Ceremonias, ritos y reuniones, de la Masonería chivilcoyana

Una reunión institucional, de los masones chivilcoyanos, en la sede de la Logia “Luz del Oeste”.

La página evocativa de la fecha, la destinaremos a recordar, las periódicas reuniones y las curiosas ceremonias secretas, llevadas a cabo, durante varias décadas, de una fiel e ininterrumpida actividad institucional, por la Logia Masónica “Luz del Oeste, del Valle de Chivilcoy”; la cual, estableció sus bases fundacionales, hacia el año 1877, de acuerdo con el “rito escocés, antiguo y aceptado”, bajo el tan elocuente lema: “Ciencia, Justicia, Trabajo”. Dicha Logia, que hubo de funcionar, aproximadamente, hasta la década de 1920, produciéndose después, su disolución, contaba con una sede propia – el clásico templo masónico, con sus respectivos emblemas o símbolos, en el frente del edificio -, ubicada en la calle 25 de Mayo Nro. 84. Se creó, como apuntábamos, en 1877, por una iniciativa de Don José Moras, y años más tarde, en 1899, sufrió un proceso de reorganización, encabezado por el señor V. Cotignola. En el año 1907, la citada Logia, se hallaba compuesta, por unos ochenta miembros integrantes, destacándose las presencias, de Don Manuel E. del Castillo, Prudencio S. Moras, Sebastián F. Barrancos y Antonio V. Rodríguez. Subrayemos que, Don Prudencio Segundo Moras (1854 – 1939), una patriarcal, caracterizada y prestigiosa  figura pública, de nuestro medio, como ex intendente municipal de Chivilcoy, presidente del Honorable Concejo Deliberante, presidente del Consejo Escolar, Juez de Paz, comandante militar, de guardias nacionales, y presidente de distintas entidades locales, fue titular, en distintas oportunidades, de la Logia Masónica “Luz del Oeste”, y asimismo, vicepresidente, de la Masonería Argentina. En la sede, de la mencionada Logia, se realizaban diversas reuniones y ceremonias, que tenían un carácter oculto o secreto, y en la participaban sus miembros componentes – todos varones -, abordándose, diferentes asuntos y temas, referidos a la marcha y el desenvolvimiento, de la institución. El 1 de mayo de 1915, a la hora 16, en el salón de actos del Palacio Municipal, hubo de efectuarse, un “bautismo civil”, según el rito masónico, del niño Alberdi Haroldo Urquiza, hijo de Don Silvano Urquiza, miembro de la Logia “Luz del Oeste”. Por tratarse del séptimo hijo varón, de la familia, su padrino, fue el entonces presidente de la Nación, Dr. Victorino de la Plaza. En representación del primer mandatario de la República, participó en el acto, el rector del Colegio Nacional de Chivilcoy, Dr. Aurelio Acuña, quien hubo de entregar una medalla, en nombre del Dr. de la Plaza.  También, estuvieron presentes, en la ceremonia, Don Silvano Urquiza, padre de la criatura, Don Prudencio Segundo Moras, intendente municipal e integrante de la Logia Masónica, y los testigos, Augusto Caminada y Federico Garnier. El estudioso y destacado investigador del pasado lugareño, periodista, docente y hombre público, profesor Francisco Antonio Menta (1915 – 2002), rescató este singular episodio, y escribió una ilustrativa nota, de índole recordatoria, publicada en el número dos, de la colección de fascículos “Crónicas del ayer chivilcoyano”, correspondiente al mes de marzo de 1975.

Una antigua fotografía, de Don Carlos Armando (1867 – 1943)

Hemos podido recobrar, también, una antigua y amarillenta fotografía, de Don Carlos Armando, miembro integrante de la Logia “Luz del Oeste, del Valle de Chivilcoy”, luciendo, la banda y la respectiva insignia, de carácter masónico. Don Carlos Armando, de nacionalidad italiana, había nacido en 1867; desarrolló a lo largo de la vida, de una manera honrada y laboriosa, el modesto oficio de zapatero (Su local de compostura, denominado “La luz de la esperanza”, estuvo ubicado, sobre la calle 9 de Julio Nro. 151, y en la calle Balcarce Nro. 39), y falleció, a los 76 años de edad, el 18 de noviembre de 1943; descansando sus restos, en el cementerio municipal, junto a los de su esposa, Cristina Laurito, nacida en 1877, y fallecida el 14 de diciembre de 1943, Don Carlos Armando, era padre del maestro normal Carlos Armando (1905 – 1987), y abuelo del procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director -organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Volver al pasado, décima de Carlos Armando Costanzo

Con emoción, yo quisiera, volver a nuestro pasado, ese ayer, casi olvidado, que se durmió en la pradera. Y de esta simple manera, detrás del recuerdo voy, mientras feliz, aquí estoy, junto a la viva memoria, recuperando la historia…, la historia de Chivilcoy.

 

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.

Un comentario sobre “Ceremonias, ritos y reuniones, de la Masonería chivilcoyana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *