Efemérides chivilcoyanas, del mes de Agosto.

 

El 5 de agosto de 1933, falleció en nuestra ciudad, a los 76 años, el polifacético y caracterizado investigador del pasado lugareño, periodista, escritor, poeta, archivista y hombre público, Don Sebastián  Fabián  Barrancos, toda una patriarcal y reconocida figura, de la comunidad chivilcoyana, quien a lo largo de muchas décadas, de una fiel e ininterrumpida trayectoria, supo desarrollar una fecunda e importante labor, en el rescate, la conservación y la divulgación, del ayer y de la historia; la esfera de la prensa y de las letras y, el desempeño, en funciones de gobierno y en el seno de distintas instituciones locales. Fue edil, en el Honorable Concejo Deliberante, e integró diferentes comisiones vecinales que, entre otras, promovieron la fundación del Hospital Municipal, la Biblioteca Popular “Dr. Antonio Novaro” y el Colegio Nacional “José Hernández”. Había nacido, en la vecina ciudad de Mercedes, el 20 de enero de 1857. A la Escuela primaria Nro. 35, se le impuso su ilustre nombre, como asimismo, al Archivo Histórico Municipal, a través de una ceremonia de bautismo, llevada a cabo, el 19 de octubre de 2002.

Los días 5 y 6 de agosto de 1933, se registró la última visita del gran intérprete del Tango, Carlos Gardel, a Chivilcoy, presentándose en la sala del cine – teatro “Metropol”, junto a sus cuatro guitarristas, Julio Domingo Vivas, Ángel Domingo Riverol, Guillermo Desiderio Barbieri y Horacio Petorossi. En esos dos días, de permanencia en nuestro medio, Gardel, hubo de efectuar un recorrido en automóvil, invitado por el vecino Don Fernando Cánepa; concurrió al Club Social, y participó en un almuerzo criollo, servido en una casa de campo, de la familia Marchetto.  El dulce y melodioso Zorzal Criollo y el célebre e inmortal Morocho del Abasto, había actuado aquí, en nuestra ciudad, en otras tres oportunidades anteriores, durante los años 1912, 1921 y 1925.

La presente fotografía, de comienzos de la década de 1980, nos ofrece la imponente y singular imagen, del monumento al Libertador General José de San Martín, ubicado en la plaza principal 25 de Mayo,  de Chivilcoy, delante de la avenida Sarmiento. Dicho monumento, de apreciable estructura y gran tamaño, confeccionado en cemento, hubo de inaugurarse, oficialmente, el 17 de agosto de 1979, durante la administración municipal, del ingeniero José María Ferro. La citada obra, pertenece al destacado escultor y docente argentino, profesor Arturo Gastaldo, quien en aquel momento, ejercía la enseñanza, en las aulas de la Escuela de Artes Visuales, de nuestra ciudad. La base, de la magnífica estatua, fue realizada, por la empresa constructora, de Rodríguez Carmona – Perroud. En la parte posterior del monumento, puede observarse un retoño del “Pino de San Lorenzo”, plantado en ese lugar, el 30 de agosto de 1980.

En los primeros días del mes de agosto, de 1939, – hace ya, ochenta años transcurridos -, arribó a Chivilcoy, procedente de la ciudad bonaerense de Bolívar, el gran escritor y docente, Julio Florencio Cortázar, quien había sido designado profesor de “Historia”, “Geografía” e “Instrucción Cívica”, en las aulas de la Escuela Normal Mixta “Domingo Faustino Sarmiento”. Cortázar, hubo de alojarse, durante su permanencia, aquí, en nuestro medio, en la pensión de la familia Varzilio, ubicada sobre la calle Pellegrini Nro. 195, y residió en esta ciudad, a lo largo cinco fructíferos años – un lustro -, hasta principios del mes de julio de 1944, cuando se alejó de Chivilcoy, rumbo a la provincia de Mendoza, tras recibir su nombramiento, como catedrático de la Universidad Nacional de Cuyo, En Chivilcoy, se incorporó al ambiente artístico y cultural de la época; ofreció varias conferencias o disertaciones, demostrando su gran capacidad didáctica y su vasta erudición humanística, y compuso algunos artículos, poemas y relatos, que fueron luego publicados, en órganos gráficos locales.

El 9 de agosto de 1948, un significativo grupo, de nobles y laboriosos chacareros y productores agropecuarios chivilcoyanos, sentaron las bases fundacionales, de la Cooperativa Agrícola Ganadera, de nuestra ciudad. El primer Consejo de Administración, de dicha entidad, estuvo presidido por Don Juan Ciafardini, a quien acompañaban, en distintos cargos: Nicolás E. Capurro, Antonio Médice, Luis D’Agosto, Agustín Gago, José Mattía, José Ferrari, José S. Cappi y Jorge D. Landín.

El 10 de agosto de 1830, vio la luz, en la Villa de San Carlos, de la hermana República Oriental del Uruguay, el caracterizado y prestigioso escribano, periodista, poeta y hombre público, Don Carlos Augusto Fajardo, quien hubo de residir, en Chivilcoy, durante las décadas de 1860 y 1870. Ocupó distintos cargos, de responsabilidad y jerarquía; ejerció su actividad profesional, de notario; fue miembro de diferentes comisiones vecinales e instituciones y, fundó y dirigió, junto al periodista y escritor, Miguel Calderón, el primer periódico, de la historia de la prensa chivilcoyana, denominado “La Campaña”, cuyo número inicial, data del jueves 18 de marzo de 1875. Radicado en la ciudad de La Plata, donde se desempeñó como primer Juez de Paz y escribano, falleció, a la avanzada edad de noventa años, el 20 de agosto de 1920.

El 10 de agosto de 1930, nació en la vecina ciudad de Mercedes, el talentoso y destacado periodista, escritor y poeta, José María Grange, un hombre de significativa y apreciable trayectoria, en el campo de la prensa y de las letras locales. Fundó y dirigió, distintos órganos gráficos, como el diario “El Tiempo”, la serie de fascículos “Crónicas del ayer chivilcoyano”, el matutino “La Campaña”, la revista “Crónicas de Chivilcoy” y el semanario “Panorama de Chivilcoy”; editó dos volúmenes de versos: “Cofre de tierra” y “El camino y el árbol”; compuso varias piezas escénicas, junto al polifacético y notable actor, director y autor teatral, Horacio A. Cerani (1930 – 1998), etc. Falleció, a los 61 años de edad, el 25 de julio de 1992. La biblioteca del Centro Universitario Chivilcoy (CUCH), lleva su merecido nombre.

El 11 de agosto de 1862, nació en Chivilcoy, el eximio y prestigioso poeta, escritor y diplomático, Leopoldo Díaz, quien desarrolló, una prolongada y fecunda labor, intelectual y creativa; descollando como un brillante y singular cultor del soneto, respecto del cual evidenció, un acabado y perfecto dominio. Autor de diferentes volúmenes poéticos, efectuó importantes traducciones, de autores extranjeros; representó al país, en distintas naciones del mundo; colaboró en diarios, revistas e innumerables publicaciones; fue miembro de la Academia Argentina de Letras y la Real Academia Española, etc. Falleció, a los 85 años de edad, el 28 de septiembre de 1947. Era primo hermano, por vía materna, del inspirado y reconocido poeta lugareño, Carlos Ortiz (1870 – 1910).

El 11 de agosto de 1890, se creó la Escuela primaria Nro. 18, ubicada en la intersección de las calles Vicente D. Loveira y 9 de Julio. A dicho establecimiento educacional, de larga y fecunda trayectoria, docente y pedagógica, se le impuso el ilustre nombre, del Dr. Mariano Moreno (1778 – 1811), abogado y secretario, de la Primera Junta de gobierno patrio, aquel histórico y memorable 25 de Mayo de 1810;  fundador y director, del periódico “La Gaceta” de Buenos Aires, el 7 de junio de 1810.

El 11 de agosto de 1930, se establecieron, las firmes y sólidas bases fundacionales, del Centro Unión Empleados de Comercio, de nuestra ciudad, transformado, posteriormente, hacia 1992, en el Sindicato de Empleados de Comercio y Servicios. Su campo de deportes (Pileta), ubicado sobre la avenida Dr. José León Suárez, se inauguró los días, 11 y 12 de febrero de 1933.

El 11 de agosto de 1973, se llevó a cabo la inauguración oficial, del edificio de ENCOTEL (Empresa Nacional de Correo y Telecomunicaciones), situado en  la intersección de la calle Belgrano y la avenida Sarmiento, donde con anterioridad, se levantó el imponente inmueble, de la querida y siempre recordada Escuela primaria Nro. 1 “Domingo Faustino Sarmiento”, demolido en el mes de abril de 1970.

El 12 de agosto de 1902, se efectuó la auspiciosa apertura, en nuestra ciudad, de una sucursal del Banco Francés del Río de la Plata, la cual, a lo largo de 117 años, ha venido cumpliendo y desarrollando, una sostenida y fructífera labor, en el plano financiero y crediticio, con una importante cartera de clientes y, siempre al servicio de nuestra comunidad chivilcoyana. Su sede, se encuentra ubicada en la intersección de las calles Pellegrini y Bolívar, en pleno radio céntrico, de nuestra ciudad.

El 12 de agosto de 1930, dejó de existir, prematuramente, el polifacético y muy destacado poeta, escritor, dramaturgo, docente y médico, Dr. Domingo A. Arizaga, quien había cursado sus estudios de magisterio, en las aulas de la Escuela Normal Mixta “Domingo Faustino Sarmiento”, de nuestra ciudad. Creador de inspiradas composiciones líricas, colaboró en diarios y revistas de la época; fue autor de distintas piezas escénicas; se graduó en los claustros de la Facultad de Ciencias Médicas, de la Universidad Nacional de Buenos Aires; militó, activamente, en la esfera política, etc. Había nacido en 1898, y perteneció a una brillante promoción de alumnos, de la Escuela Normal, de Chivilcoy, que en septiembre de 1915, editó una excelente revista, educativa y cultural, denominada “Palas”, en cuyas páginas, hubo de publicar sus sentidos textos poéticos.

El 13 de agosto de 1988, se registró el feliz nacimiento artístico, del Coro de la Tercera Edad “Voces de Plata”, que conformó, organizó y, ha dirigido, de una manera fiel, entusiasta y comprometida, la docente, profesora Delia Norma Monza. Dicho coro, surgió en el seno de la filial chivilcoyana de PAMI, por una ponderable iniciativa, de la asistente social, Lic. Marta Monterríos, y a través de una ininterrumpida trayectoria, musical e interpretativa, de más de tres fecundas décadas, ofreció numerosos recitales, aquí, en nuestra ciudad, y en diferentes localidades y puntos geográficos del país; convirtiéndose así, en un auténtico y honroso embajador, del quehacer cultural de Chivilcoy.

El 16 de agosto de 1942, hubo de constituirse, en nuestra ciudad, una filial del Instituto Nacional Sanmartiniano, la cual, durante muchos años, de una constante y plausible labor, fomentó, promovió y difundió el pensamiento rector, la honestidad y rectitud de conducta, las virtudes y valores éticos, las hazañas y epopeyas y, el gran ejemplo moral, del glorioso Libertador y Padre de la Patria. Dicha filial, hubo de contar, con una nutrida y valiosa biblioteca, que incluía una importante cantidad  de libros, enciclopedias, volúmenes, diversas publicaciones y, una vasta documentación bibliográfica, sobre el heroico e ilustre general José de San Martín. La citada institución, se transformó, después, en la Asociación Cultural Sanmartiniana, desapareciendo, finalmente, a fines de la década de 1970.

El 14 de agosto de 1952, nació en la localidad de Moquehuá, la poetisa Mónica Graciela Miserere, quien a través de su trayectoria literaria, colaboró en distintas publicaciones, y entregó a la estampa, varios volúmenes de versos, ofreciendo a los lectores, una poesía personal e intimista.

El 16 de agosto de 1987, falleció en nuestra ciudad, a los 82 años, el maestro normal chivilcoyano, Carlos Armando, quien ejerció la enseñanza, en la provincia de Río Negro, como docente de grado, vicedirector y, director de la Escuela primaria Nro. 9, de la localidad de General Conesa, y fundó, asimismo, cinco nuevo establecimientos educacionales, en dicha provincia del Sur argentino. Había nacido, el 1 de abril de 1905, y cursó sus estudios de magisterio, en la Escuela Normal Mixta “Domingo Faustino Sarmiento”, obteniendo su diploma habilitante, en 1927.

Al maestro normal, Don Carlos Armando (1905 – 1987).

Hoy, lo evoco, de un modo silencioso, y resurge, de nuevo, su presencia. Vocación de maestro, fiel conciencia, alma noble y un temple vigoroso. Hoy, lo evoco, tenaz y laborioso, con su escuela del Sur, su gran docencia; su honradez, rectitud y transparencia, su fervor y su lucha, sin reposo… Fibra auténtica y gesto verdadero, hoy, evoco su espíritu sincero, sus valores, su vida y su pujanza… Y pensando en sus obras – larga historia -, llevó así, con orgullo, en la memoria, su lección y su ejemplo de enseñanza. Un hijo agradecido y emocionado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *