Creación del partido bonaerense de Chivilcoy (1845).

Brigadier general, Don Juan Manuel de Rosas (1793-1877). Durante su gestión, como gobernador de la provincia de Buenos Aires, se creó nuestro Partido bonaerense de Chivilcoy, el domingo 28 de diciembre de 1845. El 28 de diciembre de 1996, se inauguró en la plaza 25 de Mayo, el busto de Don Juan Manuel de Rosas, una obra escultórica, del artista plástica y docente, profesora Beatriz Ana Cánepa.

El domingo 28 de diciembre de 1845, a través del decreto Nro. 1844, del entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, brigadier general Don Juan Manuel de Rosas, se determinaba, la feliz y muy promisoria creación, de nuestro partido de Chivilcoy, dentro del concierto, geográfico y político, de la vida bonaerense.Quedaba conformado así, un nuevo distrito, otorgándosele, una merecida autonomía territorial, a esta inmensa y fértil superficie de llanura, que hasta aquel momento, dependía de la antigua Guardia de Luján. Otro decreto, fechado el lunes 29 de diciembre de 1845, procedió a designar, a Don Lázaro José Molina, como primer Juez de Paz, del partido. Tiempo más tarde, la extensión original, del citado territorio, hubo de reducirse, para posibilitar la constitución de otros distritos: El de Bragado, en 1852, Chacabuco, en 1865, y Alberti, el 10 de junio de 1910. El partido de Chivilcoy, comprende una amplia superficie, de unos 2.076 kilómetros cuadrados; hallándose integrado, por Chivilcoy – la ciudad cabecera -, y diez localidades rurales o poblaciones de campaña: Moquehuá, La Rica, Ramón Biaus, Indacochea, San Sebastián, Ayarza, Gorostiaga, Benítez, Henry Bell y Palemón Huergo. Los límites del distrito, son los partidos vecinos de Suipacha, Navarro, Chacabuco, 25 de Mayo y Alberti. El 6 de junio de 1985, por una iniciativa, del auténtico y caracterizado tradicionalista, investigador, locutor, animador y singular exponente de las expresiones gauchescas y el criollismo, Oscar José Marchesini, el Honorable Concejo Deliberante local, mediante la ordenanza Nro. 2053, le impuso el nombre de Don Juan Manuel de Rosas, a la avenida Nro. 92, de nuestra ciudad; constituyéndose, asimismo, una comisión permanente de homenaje, a la figura del creador, de nuestro partido de Chivilcoy. Por otra parte, el 28 de diciembre de 1996, durante la administración municipal, del Dr. Rodolfo Bardengo, se hubo de inaugurar, en la plaza principal 25 de Mayo, el busto del brigadier general Don Juan Manuel de Rosas, una obra escultórica, de la destacada artista plástica y docente, profesora Beatriz Ana Cánepa. En el año 2017, a raíz de una plausible inquietud ciudadana, de Oscar José Marchesini y del procurador Juan Antonio Larrea, miembros integrantes, de la comisión permanente de homenaje, a Don Juan Manuel de Rosas, el Honorable Concejo Deliberante, bautizó, al Archivo Histórico Judicial, con el nombre de Lázaro José Molina, primer Juez de Paz, del partido de Chivilcoy, en 1845.

Décimas al Partido de Chivilcoy, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Con un afán encendido, y una raíz, noble y pura, en medio de la llanura, surgió así, nuestro Partido, y cumpliendo un recorrido, de trabajo tesonero, supo trazar un sendero, pleno de dicha y grandeza, impulso, fibra, entereza, y progreso verdadero. Por un decreto de Rosas, que marcó su nacimiento, brotó, de pronto, su aliento, y sus manos laboriosas, levantaron, vigorosas, una región palpitante, que marchando hacia delante, – todo un logro, claro y cierto -, hizo de aquel gris desierto, un pueblo firme y pujante. En diciembre, y ya al final, del año cuarenta y cinco, con fe, decisión y ahínco, de una manera cabal, un documento oficial, determinó, expresamente, que ese distrito naciente, se llamara “Chivilcoy”, fértil terruño, que es hoy, una ciudad floreciente. Los primeros pobladores, la pampa y los rancheríos, coraje, fervor y bríos, de recios agricultores. Hombre siempre luchadores, llenos de enorme confianza, que soñando la bonanza, con surcos, palas y arados, forjaron, ilusionados, un porvenir de esperanza. Despertemos la memoria, de esta fecha trascendente, y de un modo permanente, rindamos culto a la historia; sigamos la trayectoria, del tiempo, que ha transcurrido, y venciendo al triste olvido, evoquemos la creación, la esencia y la tradición, de nuestro hermoso Partido. Zona próspera y activa, de espíritu hospitalario, los campos y el vecindario, una fuerza intensa y viva; con el alma sensitiva, por sus caminos, yo voy, y dulcemente, aquí estoy, cantándole a su belleza: Suelo de paz y riqueza, Partido de Chivilcoy.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *