Día de la Maestra Jardinera (El primer Jardín de Infantes, de Chivilcoy).

IMG_20160530_103623El 28 de mayo, se celebra el Día de la Maestra Jardinera, en homenaje a la figura de la caracterizada e ilustre docente y escritora argentina, Rosario Vera Peñaloza, quien falleció en La Rioja, el 28 de mayo de 1950. Había nacido en la localidad riojana de Atiles, el 25 de diciembre de 1873, y a lo largo de su existencia, supo desarrollar una muy vasta y fecunda labor pedagógica. Gran propulsora de la enseñanza preescolar, aquí, en nuestro país, hubo de crear y organizar el primer Jardín de Infantes, de la República, y fundó, asimismo, La Escuela Argentina Modelo, junto al educador, Carlos María Biedma, y el Museo Argentino para la Escuela Primaria. Autora de un buen número de obras, dentro del campo de la instrucción pública y de la historia, de sus libros citaremos: “Didáctica froebeliana”, “El paso de los Andes por las seis rutas” y “Enseñanza práctica de la geometría”. Auténtica y gloriosa madre espiritual de los Jardines de Infantes, del país, el Jardín de Infantes Nro. 909, de la localidad rural de Ramón Biaus, creado en 1983, lleva su honroso e imborrable nombre. Puntualicemos también, que en nuestra ciudad, después de la sanción, en 1946, de la ley  de educación inicial, para la provincia de Buenos Aires, por una iniciativa del diputado bonaerense, Dr. Jorge Semini, se creó, en 1948, la Escuela Formativa para Profesoras de Jardines de Infantes – la tercera, fundada en la provincia -, a través de las importantes gestiones, del entonces senador provincial chivilcoyano, Don Andrés Casanova. Dicha Escuela, comenzó su funcionamiento, en octubre, bajo la dirección de la docente, María Amalia Aronna, y en ese mismo mes, hubo de crearse el Jardín de Infantes Nro. 901, bautizado con la denominación “Tambor de Tacuarí”.

A la maestra jardinera, soneto de Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y del Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia Porteña del Lunfardo.

De una forma expresiva y elocuente, hoy quisiera cantarle a tu dulzura, tu actitud maternal, tu mano pura, y tu espíritu alegre y transparente. Hoy quisiera cantarle a tu docente vocación de servicio y de ternura; tu paciencia, tus sueños de hermosura, tu trabajo y tu entrega permanente. A tu mundo entrañable y candoroso, con la infancia, el bullicio y todo el gozo, hoy, de pronto, cantarle, yo quisiera… Y pensando en tu aliento sostenido, darte así, mi homenaje agradecido, por tu amor de maestra jardinera.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.