La Academia Porteña del Lunfardo (1962). Cuatro miembros, de origen chivilcoyano.

El viernes 21 de diciembre de 1962, en las instalaciones del Círculo de la Prensa, por una feliz y ponderable iniciativa, de Don José Gobello, el Dr. León Benarós y Don Luis Soler Cañas, se establecieron, las firmes y sólidas bases fundacionales, de la Academia Porteña del Lunfardo, una institución cultural privada, de bien público, y sin ningún fin, de orden lucrativo; la cual, a lo largo de más de cinco décadas, de un prolongado y sostenido itinerario, ha sabido desarrollar, una colosal y muy fecunda labor, al servicio del rescate, la investigación y la difusión, del lenguaje y, de las más diversas expresiones artísticas populares. La histórica acta, de fundación de la Academia, se hallaba firmada, por los citados, Don José Gobello, el Dr. León Benarós y Don Luis Soler Cañas, junto a Joaquín Gómez Bas, Juan Carlos Lamadrid, Nicolás Olivari, Luciano Payet, Francisco L. Romay, Ernesto Temes y Amaro Villanueva. Durante las reuniones posteriores, llevadas a cabo, los días, 3 y 18 de mayo de 1963, se hubo de incorporar a la institución, Don José Barcia, elegido como primer presidente, y se aprobó el estatuto de la entidad, cuya redacción estuvo a cargo, del Dr. León Benarós. En el año 1970, le fue otorgada a la Academia, la respectiva Personería Jurídica, y el 21 de diciembre de 1987, hubo de proceder a la importante inauguración, de su actual sede, ubicada sobre la calle Estados Unidos Nro. 1379, de la Capital. La propia Academia, señala y puntualiza que, su principal objetivo o finalidad, se dirige a “propender al registro y estudio, de las peculiaridades del habla de la ciudad de Buenos Aires y otras ciudades, argentinas y rioplatenses, particularmente, en cuanto a sus porteñismos y lunfardismos; prestando el apoyo posible, a quienes realicen estudios e investigaciones en la materia, y honrar la memoria de aquellos artistas, escritores, músicos, etc., que se inspiraron preferentemente, en motivos populares”. Dicha institución, cuenta con una vasta y significativa biblioteca especializada; un nutrido y apreciable archivo documental; un fichero lexicográfico, de miles de vocablos, términos o palabras; colecciones de partituras musicales, y de trabajos periodísticos, de investigación, etc. La Academia, que alienta el noble y muy edificante propósito, de reivindicar, exaltar y revalorizar, las manifestaciones, de la cultura popular, y de nuestra auténtica y verdadera identidad nacional, ha realizado, numerosos ciclos de conferencias; exposiciones pictóricas, conciertos y espectáculos artísticos y musicales; mesas de análisis y debates; cursos, de diversos asuntos y temáticas, etc. En la citada entidad, podemos encontrar, veintiocho miembros de número; distintos miembros correspondientes,  que residen, en el interior de nuestro país y el exterior, y miembro “Honoris Causa”. Debemos remarcar y subrayar, la tan caracterizada y eminente figura, del muy erudito y prestigioso investigador, crítico, escritor, poeta y periodista, Don José Gobello, el principal fundador y gran artífice, ex secretario y presidente, y genuina y gloriosa “Alma Mater”, de la Academia. Nacido el 26 de septiembre de 1919, y fallecido el 28 de octubre de 2013, en homenaje a su magnífica y admirable obra, se determinó, el 5 de septiembre, como Día del Lunfardo, por la aparición gráfica, de uno de sus más recordados libros: “Lunfardía”, que se terminó de imprimir, el 5 de septiembre de 1953. En la actualidad, – desde el año 2013 -, preside la institución, la notable y destacada escritora, poetisa e investigadora, Otilia Da Veiga, titular del sillón académico “Fray Mocho”. El bien elocuente y bello lema, de la Academia Porteña del Lunfardo, nos dice: “El pueblo agranda el idioma”.

Cuatro miembros chivilcoyanos, de la Academia Porteña del Lunfardo.

En el historial, de la Academia, cuatro chivilcoyanos, a través del tiempo, y en distintas épocas, hubieron de integrar las filas, de la mencionada institución. En primer término, mencionaremos al escritor, poeta, periodista y diplomático, Arturo Lagorio, nacido el 8 de marzo de 1892, y fallecido el 15 de agosto de 1969; miembro de número, desde el 26 de octubre de 1963, hasta su fallecimiento. En segundo término, al escritor, investigador y periodista, Gaspar José Astarita, nacido en el mes de enero, de 1928, y fallecido el 6 de junio de 2003; miembro correspondiente, desde el 12 de junio de 1991, hasta su muerte. Después, citaremos a Don Alfredo Antonio Astarita (1932 – 2015), miembro “Honoris Causa”, desde el 21 de diciembre de 2009, hasta su fallecimiento, y finalmente, al procurador Carlos Armando Costanzo, fundador, organizador y director del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano; miembro correspondiente, desde el 21 de diciembre de 2009, hasta la actualidad.

                      A LA ACADEMIA PORTEÑA DEL LUNFARDO

ENTIDAD de la lunga trayectoria,

que de un modo pulenta y bien seguro,

transitás un camino de laburo,

fiel chamuyo, prestigio y guapa gloria.

Entidad, del espiche y la memoria,

sin ningún tropezón, sin un amuro…,

que soñás, la matina del futuro,

y tenés en el cuore, flor de historia…

Entidad, del troesma y el gomía,

gran bulín del saber y cofradía,

cuya posta enseñanza, siempre guardo…

Es el pueblo, el que agranda el buen lenguaje,

y yo quiero batirte, mi homenaje,

Academia Porteña del Lunfardo.

                                                       CARLOS ARMANDO COSTANZO

CHIVILCOY (Provincia de Buenos Aires), 21 de diciembre de 2017, 55 aniversario, de la Academia Porteña del Lunfardo, fundada el 21 de diciembre de 1962.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *