Aparición gráfica, del periódico quincenal “Tribuna” (1956).

Compartir

18582139_1685768314799012_6901510265690218605_nEn la primera quincena del mes de mayo, de 1956, hubo de registrarse la auspiciosa y plausible aparición gráfica, del periódico quincenal “Tribuna”, una publicación, representativa del Partido Demócrata Cristiano, de nuestra ciudad, bajo la dirección del siempre recordado comerciante, y dirigente político y religioso, Don Simón Yapor. Dicho órgano informativo, utilizaba como elocuente y valeroso lema, la inolvidable frase, del gran docente, orador católico, historiador, escritor y periodista, José Manuel Estrada (1842 – 1894), cuando expresara: “De las astillas de la cátedra destrozada por el despotismo, haremos tribunas, para enseñar la justicia y predicar la libertad”. En el número inicial, bajo el título: “Nuestro ¡Presente!”, el periódico “Tribuna”, puntualizaba: “Con el presente número, hace su aparición en el escenario periodístico local, esta modesta publicación. Modesta, en cuanto a su potencial económico, pero con una fuerza expansiva, tal como sólo la puede dar, un sincero y ferviente culto por la justicia y la verdad, en un efectivo ejercicio de la libertad. Su nombre será “Tribuna”, vocablo que resume nuestra sana intención, de llegar a erigirla en una verdadera cátedra del pensamiento libre, capaz de formar y orientar la conciencia del pueblo, con respecto a los variados problemas de la hora. Su línea de conducta, estará dada por el pensamiento de ese gran paladín de la justicia y la libertad, que se llamó José Manuel Estrada, príncipe de la oratoria, volcado en una de sus frases más felices, que pronunciara en un momento crucial de su vida, cuando las fuerzas del sectarismo liberal y masón, pretendieron sindicarlo, en resguardo de sus mezquinos intereses. Exonerado de la rectoría del Colegio Nacional de Buenos Aires, recibió la visita de sus alumnos, quienes fueron hasta su domicilio, para testimoniarle su admiración y afecto; oportunidad en que les dirigió unas palabras emotivas, entre las que lanzó ese grito de libertad: “De las astillas de la cátedra destrozada por el despotismo, haremos tribunas para enseñar la justicia y predicar la libertad”, que ha de constituir nuestro norte y guía. Será nuestra alegría mayor, la de ser fieles intérpretes de ese pensamiento, para que nuestra publicación, sea una tribuna, desde la cual enseñemos la justicia y prediquemos la libertad. Justicia y verdad, serán los dos pilares sobre los que hemos de asentar nuestra labor, bajo los destellos luminosos de la libertad”. LA mencionada publicación, tenía su sede, para el funcionamiento de la dirección y administración, en la calle Rosetti Nro. 167, con el número telefónico: 1841. El precio de cada ejemplar, ascendía a un $ 1.00. El periódico “Tribuna”, ofrecía a sus lectores, una serie de ilustrativos e interesantes artículos, considerando,  analizando y evaluando, con férreos principios éticos y un elevado sentido moral, de honradez, rectitud, probidad y transparencia, la realidad local y nacional, y la situación institucional, política, social y económica del país, durante las décadas de 1950 y 1960. La publicación, cesó en sus ediciones, hacia el año 1963, pero aún perdura, a través de las páginas y columnas, de su colección periodística, todo el profundo sentir de sus auténticas convicciones, su honestidad intelectual, su abierto compromiso y su admirable valentía; al lado de la figura y la obra, de su caracterizado y querido, fundador y director, Don Simón Yapor (Nacido en mayo de 1924, y ya, fallecido), quien además, entre otras actividades y realizaciones, junto al señor Guillermo O. Muscolino, y un grupo de personas, de la zona geográfica de la avenida De Tomaso, fue uno de los principales creadores, del Centro Parroquial San Cayetano, en agosto de 1977; convertido, posteriormente, en Parroquia San Cayetano, el 20 de mayo de 2007.