El Cementerio Municipal de Chivilcoy

Se inauguró hace ya, 125 años, en 1893

El lunes 6 de noviembre de 1893, bajo la administración del intendente comunal, Dr. Ireneo A. Moras, hubo de llevarse a cabo, a la hora 16, la ceremonia oficial de inauguración y bendición, del Cementerio Municipal, de nuestra ciudad; clausurándose, con anterioridad, el viejo Cementerio de Chivilcoy, ubicado sobre la avenida 22 de Octubre y, la zona geográfica, de la Escuela primaria Nro. 33 “Dr. José León Suárez” y el Barrio PYM (Provincia y Municipio); el cual, se había creado y habilitado, en 1865, y funcionó, en forma ininterrumpida, durante veintiocho largos años. Dicho Cementerio, nació por una iniciativa de la entonces Corporación Municipal – primer gobierno de la comuna, que rigió los destinos institucionales de Chivilcoy -, cuando la presidencia del citado organismo colegiado, la ejercía Don Federico Soarez. Cumplió su digna, piadosa y cristiana labor, como decíamos, durante casi tres décadas, hasta 1893, tiempo en que se inauguró el actual Cementerio; pero sus ruinas, persistieron y se prolongaron en el tiempo, a lo largo de casi cuarenta años, y finalmente, fueron demolidas, hacia 1932, bajo la gestión municipal, del intendente Don Rafael Juan Falabella. En el mencionado Cementerio, habían existido, sepulturas o tumbas, en tierra, cuerpos de panteones o pabellones, y también, varias bóvedas. Algunos féretros, se retiraron del lugar, trasladándose al nuevo Cementerio, pero otros cadáveres, quedaron allí, para siempre, sepultados en ese sitio. A raíz de su notorio y manifiesto abandono, el viejo Cementerio, se transformó en un rincón sombrío, lúgubre y tenebroso, de la ciudad, tejiéndose en su torno, numerosas leyendas y mitos populares, de horrendos espectros, ánimas en pena, voces nocturnas, luces malas y, fantasmagóricas apariciones. Todo un clima, muy participar, por cierto, de terror, misterio y obscuro espanto. En los últimos años, de la década de 1960, se hubieron de construir, en aquel sector, de nuestra ciudad, las viviendas del Barrio PYM (Plan de obras: Provincia y Municipio), y al efectuarse, las respectivas excavaciones de los cimientos, salieron a luz, distintas osamentas, que pertenecían a las antiguas tumbas, del lejano Cementerio de Chivilcoy. El Barrio PYM, se inauguró el 22 de octubre de 1969, durante la administración municipal, del ingeniero José María Ferro, como parte de los actos conmemorativos, del 115 aniversario, de la fundación, de nuestra ciudad. En el actual Cementerio Municipal, podemos observar la presencia, de imponentes y majestuosas bóvedas, que suman mucho más de un siglo, como asimismo, de un gran número de pabellones y panteones, y también, sepulturas en tierra. Debemos remarcar y subrayar,  la fachada o el frontispicio; toda una magnífica y admirable realización arquitectónica.

Reflexión del Día de Difuntos, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

CUANDO llega el final de la jornada, la muerte nos recuerda – fiel memoria -, que la vida es pequeña y transitoria, como el brillo fugaz de una mirada. La muerte nos recuerda – fina espada -, que ella corta, de pronto, nuestra historia, y de tanta ambición y vanagloria, del mundo terrenal, no queda nada… La muerte nos recuerda – voz certera -, que es efímera, frágil, pasajera, la etapa existencial, que transcurrimos… Muchos bienes, acaso, dejaremos, y tan sólo después, nos llevaremos, nuestras obras y todo el bien que hicimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *