El Dr. Mario S. Crespo Duberty: Una verdadera eminencia de la Homeopatía.

Compartir
El Dr. Mario Crespo Duberti, una gran eminencia en la ciencia homeop{atica argentina, autor de importantes obras, y con una rica y valiosa trayectoria profesional.

El Dr. Mario Crespo Duberty, una gran eminencia en la ciencia homeopática argentina, autor de importantes obras, y con una rica y valiosa trayectoria profesional.

Recordamos hoy, al notable y prestigioso médico y catedrático universitario, Dr. Mario S. Crespo Duberty, sin duda alguna, toda una auténtica y verdadera eminencia de la Homeopatía, quien a lo largo de su prolongada y tan fecunda trayectoria profesional, siempre supo distinguirse y caracterizarse, por su amplia y profunda erudición científica, su gran seriedad y responsabilidad, su rica experiencia y dominio de la materia y, sus principios, cualidades y valores personales, de alta calidad humana, y honda y noble sensibilidad espiritual. Subrayemos que, la Homeopatía, constituye un sistema terapéutico, consistente en curar las enfermedades, por medio de substancias capaces, de producir o determinar una afección análoga, a la que se tiene que combatir. Su memorable creador, fue el insigne médico alemán, Dr. Christian Samuel Hahnemann, que había nacido en la aldea de Meissen, el 11 de abril de 1755, y falleció en París, a los 88 años de edad, el 3 de julio de 1843. La divisa de la Homeopatía, nos señala: “Similia similibus curantur” (Los semejantes, se curan con los semejantes); diferenciándose así, de la medicina alopática, o la Alopatía (Contraria contrariís curantur), que combate los contrarios, con los contrarios, es decir, empleando medicamentos, que habrían de producir, en el estado sano, fenómenos contrarios, a los originados por los enfermedades, que combaten. La Homeopatía, había sido definida, por el relevante e inolvidable médico pediatra, escritor, periodista y catedrático argentino, Dr. Florencio Escardó (1904 – 1992), como: “La medicina que es buena y cura”. Para la Homeopatía, “existen enfermos, no enfermedades”. El Dr. Mario S. Crespo Duberty, nació el 1 de marzo de 1931, y cursó estudios superiores, en los claustros de la Facultad de Ciencias Médicas, de la Universidad Nacional de Buenos Aires, graduándose de médico. Luego, hubo de efectuar su especialización en la rama de pediatría, y ya a principios de la década de 1970, podemos encontrarlo, aquí, en nuestra ciudad, desempeñándose en la “Policlínica del Niño – Instituto Privado de Medicina Infantil –“ (Año 1971), junto al Dr. Eduardo A. Raphael, el Dr. Juan Manuel Iglesias, el Dr. Ángel C. Samaruga y la Dra. Susana M. de Parysow. Dicha clínica, se hallaba ubicada, en la avenida Güemes Nro. 21, siendo su número telefónico, el 2253. El Dr. Mario Crespo Duberti, una gran eminencia en la ciencia homeop{atica argentina, autor de importantes obras, y con una rica y valiosa trayectoria profesional.El Dr. Crespo Duberty, se introdujo después, en el extraordinario y apasionante mundo de la Homeopatía, a través de la señera y patriarcal figura del Dr. Florencio Escardó; considerándose también, sus genuinos maestros, los Dres. Eugenio Anselmi, Mecislao Solvey, Arturo Valverde y Bernardo Vijnovsky. Perteneciente a las filas, de la Asociación Médica Homeopática Argentina, el Dr. Crespo Duberty, ejerció la docencia, en la citada entidad, y fue director de la biblioteca especializada, de esa importante institución. Autor de diferentes obras, realizadas con un criterio didáctico e ilustrativo, de sus libros, mencionaremos los volúmenes: “Homeopatía ¿Ficción o realidad?” (1991), “Homeopatía para alópatas” (1991) y “Los comentarios de León Simon, al Organon de Hahnemann”(2000). El Dr. Mario Saúl Crespo Duberty, falleció en Chivilcoy, el 23 de noviembre de 2017, a los 86 años de edad. Sin dudas, por su extensa y significativa carrera profesional y su calificada y admirable obra, ha representado, toda una honrosa gloria, de la Homeopatía de nuestro país, que enalteció y prestigió, por otra parte, la historia de la medicina chivilcoyana.