Dr. Eduardo A. Zancolli: Una extraordinaria personalidad científica chivilcoyana.

Compartir
El eminente y prestigioso médico cirujano, Dr. Eduardo A. Zancolli, una extraordinaria figura científica, y una verdadera gloria, de la medicina, argentina y mundial.

El eminente y prestigioso médico cirujano, Dr. Eduardo A. Zancolli, una extraordinaria figura científica, y una verdadera gloria, de la medicina, argentina y mundial. Gran artífice y genial especialista, en el campo de la «Cirugía de la Mano».

Recordamos hoy, al eximio y tan prestigioso médico cirujano, catedrático universitario, investigador, tratadista y académico, Dr. Eduardo A. Zancolli, una extraordinaria y admirable personalidad científica, de origen chivilcoyano, con una vasta y resonante trascendencia, nacional e internacional; quien a lo largo de su vasta y rica trayectoria profesional, siempre hubo de caracterizarse y distinguirse, por su gran capacidad intelectual, su amplia erudición, su singular destreza quirúrgica, sus altos principios y valores, morales y humanos y, sus innumerables iniciativas e inquietudes – frutos de la creación, la genialidad y el talento -, que fue sembrando y esparciendo, en cada uno de sus libros, cursos, conferencias y sabias lecciones. Nacido en nuestra ciudad, en 1924, cursó sus estudios de medicina, en las aulas de la Facultad de Ciencias Médicas, de la Universidad Nacional de Buenos Aires, obteniendo, de una manera brillante, su título de médico, el 1 de agosto de 1949. Luego, con un profundo anhelo de superación y perfeccionamiento, ingresó a la “Escuela Quirúrgica Municipal para Graduados”, que funcionaba en las instalaciones del Hospital Rawson, teniendo entonces, como notables maestros y guías, al eminente médico cirujano, Dr. Ricardo Finochietto, y al destacado médico, Jefe de Ortopedia, Dr. Leoncio Fernández.

Posteriormente, se especializó en cirugía general, neurocirugía, ortopedia y traumatología, cirugía torácica, y cirugía plástica; esta última, con el Dr. Héctor Marino. Después, hubo de proseguir su perfeccionamiento, en las ramas de Ortopedia y Traumatología, en diferentes centros de salud, de los Estados Unidos de América, y tras su regreso, a nuestro país, se dedicó a la práctica, de cirugías de escoliosis, o sea de las desviaciones laterales, sufridas por la columna vertebral. Tiempo más tarde, se despertó en él, un hondo fervor y una verdadera pasión, por su gran y sin igual especialidad médica: “La Cirugía de la Mano”.

El Dr. Zancolli, en plena labor de investigación.

El Dr. Zancolli, en plena labor de investigación.

En 1953, el propio Dr. Ricardo Finochietto, lo designó, Jefe del Servicio de Ortopedia y Traumatología, del Policlínico de San Martín de Buenos Aires; en 1954, se desempeñó como Jefe de Cirugía de la Mano, del Instituto del Quemado; en 1957, cumplió funciones, en el Hospital de Lanús, y en 1960, en el Hospital Ramos Mejía. En 1963, se lo nombró en los ámbitos asistenciales del Hospital Rawson donde alcanzó el rango de Jefe de Servicio, de Ortopedia y Traumatología. En 1966, fue designado “Consultor Honorario”, del Instituto Nacional de Rehabilitación Psicofísica, y en 1971, obtuvo el cargo de Jefe del Departamento de Cirugía; espacio desde el cual, con un elevado criterio de enseñanza, y sobresalientes aptitudes didácticas y educativas, hubo de capacitar y formar, a una importante cantidad de aplicados discípulos. El Dr. Eduardo A. Zancolli, a través de su extensa y muy fecunda carrera, ocupó significativos cargos de relevancia, y fue objeto, de numerosos galardones y distinciones profesionales: miembro fundador, y primer presidente, de la Federación Sudamericana, de Cirugía de la Mano, en 1965; miembro fundador, y primer presidente, de la Asociación Argentina de Cirugía de la Mano, en 1974; presidente, de la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología; “Cirujano Maestro”, de la Escuela Quirúrgica Municipal para Graduados “Enrique y Ricardo Finochietto”; “Cirujano Maestro”, en Ortopedia y Traumatología, de la Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología; miembro titular (Sillón Nro. 9), de la Academia Nacional de Medicina; académico correspondiente, de la Academia de Ciencias Médicas, de Córdoba; miembro correspondiente y honorario, de diversas instituciones científicas, de Estados Unidos, Francia, Inglaterra, España, Sudáfrica, Australia, Chile, Brasil, Uruguay, Venezuela, Bolivia y Costa Rica, etc. Asimismo, ejerció la docencia, en distintas universidades estadounidenses: Cornell, Stanfort, Irvine, Harvard y Louisville; ofreció numerosas disertaciones; publicó una estimable cantidad de artículos, de divulgación médica, y editó varios libros, de estimable valor científico, como “Atlas de anatomía quirúrgica de la mano” y “Anatomía quirúrgica de la mano – Atlas ilustrado –“; algunos de ellos, en colaboración, con el prestigioso y recordado médico anatomista, Dr. Elbio Pedro Cozzi, nacido en Mercedes (Provincia de Buenos Aires), el 19 de diciembre de 1924, y fallecido en Buenos Aires, el 15 de noviembre de 1982.17626662_1610400532335791_7518327927509565025_n Hábil y magnífico dibujante, por sus trascendentales trabajos y su considerable aporte o contribución, de orden científico, el Dr. Eduardo A. Zancolli, fue nombrado, en 1995, en Helsinki (Finlandia), por la Federación Internacional de Sociedades de Cirugía de la Mano, como “Pionero en la Cirugía de la Mano”. Por otra parte, el 22 de octubre de 2002, durante la administración municipal del Dr. Juan Carlos Ferzola, se lo declaró, justa y bien merecidamente, “Ciudadano Ilustre” de Chivilcoy. Sin dudas, una extraordinaria personalidad científica, de nivel mundial, en los anales de la humanidad, y un verdadero y glorioso maestro, de la historia médica argentina. Hoy, a los 92 años, lo recordamos, con hondo orgullo, particular alegría y sincera emoción evocativa, sabiendo que, sus descendientes, los doctores Eduardo R. Zancolli y Eduardo Pablo Zancolli, y su sobrino, el Dr. Juan Carlos Cagnone, mantienen siempre vivas y vigentes, su rectora y fundamental presencia, y sus grandes y sabias enseñanzas. ¡Gracias, Dr. Eduardo A. Zancolli, en nombre de todos los chivilcoyanos!

El Dr. Zancolli, y una noticia del matutino “La Voz de Chivilcoy” (1969).

17458201_1610400909002420_8172708002846837475_n

El martes 13 de mayo de 1969, en su edición Nro. 125, el inolvidable matutino “La Voz de Chivilcoy”, bajo la dirección del avezado y reconocido periodista, escritor, poeta y docente, Diego Bernabé Rositto (1919 – 1991), hubo de publicar en la primera plana, con grandes titulares, a siete columnas, la información que señalaba: “Es de Chivilcoy, el médico que realizó una operación única en nuestro país”. Dicha noticia, consignaba que: “En el Hospital Rawson, se efectuó por primera vez en el país, con resultado satisfactorio, una operación quirúrgica, de reimplantación de una mano. Pocas veces en el mundo, se deben haber llevado a cabo, operaciones de este tipo. Como argentinos, el hecho nos resulta algo más que significativo, porque Argentina, figura así, en los titulares de los diarios del mundo, pero no, como es habitual, o sea, con rasgos catastróficos, informando sobre una revolución o sobre otras cosas desagradables, que distorsionan la imagen de nuestra nación. En esta oportunidad, ha sido un hecho científico, una contribución a la ciencia del mundo, y para los chivilcoyanos, esto adquiere ribetes especiales, por cuanto el profesional, que tuvo a su cargo la operación, es un hijo de nuestra ciudad: Eduardo Zancolli”. Luego, la información, hizo referencia, al eminente médico, oriundo de nuestra ciudad, señalando que: “El Dr. Zancolli, cursó sus estudios primarios, en la Escuela Nro. 6, y egresó como bachiller, en el año 1941, en nuestro Colegio Nacional, al que había ingresado en 1937. El Dr. Zancolli, de 45 años de edad, padre de dos hijos, Eduardo y Adriana, inició sus estudios universitarios, en Buenos Aires, en el año 1942, recibiéndose en el año 1949. Es un profesional, cuyo nombre es reconocido en todo el mundo: Libros de texto y universidades de distintos países, incluyen técnicas opertatorias y trabajos personales, realizados por él. Es hijo de un médico de nota, el Dr. Eduardo Ignacio Zancolli, que ejerció su profesión aquí, hasta el año 1956, radicado actualmente, en Buenos Aires. Este profesional chivilcoyano, que acaba de realizar tan importante aporte a la ciencia, viaja muy a menudo, a nuestra ciudad, ya que se encuentra estrechamente vinculado a tradicionales familias de nuestro medio. Además, en Chivilcoy, están radicados los familiares de su señora esposa, Aurora Falabella de Zancolli, hermana del Dr. Francisco José Falabella. Entre los numerosos amigos, con que cuenta en esta ciudad, se encuentra el Dr. Efraín Fahey, quien en la tarde de ayer, dialogó con un cronista de “La Voz de Chivilcoy”, a quien largamente comentó la descollante actuación en el mundo, del Dr. Zancolli, quien hace poco tiempo, escribió para una importante editorial estadounidense, un libro en inglés, sobre su especialidad: Traumatología y Ortopedia, dedicado con exclusividad a “Cirugía de la Mano”. Refiriéndose a la citada intervención quirúrgica, el matutino “La Voz de Chivilcoy”, expresaba: “Un equipo médico del Hospital Rawson, logró reimplantar la mano izquierda de un obrero, que la perdió en un accidente de trabajo. El hecho, se produjo el martes 6 de mayo, y el trabajador, un joven de 19 años, perdió su mano izquierda, seccionada por una guillotina. De inmediato, fue trasladado al hospital, donde el equipo de urgencia y el de cirugía de manos, realizó la operación, cuatro horas después. El director del Hospital Rawson, Dr. Luis Etchegoyen, dijo que, al parecer, era la primera operación de este tipo, en el país, y unas pocas, en el mundo. El paciente, que según una fuente informativa, se llama Domingo J. Peralta, evoluciona favorablemente, y ha recuperado la sensibilidad de la mano”. El diario, brindaba además, una fotografía del propio paciente, subrayando que: “Domingo J. Peralta, recuperó la mano, que le amputara una guillotina. La difícil operación, estuvo a cargo de un eminente médico, hijo de Chivilcoy, el Dr. Eduardo Zancolli”.