Efemérides chivilcoyanas, de los meses de Agosto y Septiembre.

Un recuerdo fotográfico, de  nuestro ayer chivilcoyano

Estampa,  de la antigua y ya desaparecida casa paterna – una pintoresca e inconfundible finca, de un típico y evocativo aire criollo y fortinero -, donde residió, a lo largo de toda su existencia, el gran poeta, escritor y periodista chivilcoyano, Ernesto Domingo Marrone, nacido el 15 de mayo de 1911, y fallecido, a los 74 años de edad, el 31 de marzo de 1986. Dicho inmueble, que se hallaba ubicado, en la intersección de las calles, Padre Zacarías Montalvo y Chacabuco, fue demolido, hacia 1998. Sólo se conserva, – elocuente y muy valioso testimonio histórico -, esta curiosa y estimable postal fotográfica, en colores, que llevó a cabo, el inquieto y destacado fotógrafo e investigador local, Luis Ángel Desía. Ernesto Domingo Marrone, una alta personalidad intelectual, una auténtica e inspirada voz lírica  y, una de las mejores expresiones creativas, en la historia de nuestras letras lugareñas, supo colaborar, de una manera constante y asidua, en diarios, revistas y suplementos literarios, de matutinos porteños; editó un buen número de libros, en verso; fue autor, asimismo, de ensayos, cuentos y novelas, y por su verdadero talento , su larga trayectoria y, sus genuinos méritos literarios, hubo de alcanzar, una amplia y honrosa trascendencia, a nivel nacional, como un reconocido exponente, de la poesía argentina.

El 30 de agosto de 1811, vio la luz en Sajonia, el polifacético y destacado inmigrante alemán, Don Augusto Krause, quien arribó con su familia, a Chivilcoy, hacia mediados de la década de 1850, y aquí, en nuestro medio, supo desarrollar, una sostenida y muy fructífera labor, caracterizándose por su inteligencia y talento, sus amplios conocimientos, sus múltiples iniciativas e inquietudes y, su gran y admirable voluntad realizadora. En su tierra natal, se había graduado de doctor en Teología, y era licenciado, de un instituto pedagógico, de índole agraria y tecnológica, y en nuestra ciudad, desplegó, de una forma tenaz y sostenida, una intensa y notable tarea, en  favor de la comunidad: Fundó el primer Club Social, y el primer teatro, que hubo de conocer, este ambiente chivilcoyano; trajo a nuestra región, el primer piano, de que se tenga memoria, ejecutando con maestría y profunda sensibilidad espiritual, dicho instrumento; fue inspector de escuelas, designado por el propio Domingo Faustino Sarmiento, con el cual mantenía los férreos vínculos, de una estrecha y entrañable amistad; formó parte, de distintas comisiones vecinales, etc. Uno de sus hijos, el eminente y prestigioso ingeniero Otto Krause (1856 – 1920), se distinguió como catedrático universitario, y está, legítima y merecidamente considerado, el ilustre promotor y propulsor, de la enseñanza técnica, en el país, y el preclaro y glorioso padre fundador, de los establecimientos educativos industriales, de la Nación. Don Augusto Krause, falleció en Buenos Aires, a la edad de 70 años, el 17 de septiembre de 1881.

El 31 de agosto de 1903, en tierras de Chivilcoy, que luego se incorporaron al vecino partido de Alberti, cuando se creó, el 10 de junio de 1910, nació el inspirado y brillante poeta, escritor y periodista, Vicente Mauricio Barbieri, una de las principales y más sobresalientes figuras intelectuales, de la generación literaria de 1940; quien se distinguió por su auténtica y verdadera vocación, su amplia capacidad y, su gran talento creativo. Durante la etapa de la juventud, hubo de residir en nuestra ciudad, colaborando, de un modo asiduo, en las páginas y columnas, del matutino La Razón, hacia comienzos de la década de 1930. Radicado luego, en Buenos Aires, alcanzó una vasta y notoria trascendencia: Publicó en diarios y revistas porteños; ejerció la actividad periodística; editó diferentes libros, en verso y prosa; integró distintas instituciones y entidades artísticas; obtuvo importantes premios y galardones, etc. Falleció, joven aún, a los 53 años de edad, el 10 de septiembre de 1956. Sus restos, descansan en el cementerio de Alberti, junto a los de la poetisa, escritora y docente, Ángela Francisca Colombo (1931 – 1993) y a los del poeta, escritor y periodista, Juan G. Ferreyra Basso (1910 – 1984). Además, el Centro Cultural, de dicha ciudad, lleva su ilustre y perdurable nombre.

El 1 de septiembre de 1974, surgió, en la esfera eclesiástica chivilcoyana, la Parroquia Santísima Eucaristía, de nuestra ciudad, fundada, organizada y conducida, por el siempre recordado sacerdote, presbítero Juan Ruzsaj, titular de dicho centro de fe cristiana, devoción religiosa y hondaespiritualidad, durante muchos años, de una fiel y fecunda labor, pastoral y evangelizadora. Los orígenes, de la citada Parroquia, se remontan a principios de la década de 1960, cuando nació la feliz iniciativa, de crear un nuevo templo, en el populoso sector geográfico, de la plaza España y la ex Estación ferroviaria Norte.

El 1 de septiembre de 2001, dejó de existir en Chivilcoy, el destacado y muy querido actor y director escénico, e intérprete musical, José Carlos Sanzone, quien a lo largo, de varias décadas, de una entusiasta y sostenida actividad artística,  se desenvolvió en las filas, del teatro “el Chasqui” y el Teatro Popular de Chivilcoy, del inquieto e inolvidable actor, director y autor teatral, Horacio A. Cerani; con innumerables y exitosas actuaciones y presentaciones dramáticas. Asimismo, hubo de integrar, el excelente y tan memorable conjunto “Las Voces de Chivil–co”, junto a Carlos María Carosella, Héctor Amadeo Bottini y Roberto Vallone; un grupo folklórico, de singular trascendencia, nacional e internacional, cuyo debut se registró, el 20 de junio de 1958. Había nacido, en 1945.

El 1 de septiembre de 1867, los hermanos Silvestre, Liborio y Felipe Torroba, hubieron de sentar y establecer, las sólidas y seguras bases, fundacionales y mercantiles, de un acreditado y prestigioso almacén de ramos generales: La antigua “Casa Torroba”, la cual, se transformó, hacia la década de 1920, en la “Casa Lauhirat, Villa Abrille y Cía.”, y con posterioridad,  en “Comercios Lauhirat”; desapareciendo, finalmente, durante la década de 1990. El edificio de dicho almacén, se hallaba ubicado, en la tradicional esquina, de las calles Pellegrini y Bolívar.

El 1 de septiembre de 1907, nació el auténtico e inspirado poeta chivilcoyano, Oscar G. Ranni, quien supo colaborar en las páginas, de diarios y revistas locales. Falleció, a los 65 años de edad, el 6 de junio de 1973.

El 1 de septiembre de 1921, dejó de existir, en nuestra ciudad, el notable periodista, Faustino Carlos Calvetti, director de distintos órganos de prensa, y colaborador de otros diarios de la época, quien se caracterizó y destacó, por su natural y fluido talento, su habilidad de redactor y, sus apreciables dotes intelectuales. Espíritu sensible y romántico, lleno de sueños y bohemia, falleció  en medio, de una penosa y triste situación económica de indigencia y desamparo, y sus restos, fueron enviados al osario común, del Cementerio Municipal.

El 3 de septiembre de 1888, hubo de llevarse a cabo, la inauguración oficial del imponente y magnífico Teatro Español, de nuestra ciudad, que se levantó, por una feliz y ponderable iniciativa, de la Asociación Española de Socorros Mutuos, fundada unos 18 años antes, el 9 de julio de 1870. El Teatro Español, con una prolongada y rica trayectoria, de muchas décadas, fue el espléndido y admirable escenario, de numerosos espectáculos artísticos, de jerarquía nacional e internacional.

El 3 de septiembre de 1977, falleció en Buenos Aires, el caracterizado y prestigioso poeta, escritor, historiador y abogado, Dr. Arturo S. García Sanabria, quien había nacido aquí, en nuestra ciudad, el 20 de abril de 1894. Fundó y dirigió, una noble y reconocida institución cultural, denominada Alberdi, a través de la cual, difundió el pensamiento jurídico, las convicciones rectoras y el alto ideario, del Dr. Juan Bautista Alberdi, gran artífice e inspirador, de nuestra Constitución, de 1853. Asimismo, presidió el “Centro Chivilcoy”, de chivilcoyanos, residentes en la Capital; colaboró en diarios y revistas, de la época; ofreció charlas y disertaciones y, editó en 1966, el volumen de sonetos, titulado “La voz de las estampas”.

El 3 de septiembre de 1977, dejó de existir, el probo y destacado dirigente político, periodista, escritor y dramaturgo, Pedro Panzardi, hombre de las filas del Socialismo, director del periódico “El Despertar”, órgano gráfico e informativo, del Centro “Dr. Juan B. Justo” y,  autor de artículos y notas, de actualidad e índole evocativa, y de distintas piezas escénicas o teatrales. Había nacido en Chivilcoy, hacia el año 1895.

El 3 de septiembre de 1979, al instaurarse en los ámbitos de la provincia de Buenos Aires, la Justicia de Paz Letrada, hubo de asumir, oficialmente, como primer Juez de Paz letrado, de Chivilcoy, el abogado local, Dr. Oscar Héctor Méndez. El último Juez de Paz lego, de nuestra ciudad, fue el siempre recordado, Don Salvador Pedro Costanzo (1898 – 1990), quien ocupó dicho cargo, durante un largo y fructífero período, de casi 15 años, y estuvo acompañado en sus respectivas actividades, por el Defensor de Ausentes, Pobres e Incapaces, Don Isidro Ferrer, y el Agente Fiscal, Don Carlos Armando.

El 4 de septiembre de 1854, el sacerdote español, presbítero Roque Antonio Maceyra, tras la correspondiente designación eclesiástica, tomó posesión de sus funciones, como primer párroco de Chivilcoy, al frente de la primitiva capilla del pueblo, puesta bajo la advocación de la Virgen, Nuestra Señora del Rosario. El presbítero Maceyra, fue uno de los ilustres firmantes del Acta, en aquella histórica y memorable jornada fundacional, del domingo 22 de octubre de 1854, cuando nació, de una manera auspiciosa y promisoria, nuestra ciudad, y se desempeñó en este medio, hasta mediados del mes de marzo de 1857.Una calle, prolonga en el tiempo, el claro y expresivo recuerdo de su nombre.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Germán Nicolini, Máster en P.C. e Informática, secretario técnico del Archivo Literario Municipal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *