Complejo Asistencial y Recreativo “Atilio Luis Maradei” (2017).

Compartir

Sin título-1El miércoles 22 de febrero de 2017, a la hora 11, habrá de llevarse a cabo, el acto oficial de imposición del nombre de “Atilio Luis Maradei”, al Complejo Asistencial y Recreativo del Barrio del Pito, como un justiciero y bien merecido reconocimiento y homenaje, a la singular figura, del fundador y organizador del Centro Médico, de dicha barriada, de la sección tercera, de nuestra ciudad; ex presidente de la Sociedad de Fomento, del Barrio del Pito y de la Federación de Entidades de Fomento, del partido de Chivilcoy y, extraordinario bastión, y gran artífice, animador y “padre espiritual”, del movimiento fomentista lugareño. La citada denominación, surgió a través de una ordenanza del Honorable Concejo Deliberante, que hubo de sancionarse en el mes de octubre de 2016, a partir de una iniciativa del edil, Dr. Guillermo Rodolfo Pinotti, y del propio Archivo Literario Municipal, con sus páginas Facebook y Web. Nacido el 5 de enero de 1935, y fallecido el 15 de septiembre de 2010, a los 75 años de edad, Atilio Luis Maradei, fue sin dudas, un auténtico y comprometido militante, y un infatigable y tenaz luchador, de nuestra comunidad, siempre coherente y fiel a su pensamiento y sus convicciones ideológicas; quien a lo largo, de una emprendedora y pujante trayectoria pública, supo caracterizarse, por su firme contracción hacia el trabajo, su espíritu hacedor y ejecutivo, su clara entereza moral, su vida austera, y su ejemplar y admirable honradez de conducta. A raíz de su militancia política, el 24 de marzo de 1977, bajo el Proceso de Reorganización Nacional, se lo detuvo y trasladó, a la zona de Ezeiza (Provincia de Buenos Aires), al campo denominado “El Vecindario”, donde se lo sometió a una serie de vejámenes y torturas, que logró sobrellevar, con inmensa fortaleza personal.   Activo y dinámico promotor y propulsor del movimiento fomentista de Chivilcoy, constituyó y presidió la Federación de Entidades de Fomento, del distrito, organizada el 24 de abril de 1984, y la Sociedad de Fomento, del Barrio del Pito, que el sábado 13 de octubre de 1984, hubo de inaugurar, una plaza de juegos, sobre la avenida 22 de Octubre, con la presencia de un importante número de vecinos, y del entonces intendente municipal, Dr. Carlos Francisco Dellepiane. Gracias a su iniciativa, y su tan ardua y empeñosa labor, de “Alma Mater”, se fundó el Centro Médico, del Barrio del Pito, inaugurado, el sábado 22 de noviembre de 1986, donde desarrolló, durante más de dos décadas, una intensa y sostenida labor; volcando sus nobles inquietudes, sus múltiples proyectos y sus mejores sueños. (A este Centro Médico, en el mes de octubre de 2013, bajo la gestión municipal, del Prof. Aníbal José Pittelli, se le impuso el nombre, del notable y prestigioso médico cirujano y artista plástico, Dr. Daniel Emilio Pastorino (1926 – 2005); habiéndose bautizado la plazoleta, con la denominación de “Italia”). Asimismo, en 1999, Atilio Luis Maradei, ocupó la presidencia del Foro de la Seguridad, conformado en el seno, de nuestra comuna. Un justiciero y bien merecido homenaje – lo reiteramos -, para un hombre que, fue un genuino modelo de lealtad a los ideales, vocación de servicio, trabajo, lucha, hondo fervor, valores éticos, honestidad, y entereza humana.

Soneto para Atilio Luis Maradei, por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y del Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y de la Academia Porteña del Lunfardo.

Luchador ejemplar e infatigable, que en vida, bregó siempre, sin reposo; carácter firme, temple vigoroso, fiel convicción y línea insobornable. Gran voluntad, conducta inalterable, un corazón ardiente y fervoroso; un espíritu humilde y laborioso, y un profundo idealismo inquebrantable. Atilio Maradei: Clara figura, de la honradez, la mano abierta y pura, la coherencia, la acción y el dinamismo… Hombre de ley, tenaz y solidario, que fue auténtica voz del vecindario, y un baluarte esencial del Fomentismo.