Chivilcoy, en el año 1922

Chivilcoy, en el año 1922

agosto 2, 2022 Desactivado Por archivol
Compartir

Un panorama histórico de nuestra ciudad, hace ya, un siglo transcurrido…

Hace ya, un siglo transcurrido, en el año 1922, regía los destinos de la República Argentina, el Dr. Hipólito Yrigoyen, quien entregó el gobierno y la conducción del Estado, el día 12 de octubre, al Dr. Marcelo Torcuato de Alvear, el nuevo primer mandatario del país. En los ámbitos de la provincia de Buenos Aires, el año comenzó bajo la gestión, del entonces gobernador, Dr. José Camilo Croto; poco después, lo reemplazó, el ingeniero Luis Monteverde y, finalmente, asumió la conducción provincial, el Dr. José Luis Cantilo.

En Chivilcoy, el año se inició, bajo la gestión del intendente municipal, el caracterizado y prestigioso dirigente político del radicalismo y hombre público, Dr. Alejandro Osvaldo Suárez, quien había asumido sus funciones, al frente del Departamento Ejecutivo de la comuna, el 1 de enero de 1920. Hacia el mes de julio, hubo de reemplazarlo, en calidad de comisionado municipal, el farmacéutico Fidel Florán, el cual, rigió los destinos de nuestra ciudad, hasta el año siguiente, 1923, cuando lo reemplazó, el nuevo intendente municipal, Enrique Gerónimo Taramasco. Refiriéndose al período de gobierno, del farmacéutico Fidel Florán, el inquieto y destacado dirigente político y deportivo, investigador del pasado lugareño, orador, periodista, escritor y hombre público, Don Vicente José Abriola, puntualizó que: “Su administración se desarrolló, con la sobria responsabilidad que lo distinguía, y como prueba de esta aseveración, debe remarcarse la actitud moralizadora que le cupo, ante el proceder de una institución local, en cuya dirección actuaban correligionarios suyos, que auspiciaban las romerías, en el Prado Español, y que en una oportunidad, resolvieron explotar juegos de azar clandestinos, mediante el funcionamiento de una “ruleta de caballitos”. El farmacéutico Florán, les advirtió el desacuerdo, y les solicitó el cese de esas actividades; una medida que, resistieron aceptar los responsables de dicho espectáculo, quienes prosiguieron infringiendo la ley. Frente a esa postura de abierto desacato a la autoridad municipal, irrespetuosa y obcecada, se procedió a la clausura del espectáculo, con el auxilio de la fuerza pública, lo que significó la reacción hostil de los responsables. Por estas circunstancias, y delante de una violenta disyuntiva, triunfó la integridad del farmacéutico Florán, que optó por presentar su indeclinable renuncia al cargo. Un noble gesto de autoridad, que contó con la solidaridad de la ciudadanía de Chivilcoy, sin distingos de matices políticos, y que debe ser recordado, como un ejemplo de ética pública”.

El 14 de septiembre, por una acertada y ponderable iniciativa del sacerdote, presbítero Juan M. Respuela, se determinaron las firmes bases fundacionales, del Centro Cultural Católico “José Manuel Estrada”, dependiente de la Parroquia San Pedro Apóstol. Al citado Centro, se le impuso el ilustre nombre, del eminente y prestigioso orador, escritor, periodista, catedrático universitario y diplomático, José Manuel Estrada, quien había nacido, en julio de 1842, y falleció, a los 52 años de edad, el 17 de septiembre de 1894. En su homenaje, se estableció el 17 de septiembre, como “Día del Profesor”. El Centro Estrada, supo desarrollar una infatigable y fecunda labor institucional, dirigida y destinada a la juventud de la época; promoviendo así, encuentros de carácter social y comunitario; actos artísticos y musicales; charlas y disertaciones; práctica y torneos de ajedrez y, distintos Juegos Florales, en la sala del antiguo e imponente Teatro Español. Además, dentro de la esfera deportiva, el Centro Estrada, hubo de contar con un aguerrido y valeroso equipo futbolístico, que participó en diferentes campeonatos, de las décadas de 1920 y 1930, organizados por la entonces Federación Chivilcoyana de Deportes (hoy, Liga Chivilcoyana de Fútbol). Asimismo, por la inquietud y el plausible proyecto, del mencionado Centro, se erigió, en la plaza principal 25 de Mayo, frente al templo mayor de Nuestra Señora del Rosario, el busto de bronce, de José Manuel Estrada; una obra del notable escultor argentino, Nicolás Bardas de la Serna; habiendo diseñado y efectuado la construcción del pedestal, de granito, el reconocido arquitecto chivilcoyano, Gustavo E. Correa. El Centro Cultural Católico “José Manuel Estrada”, hubo de inaugurar, posteriormente, su sede, el 29 de junio de 1925.

En la faz comercial, se creó la memorable ferretería “Garaventa”, que cumplió y desenvolvió, a través de largo tiempo, una honesta y muy acreditada trayectoria mercantil y, por otra parte, el 13 de enero, se registró el natalicio, del singular y prestigioso médico cirujano y hombre público local, Dr. Juan Carlos Falivene, presidente durante varias décadas, de gran compromiso y sostenida labor, de la Comisión Pro – Festejos, de la tradicional celebración, religiosa y popular, en honor de la Virgen Nuestra Señora del Carmen, la “madre y patrona espiritual” de Chivilcoy. El Dr. Falivene, falleció a los 92 años de edad, el 14 de octubre de 2014.

Y nosotros, le decimos a nuestra ciudad: Che, ciudad, de la facha y la hermosura, / el encanto pintón, las alegrías, / que hace muchos pirulos, vos nacías / bajo un cielo chipola de llanura. / Che, ciudad, del chamuyo y la ternura, / el amor, sin mistongas fulerías; / el buen rioba, las plazas, los gomías, / y una historia pulenta, que perdura… / Che, ciudad, del embale y la pujanza, / y una yeca de sol y de esperanza, / donde pancho y sonriente, siempre voy… / Para vos, mi parola de homenaje, / reina posta y banana del paisaje, / che, debute ciudad de Chivilcoy.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.