Acuarelas de nuestra historia chivilcoyana

Compartir

El 13 de octubre de 1857, por una iniciativa, del entonces senador, Don Domingo Faustino Sarmiento, la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, hubo de sancionar, la tan importante y beneficiosa Ley de Tierras Públicas, del Partido de Chivilcoy.

El 21 de octubre de 1860, se efectuó en Chivilcoy, el solemne juramento, de la Constitución Nacional, del 1 de mayo de 1853, reformada en ese mismo año; lo cual, determinó, la reincorporación, de la provincia de Buenos Aires, a la Confederación Argentina.

El 1 de mayo de 1865, se fundó la Sociedad Francesa, primera y gloriosa entidad mutualista, en el historial, de nuestra ciudad.

El 10 de noviembre de 1866, la insigne y memorable educadora y escritora argentina, Juana Paula Manso (1819 – 1975), hubo de fundar, aquí, en Chivilcoy, la primera biblioteca pública, a la que, le asignó el nombre de “Domingo Faustino Sarmiento”. Para conformar, el acervo bibliográfico inicial, de dicha institución, donó, generosamente, ciento cuarenta y cuatro libros, de su propiedad.

El 7 de julio de 1867, se fundaron, la Sociedad Operaria Italiana y la Asociación “Italia”, reuniendo así, a la vasta colectividad itálica, radicada en nuestro medio.

El 9 de julio de 1870, se establecieron las bases fundacionales, de la Asociación Española de Socorros Mutuos, que el 3 de septiembre de 1888, hubo de inaugurar, el primer teatro de Chivilcoy: el Español.

El 18 de marzo de 1875, salió a luz, el primer órgano gráfico e informativo, de la historia de la prensa lugareña: El periódico “La Campaña”, fundado por los vecinos, Carlos Augusto Fajardo y Miguel Calderón. Cesó en sus ediciones, hacia el mes de octubre de 1876.

El 6 de septiembre de 1878, un grupo de figuras locales, hubo de emitir, un valeroso y vibrante documento, defendiendo, con alta osadía y profunda entereza, la autonomía de los municipios, de la provincia de Buenos Aires. Se la conoció, en los anales de Chivilcoy, como la famosa “Protesta del 78”.

El 16 de mayo de 1881, se fundó el Club Social, de nuestra ciudad, con una prolongada y rica trayectoria institucional.

El 25 de mayo de 1887, se llevó a cabo, la ceremonia inaugural, del Hospital Municipal de Chivilcoy, fundado, gracias a las arduas y valiosas gestiones, de una comisión de vecinos, que encabezó Don Eleuterio S. Mujica.

Los días, 20 y 21 julio de 1889, se llevaron a cabo, por iniciativa de Don Pascual Grisolía, y un conjunto de inmigrantes italianos, del típico y pintoresco Barrio del Pito, los primeros festejos patronales, religiosos y populares, en honor de la Virgen Nuestra Señora del Carmen.

El 24 de mayo de 1895, se procedió a la bendición e inauguración, del templo mayor, de Nuestra Señora del Rosario, cuyos trabajos de construcción, fueron dirigidos, por el destacado arquitecto italiano, Don Carlos Luchini.

El 14 de julio de 1895, se hubo de fundar, la Biblioteca Popular “Dr. Antonio Novaro”. Su actual edificio, se inauguró el 22 de octubre de 1978.

El 12 de abril de 1905, se llevó a cabo, la inauguración oficial, de la Escuela Normal “Domingo Faustino Sarmiento”; el 12 de mayo de 1910, se fundó la Escuela de Educación Técnica Nro. 1 “Dr. Mariano Moreno”, que comenzó siendo, la Escuela de Artes y Oficios, de la Nación, y el 17 de mayo de 1914, hubo de iniciar su labor educativa, el Colegio Nacional “José Hernández”.

El 21 de abril de 1916, nació la Agrupación Artística Chivilcoy, que acredita, una prolongada y fecunda labor, de más de un siglo, en favor de la cultura, de nuestra ciudad.

El 23 de octubre de 1925, se establecieron los firmes cimientos fundacionales, de la Federación Chivilcoyana de Deportes, la cual, en la década de 1930, hubo de convertirse, en la Liga Chivilcoyana de Fútbol.

El 28 de enero de 1940, se fundó el Centro Comercial e Industrial de Chivilcoy.

El 7 de julio de 1945, se creó la Sociedad de Bomberos Voluntarios, y surgió el cuerpo de heroicos y abnegados servidores públicos locales, que tuvo su glorioso bautismo de fuego, el 8 de diciembre, de ese mismo año, al producirse un incendio, en el templo mayor, de Nuestra Señora del Rosario.

Ciudad papusa, soneto lunfardo a Chivilcoy, por Carlos Armando Costanzo.

Hoy, te quiero parlar, ciudad papusa, con mi simple y mistongo batimento, lo que atodren del coco, siempre siento, cuando mi alma forfai, tu yeca cruza. Hoy, te quiero parlar, como la musa de mi gola y mi lungo y firme aliento, por tu davi, en constante movimiento, y tu facha diquera y tan pintusa… Hoy, chamuyo la cálida memoria de tu cuore, tus riobas y tu historia, que me nombra un potiém, posta y lejano… Y en la ochava canyengue de una esquina, bajo el aire dulzón de la matina, este yorno, soy más chivilcoyano.