Al Papa Francisco, en la celebración navideña.

Compartir

img_2006Dentro del especial y jubiloso marco, de la tradicional y entrañable celebración navideña, con el advenimiento de Jesús, el Mesías Redentor del mundo, de ningún modo, podía encontrarse ausente, la señera y trascendental figura del Sumo Pontífice, su Santidad, el Papa Francisco, quien nos brinda, desde el Vaticano, su profunda y aleccionadora palabra de viva fe, amor fraterno, humildad, vocación de servicio, perdón, justicia, verdad, reconciliación y, una amplia y generosa hermandad universal.

Y la expresión del lunfardo, le dice al Santo Padre: Alto capo y pastor, bien de primera, que en nombre de Jesús – posta figura -, va sembrando la fiel parola pura, y un chamuyo de gracia verdadera. Forte voz, que ha cachado la bandera, de la paz, el amor y la ternura, frente a tanta injusticia y mishiadura, el odio y la ambición, negra y fulera… Alma humilde, pasión, cuore valiente, pinta guapa, delante de la gente, gran polenta y sentido humanitario… Papa y frate: Prudencia, fe y templanza, y luz piola, que prende la esperanza de otro mundo, debute y solidario. Y hoy, che, Padre, con facha emocionada, le pido en mi oración, junando al Cielo, su lunga bendición, tan apreciada, para andar lo más pancho y siempre al pelo.

Carlos Armando Costanzo, fundador y director del Archivo Literario Municipal.