Pinceladas históricas del Colegio Nacional “José Hernández”

Compartir
Postales fotográficas, de la década de 1940, gentil y generosamente, aportadas al Archivo Literario Municipal, por el conocido y destacado, fotógrafo, periodista y escritor local Osvaldo A. Benítez.

Postales fotográficas, de la década de 1940, gentil y generosamente, aportadas al Archivo Literario Municipal, por el conocido y destacado, fotógrafo, periodista y escritor local Osvaldo A. Benítez.

El 17 de mayo de 1914, hubo de llevarse a cabo, la inauguración oficial, y la apertura del correspondiente ciclo lectivo, del Colegio Nacional “José Hernández” (Hoy, Escuela de Enseñanza Media Nro. 3), el cual, a lo largo de una prolongada y fecunda labor docente, ha desarrollado y mantenido, de una manera firme y efectiva, una sostenida y muy ponderable trayectoria pedagógica, siempre al servicio de la enseñanza, la instrucción pública y, la adolescencia y la juventud chivilcoyanas. La imperiosa necesidad, de contar con un establecimiento educativo, del que egresaran alumnos, con títulos de “bachilleres”, para posibilitar luego, el ingreso, en una instancia formativa superior, a distintas casas de altos estudios, a fin de cursar carreras universitarias; determinó el nacimiento, de la feliz iniciativa de creación, de un Colegio Nacional, aquí, en nuestra ciudad. Dicha inquietud, se plasmó y concretó, en el año 1908, bajo la gestión del entonces intendente municipal, Don Vicente Domingo Loveira, quien realizó las respectivas gestiones, en la esfera legislativa, del parlamento nacional. Asimismo, el Honorable Concejo Deliberante, de la época, que presidía Don Julio García, el 24 de agosto, de ese mismo año, hubo de confeccionar un escrito, que subscribieron los ediles integrantes, del citado cuerpo deliberativo, a través del que solicitaron la creación de un Colegio Nacional, en los ámbitos geográficos de Chivilcoy. De ese modo, el senador nacional, Dr. Manuel Láinez – amigo del propio Don Vicente Domingo Loveira -, junto a otro compañero de banca, el senador, Dr. Alejandro Carbó, efectuó la presentación de un proyecto de ley, que promovía y propiciaba la creación de cuatro nuevos Colegios Nacionales, en la ciudad de Gualeguaychú (Provincia de Entre Ríos); en la ciudad de Río Cuarto (Provincia de Córdoba); en la ciudad bonaerense de Azul, y en Chivilcoy. El mencionado proyecto, tuvo un despacho de índole favorable, y la norma legislativa, se sancionó el 28 de septiembre de 1908.

Diferentes circunstancias, dificultades y escollos, de orden económico y financiero, hubieron de impedir, durante varios años, la tan soñada concreción del proyecto; llevándose a la práctica y al plano de los hechos, la citada norma del Congreso, sancionada en 1908. El 6 de julio de 1912, para impulsar y activar las gestiones correspondientes, se reunió un grupo de vecinos chivilcoyanos, compuesto por el escribano Juan B. Cúneo, el Dr. Aurelio S. Acuña, Sebastián F. Barrancos, Félix S. Madrid, Horacio L. Martelletti, Prudencio S. Moras y Alberto Ortiz. La convocatoria, se desarrolló en el domicilio de Don Félix S. Madrid, organizándose una comisión, que presidió el escribano Juan B. Cúneo, siendo elegido secretario, el Dr. Aurelio S. Acuña. Días más tarde, algunos miembros de dicha comisión vecinal, viajaron a Buenos Aires, entrevistándose con el ministro de Justicia e Instrucción Pública de la Nación, Dr. Juan M. Garro, Allí, hubieron de solicitar la debida partida presupuestaria, para la posterior instalación y el futuro funcionamiento del Colegio Nacional, en Chivilcoy. Se contó entonces, con la tan valiosa colaboración, y el férreo y decidido apoyo, del calificado y prestigioso jurisconsulto, magistrado, catedrático y hombre público chivilcoyano, Dr. Antonio Bermejo (1853 – 1929), presidente de la Corte Suprema de Justicia, de la Nación, y de los legisladores nacionales, Dres. Vicente Gallo y Alfredo L. Palacios. Se logró la inclusión, en el presupuesto, de la suma dineraria de cincuenta mil pesos, moneda nacional, para la instalación y puesta en marcha, del Colegio, y por otra parte, mediante decreto, del 31 de diciembre de 1913, el ministro de Justicia e Instrucción Pública, de la Nación, Dr. Carlos Ibarguren, procedió a la designación del Dr. Aurelio S. Acuña, como rector del nuevo establecimiento educacional.

El 25 de abril de 1914, para gran alegría y profunda satisfacción, de todos los chivilcoyanos, se materializaba la creación del Colegio Nacional, mediante un decreto, firmado por el presidente de la Nación, Dr. Victorino de la Plaza, y el ministro de Justicia e Instrucción Pública, de la Nación, Dr. Tomás R. Cullen. Después, como segundo paso, del mencionado objetivo, se alquiló o arrendó, una antigua y tradicional casona, perteneciente a la familia Badano, la cual, se encontraba ubicada, sobre las calles San Lorenzo y Garibaldi. Se trataba, de un viejo y amplio inmueble, de antaño, – vetusta construcción y, romántico y mágico espacio de evocación, remembranzas, nostalgias y sueños -, con su zaguán de mayólicas, sus aulas, sus galerías, sus patios, la glicina y la parra, cuyas deliciosas uvas, solían venderse y comercializarse, para obtener recursos económicos y dinerarios, destinados a la finanzas del Colegio.

Primera sede, del Colegio Nacional "José Hernández", ubicada en la intersección de las calles, San Lorenzo y Garibaldi. Se trataba de una antigua casona, perteneciente a la familia Badano, que la había alquilado, para el funcionamiento de dicho centro de enseñanza. Se inauguró, el 17 de mayo de 1914, y desarrolló allí, sus múltiples actividades pedagógicas, hasta fines del año 1938.

Primera sede, del Colegio Nacional «José Hernández», ubicada en la intersección de las calles, San Lorenzo y Garibaldi. Se trataba de una antigua casona, perteneciente a la familia Badano, que la había alquilado, para el funcionamiento de dicho centro de enseñanza. Se inauguró, el 17 de mayo de 1914, y desarrolló allí, sus múltiples actividades pedagógicas, hasta fines del año 1938.

La inauguración y la apertura del ciclo lectivo, se realizó el 17 de mayo de 1914; contándose, en esa histórica oportunidad, para el comienzo de los cursos, con la presencia del ministro de Justicia e Instrucción Pública, de la Nación, Dr. Tomás R. Cullen y del Subsecretario del área, Dr. Carlos Groussac; junto a los directivos, profesores y alumnos del Colegio, y un importante y apreciable número de asistentes. Las clases respectivas, se iniciaron el 19 de mayo, con setenta alumnos, ubicados en dos “Divisiones”, de primer año, y otra “División”, para segundo año, con unos catorce alumnos, que ya habían efectuado estudios, y aprobado el primer año, en establecimientos educacionales, de otras ciudades. Para concurrir al Colegio, arribaron estudiantes, oriundos de Alberti, Bragado, Nueve de Julio, Carlos Casares, Pehuajó, Trenque Lauquen, y distintas localidades bonaerenses. Los cursos regulares, finalizaron el 14 de noviembre de 1914, y en 1917, se produjo el egreso, de los bachilleres pioneros o precursores, que habían comenzado, en el segundo año. Un año más tarde, en el mes de diciembre de 1918, culminaron como bachilleres, los alumnos de carrera completa (De primero a quinto años); quienes fueron agasajados y despedidos, con un lunch, y una animada reunión social y danzante.

En 1924, la Municipalidad de Chivilcoy, efectuó la donación del predio o terreno, sobre el cual se levanta, el actual edificio del Colegio, en la avenida Calixto Calderón Nro. 25, a través de una ordenanza del Honorable Concejo Deliberante, cuyo proyecto habían presentado, el 17 de octubre, de ese año, los ediles, Enrique G. Taramasco y Carlos Cánepa (h). El entonces senador chivilcoyano, Dr. Alejandro O. Suárez, redactó, por su parte, el proyecto de ley, mediante el cual, el gobierno de la provincia de Buenos Aires, debía autorizar el citado acto de donación; presentando dicho proyecto, en el Senado bonaerense. Asimismo, el intendente municipal de Chivilcoy, Don Sebastián Berrondo, hubo de solicitar a las autoridades pertinentes, la construcción del edificio del Colegio, el 15 de noviembre de 1924; pedido, posteriormente ratificado, a principios de la década de 1930, por el senador provincial, Dr. Juan Cecilio Lamón, y el diputado nacional, Dr. Luis Grisolía.

Pocos años más tarde, se inició la erección del edificio del Colegio, de un típico y muy pintoresco estilo, arquitectónico y artístico, colonial español, que se inauguró oficialmente, el 17 de mayo de 1939, en consonancia con la jubilosa celebración de los 25 años – las “Bodas de Plata” -, del establecimiento, nacido en 1914. La última promoción, que había cursado, en la vieja y entrañable casona, de la calle San Lorenzo, fue la del año 1938, y en el nuevo y flamante edificio, comenzaron las clases, en el mes de marzo de 1939.

Fachada del edificio, de típico y pintoresco estilo arquitectónico, colonial español, del Colegio Nacional "José Hernández", de nuestra ciudad, inaugurado, para su 25 aniversario "Las Bodas de Plata", el 17 de mayo de 1939.

Fachada del edificio, de típico y pintoresco estilo arquitectónico, colonial español, del Colegio Nacional «José Hernández», de nuestra ciudad, inaugurado, para su 25 aniversario «Las Bodas de Plata», el 17 de mayo de 1939.

El 27 de abril de 1931, se creó la Sociedad Cooperadora del Colegio, que desenvolvió una intensa y muy positiva labor, en pro del establecimiento, y en el mes de mayo de 1932, hubo de editar, en los talleres gráficos porteños de Julio Korn, la partitura del “Himno del Colegio Nacional de Chivilcoy”, con letra del caracterizado y prestigioso poeta, escritor, investigador y docente tucumano, radicado, en nuestra ciudad, en 1922, profesor Miguel Anuncio Tarzia (1895 –1948), y música, del talentoso y distinguido compositor y docente, profesor Luis Manzanos Miranda, fallecido en Junín, hacia el año 1934.

El arquitecto Don Abel Basso Dastugue (1891-1944), prestigioso e inolvidable rector del Colegio Nacional "José Hernández", desde el 20 de septimbre de 1922, hasta su fallecimiento, el 17 de marzo de 1944.

El arquitecto Don Abel Basso Dastugue (1891-1944), prestigioso e inolvidable rector del Colegio Nacional «José Hernández», desde el 20 de septimbre de 1922, hasta su fallecimiento, el 17 de marzo de 1944.

En 1949, por una iniciativa del notable y destacado poeta, escritor, docente y periodista, profesor José María Gallo Mendoza, se le impuso al establecimiento, el nombre del gran poeta gauchesco, José Hernández (1834 – 1886), el inmortal autor del “Martín Fierro”. La ceremonia oficial de bautismo, se realizó el Día de la Tradición – 115 aniversario del natalicio de Hernández -, el 10 de noviembre de 1949, y en el marco de dicho acto, que contó con la presencia del Inspector General de Enseñanza Secundaria, Normal y Especial, Dr. Oscar Vigliani, se procedió a la bendición del basamento del mástil, donado por la señora María C. Gutiérrez de Basso Dastugue, esposa del ex rector, arquitecto Abel Basso Dastugue, y sus hijos; y del busto de Hernández – obra de bronce, del escultor entrerriano, Israel Hoffman, emplazada en el hall de entrada, del Colegio-, que aportó la Asociación de Ex Alumnos, del establecimiento. Además, se realizó la inauguración de la Pinacoteca, del Colegio, y de un sector anexo de la Biblioteca, al que se asignó la denominación de “Martín Fierro”. El 12 de diciembre de 1949, en tanto, por una plausible inquietud del reconocido docente y hombre público, Dr. Héctor Camilo Massolo, se bautizó al magnífico salón de actos, del Colegio, con el nombre del inolvidable ex rector, arquitecto Abel Basso Dastugue, quien rigió los destinos del Colegio, desde el 20 de septiembre de 1922, hasta su imprevisto fallecimiento, acaecido, a los 52 años de edad, el 17 de marzo de 1944. Había nacido, en la localidad bonaerense de General Rodríguez, en 1891. Subrayemos también, que por iniciativa del Dr. Massolo, cuando fuera miembro del Honorable Concejo Deliberante, a una de las calles, que corre a un costado de la plaza 9 de Julio, se le impuso el nombre del arquitecto Abel Basso Dastugue, en 1964; inaugurándose, además, un monolito alusivo, que perpetúa la memoria del ilustre ex rector.

El primer rector del Colegio Nacional, fue el Dr. Aurelio S. Acuña, de procedencia catamarqueña, abogado y profesor de enseñanza secundaria, quien ejerció la conducción del establecimiento, desde su feliz y promisoria inauguración, hasta el 16 de septiembre de 1919.

En 1993, el Colegio Nacional “José Hernández” (Hoy, Escuela Media Nro. 203), se transfirió y colocó, bajo la órbita de la Dirección General de Escuelas, de la provincia de Buenos Aires.

Al Colegio Nacional “José Hernández”, por Carlos Armando Costanzo, ( Bachiller Promoción 1976), fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Te recuerdo en mis años de estudiante, con tus aulas, tu patio, tus rincones, tus pupitres, tus clases y lecciones, tu saber y tu fibra palpitante. Te recuerdo en un tiempo muy fragante, junto al mástil y todos los salones, con un claro bagaje de ilusiones, y un hermoso futuro, por delante. Te recuerdo en la tierna adolescencia, con tu espíritu pleno de docencia, tu calor y tu estilo colonial… Vocación de enseñanza y rica historia, yo te llevo en el alma y la memoria, viejo y noble Colegio Nacional.