El Día del Trabajador Gráfico: Recuerdo de diferentes nombres, de la gráfica chivilcoyana

Compartir
Don Manuel Antuña, fundador de la antigua y tradicional imprenta, que estaba ubicada, en la intersección, de las calles Belgrano y Río Juramentro. Dicha imprenta, que nació el 6 de mayo de 1943, prosiguió luego, en manos de su propio hijo, Héctor Manuel Antuña, fallecido el 28 de septiembre de 2001; lo que determinó el cierre, de este importante taller geográfico.

Don Manuel Antuña, fundador de la antigua y tradicional imprenta, que estaba ubicada, en la intersección, de las calles Belgrano y Río Juramentro. Dicha imprenta, que nació el 6 de mayo de 1943, prosiguió luego, en manos de su propio hijo, Héctor Manuel Antuña, fallecido el 28 de septiembre de 2001; lo que determinó el cierre, de este importante taller geográfico.

El 7 de mayo, se conmemora en nuestro país, el Día del Trabajador Gráfico, en reconocimiento a la fecha del natalicio, el 7 de mayo de 1919, de la señora Eva Duarte de Perón, pues su acción tan decidida y su muy firme participación, al respecto, posibilitó, de un modo claro y efectivo, la importante firma, el 17 de junio de 1950, de la primera convención colectiva nacional, de los trabajadores de la industria gráfica, de la República Argentina. La cláusula Nro. 12, de esa convención colectiva inicial, determinó, de una manera expresa, el 7 de mayo, como Día del Trabajador Gráfico. En los lejanos orígenes, del sindicalismo nacional, encontramos la conformación, hacia el año 1857, de la Sociedad de Tipografía Bonaerense, la cual, alentaba un propósito de defensa de la actividad laboral, protección de los trabajadores y, asistencia mutua y solidaria. El polifacético y caracterizado dirigente político y deportivo, e investigador del pasado lugareño, Don Vicente José Abriola (1907 – 2003), en el libro “Chivilcoy… El periodismo y su gente”, hubo de evocar, a distintos tipógrafos, del historial gráfico, de nuestra ciudad, mencionando a “Don Agapito Ismael Trejo, Ángel Suevo, Jacinto Vidal, Diógenes Flores, Bernardino Trejo, Reyes Sosa, Ernesto Signorelli, Genaro Curti, Ramón Pedraza, Serapio Martín, los hermanos Álvarez, Osvaldo y Carlos Devenuto, Eugenio Leidi, Pedro Belatti, Nelson Stokle, Fidel Acosta, Pablo Conde, José Bellusci, José Lorenzo, Raúl y Héctor Vecino, Julián, Rodríguez, Rufino Torres, Raúl y Rogelio Cancela, Roberto Dematti, Rogelio Cabello, Ángel Orrasi, José Costa, Cecilio Torres, Carlos Albino, Hugo Lúquez, Hilario Quiroga, Alejandro Boleso, Rafael Álvarez, Raúl Ezcurra, Roberto Biondo, Palmiro Antuña, Orlando Berruccio, Héctor Torres, Alberto Albino, Cecilio Vairo, Alberto Demaría, Roque Saraceni, Raúl Bontempo y Pablo Rositto”. De las imprentas locales, que cumplieron una prolongada y fructífera trayectoria, en el campo de la ardua y esforzada labor gráfica, citaremos, en primer término, a la de Don Manuel Antuña, fundada el 6 de mayo de 1943, que con posterioridad, de una forma entusiasta y apasionada, hubo de continuar su hijo, el editor, investigador y gran propulsor del quehacer cultural chivilcoyano, Héctor Manuel Antuña (1932 – 2001); la imprenta de Don Eliseo Varias, a principios del siglo XX; la imprenta “El Despertar”; la imprenta del diario “La Razón”;  la imprenta de los hermanos Álvarez; la de E. A. Páez; la imprenta “Prisma”; los talleres gráficos “Oeste”; la imprenta de Don Arturo Coccioli; la imprenta de Berrutti; la imprenta de Albino; la imprenta “Gráfica Costa Hnos.”; la empresa gráfica, editora y de linotipia “Fígaro”, fundada el 2 de enero de 1974, por el inolvidable periodista, escritor, poeta y docente, Diego Bernabé Rositto y Roberto P. Tozzelli; los talleres “Offset Chivilcoy”, creados en 1976, por Roberto P. Tozzelli y Pedro Lemme; la imprenta municipal, dirigida por Raúl A. Carrero, que desapareció a fines del año 2005; la imprenta “GraFer”, de Ferrer y Grange; la imprenta “Rosetti 15”, de Gabriel Sosa; los talleres gráficos “Plap”; “Chivilcoy Continuos S. A.”; Gráfica “Ferrero”; Imprenta “Pittelli”; etc.

A Héctor Manuel Antuña (Gran exponente de las artes gráficas y el quehacer cultural de Chivilcoy), por Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Hoy, lo quiero evocar, sinceramente, con su espíritu abierto y generoso, su honradez, su trabajo sin reposo, su fervor y su lucha persistente. Hoy, lo quiero evocar, noble y ferviente, recordando su temple vigoroso, sus ideales, su nervio laborioso, y su clara presencia, que aún se siente… Lo evoco allí, en su imprenta inolvidable, con su estilo, su impulso infatigable, su conducta cabal, su norma pura… Héctor Antuña: Ejemplo de hombre entero, tipógrafo, escritor y un verdadero baluarte y propulsor de la cultura.