatrales o dramáticas, de aquella época. Luego, estos simpáticos y deliciosos villancicos, fueron cultivados, por notables e ilustres poetas, y así, se convirtieron, en una auténtica y verdadera tradición, y en un infaltable y hermoso, símbolo o emblema, artístico y musical, de todas nuestras fiestas navideñas.

  EN UN CACHUZO PESEBRE

En un cachuzo pesebre, de algún rioba de Belén, nació un pibe macanudo, que nos da la paz y el bien. Un pibe tierno y debute, lleno de pinta y amor, que nos trae la parola, de un mundo posta y mejor. Un pibe de jeta alegre, y de facha angelical, que nos regala el mensaje, más pulenta y fraternal. Guapos, naifas y purretes, rajemos para Belén, a pata, tomando el bondi, o en bote nuevo, también… Ya un pastor, canyengue y piola, me batió la información: Nació un pibe, de primera, esta cheno de emoción. Y ese pibe tan chipola, lleno de gracia y de luz, es un cuore de esperanza, llamado Niño Jesús.

  UN ÁNGEL BATIÓ LA JUSTA

En una mágica cheno, un ángel me chamuyó, que junto a un mishio pesebre, el Niño Jesús nació. Este Mesías del mundo, el posta niño Jesús, que llegó, feliz y piola, por una senda de luz. Este niño de la gracia, el más polenta candor; la fe, que ha copado el cuore, la esperanza y el amor. Este pequeño purrete, de la parola veraz, que nos tiró su mensaje, de dulce consuelo y paz. El niño – flor de inocencia, de ternura y de piedad -, que ha sembrado, por las yecas, su doctrina de hermandad. En una mágica cheno, de onda alegre y esplendor, un ángel batió la justa: ¡Guarda!, llegó el Redentor.

       HOY, HA NACIDO JESÚS

En un mistongo pesebre, – negra malaria, sin luz -, de una manera cachuza, hoy, ha nacido Jesús. Nació cerca de la yeca, en esta cheno especial, de una paz, lunga y cafiola, y una gracia celestial. Nació, lejos de la guita, de tanto lujo bacán, y no tiene, ni siquiera, un pobre cacho de pan. Pero es Dios, quien ha llegado, – nadie nos puede engrupir -; Dios, que viene a nuestro mundo, para entregarse y servir. Viene a darnos su ternura, su consuelo y su amistad, y a batirnos un chamuyo, de esperanza y de verdad. Viene a darnos su Evangelio, de cálido corazón; su labia, de gran profeta, su davi y su redención. Es Dios, eterno y sublime, – yo lo salgo a bocinar -, que del pecado fulero, yugando, nos va a salvar. Qué en esta cheno divina, junto a Jesús Redentor, hoy, nos sintamos, más frates, unidos por su hondo amor.

       NAVIDAD

Un ángel compadre, hoy, me chamuyó, que en el triste rioba, un niño nació. Cerca de la yeca, y junto a un farol, nació, dulcemente, vestido de sol. En pampa y la vía, – cachuza humildad -, nació con su posta y eterna verdad. Nació sin un sope, – malaria y dolor -, pero estuvo lleno, de gracia y amor. Nació, para darnos,  su entrega ejemplar, y su hondo coraje, que supo cinchar… Y al fin de su davi, nos dejó, butén, su voz solidaria, en favor del bien. Un ángel compadre, de pinta y de luz, me dijo, canyengue, que nació Jesús. Y en el triste rioba, de tierna amistad, celebran los pibes, que hoy es Navidad.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *