Don Manuel López: Un estanciero cabal y de ley,  pionero y fundador de Chivilcoy

La figura de Don Manuel López, estanciero, comerciante e ilustre fundador de Chivilcoy, aquel histórico y memorable domingo 22 de octubre de 1854.

La página evocativa de la fecha, la destinaremos a la especial recordación, de la lejana y ya olvidada figura, de Don Manuel López, uno de los nobles y pujantes pioneros y fundadores, de nuestra ciudad de Chivilcoy, en aquella histórica y memorable jornada del domingo 22 de octubre de 1854;  quien a lo largo y a través de una existencia, laboriosa y sacrificada, hubo de distinguirse y caracterizarse por su empeñosa y sostenida contracción hacia el trabajo, su vigor y particular fortaleza, su temple y espíritu de lucha, su admirable tesón y avezada experiencia, en  las faenas rurales, y su gran voluntad, constructiva y realizadora.

De origen español, había nacido, hacia el año 1803, y en plena juventud, hubo de arribar a la Argentina, estableciéndose luego, en la zona geográfica de Chivilcoy – Cañada Rica -, que por entonces dependía, de la antigua y tradicional Guardia de Luján; recibiendo entonces, en 1828,  una legua de campo, gracias a las ventajas y beneficios, de las normas y disposiciones,  de la célebre Ley de Enfiteusis, de la época de Bernardino Rivadavia. Con posterioridad, esas tierras, le fueron entregadas en propiedad, y hacia 1851, sentó las seguras bases y, los firmes cimientos fundamentales, de la pintoresca y afamada estancia “La Rica” – la primera, en aquella agreste y fértil región, de nuestra pampa bonaerense -, la cual, alcanzó, en el curso del tiempo y las décadas transcurridas, una notoria y merecida trascendencia nacional.

En el esclarecedor e interesante libro “Chivilcoy en sus orígenes”, del reconocido historiador revisionista argentino, Mario Visiconte, que se editara, con el auspicio y patrocinio, de la Secretaría de Cultura, de la comuna local, en el mes de octubre de 1966, podemos advertir un informe, del gobierno de Don Juan Manuel de Rosas, fechado en 1851; el que, refiriéndose a Don Manuel López, puntualizaba: “Federal neto. Patria: España. Edad: 48 años, casado, labrador, hacendado y comerciante. Posee un capital de seiscientos a ochocientos mil pesos. Buena salud, sabe leer y escribir, medianamente. Es activo y juicioso, para desempeñar las comisiones que se le someten. Servicio prestado a la Causa Nacional de la Federación: En el año 1835, fue nombrado Teniente Alcalde y sirvió hasta el año 1842, en que lo hizo Alcalde el Juez de Paz del Partido, cuyo emplea desempeña hasta hoy. Ha prestado siempre con decisión, todos los auxilios que se le han exigido, contribuyendo en el año 1840, a la captura del Unitario Orona”.

Don Manuel López, hubo de integrar, la comisión de vecinos, presidida por el Juez de Paz, Don Federico Soarez, que fundó nuestra ciudad, aquel domingo 22 de octubre de 1854, y firmó así, en dicho carácter, la promisoria y gloriosa Acta, de nacimiento de Chivilcoy; figurando su nombre, en la nómina de veintidós fundadores, cuyos nombres aparecen  claramente, en el mármol de la cara frontal, del imponente Monumento a los Fundadores, ubicado en la plaza principal 25 de Mayo, que se inauguró el 22 de octubre de 1955. Además, formó parte del grupo vecinal, que promovió la construcción, de la primitiva capilla del pueblo y, de otros edificios públicos, y efectuó la donación del “Libro de Matrimonios”, de la vieja parroquia chivilcoyana, creada en el mes de septiembre de 1854, a cargo del sacerdote español, presbítero Roque Antonio Maceyra.

Don Manuel López, había contraído matrimonio, con Doña Barbarita Figueroa, y su hijo, Don Manuel Eustaquio López, estanciero, ganadero y dirigente político lugareño, nació el 20 de septiembre de 1831, y falleció el 24 de diciembre de 1910; habiendo sido presidente, de la vieja Unión Cívica, edil en el Honorable Concejo Deliberante, y segundo intendente municipal de Chivilcoy, en 1887, sucediendo al primer jefe comunal, de nuestra ciudad, Don Saturnino López, electo el 30 de junio de 1886.

A Don Manuel López, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Hoy,  evoco al estanciero, allá en La Rica, presente, con su espíritu valiente, y su tesón verdadero. Y así, de un modo sincero, bajo un sol fundacional, lo nombro, en forma especial, junto a la vieja cañada, como expresión consagrada, de un hombre noble y cabal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *