Efemérides chivilcoyanas, del mes de agosto.

Un recuerdo fotográfico, de nuestro ayer chivilcoyano…

La vieja y nostálgica fotografía, del pasado lugareño, nos aproxima a la inmortal y luminosa figura, del eterno Zorzal Criollo y el gran Morocho del Abasto, Carlos Gardel, junto a los guitarristas, Julio Domingo Vivas, Guillermo Desiderio Barbieri, Horacio Petorossi y Ángel Domingo Riverol, en su última actuación musical, aquí, en Chivilcoy, registrada los días, sábado 5 y domingo 6 de agosto de 1933, en la sala del cine – teatro “Metropol”. Gardel, recibió, sin dudas, la especial calidez y el mayor afecto, del público de nuestra ciudad, que le brindó un merecido reconocimiento y, el más expresivo aplauso. Han transcurrido ya, ochenta y seis prolongados años, de aquel auténtico y verdadero acontecimiento, y perduran todavía, la magia y el profundo encanto del recuerdo gardeliano; un recuerdo, difícil de borrar…

Al periodista Rodolfo Raúl Gandolfo (1944 – 2010)

Se cumple el noveno aniversario, de la triste y tan lamentada desaparición física, del siempre recordado periodista Rodolfo Raúl “Coco” Gandolfo, quien dejó de existir, a los 65 años de edad, el 3 de agosto de 2010. Había nacido, el 12 de octubre de 1944, y a lo largo de una infatigable y fructífera trayectoria, en el campo de la prensa, oral y escrita, en todo momento y circunstancia, supo distinguirse y caracterizarse, por su auténtica y fiel vocación informativa,  su extraordinaria y admirable capacidad de trabajo, su coherencia y rectitud de conducta y, su clara y manifiesta honradez personal. Jefe de redacción del diario “La Razón”, se desempeñó, asimismo, en las filas del matutino “La Voz de Chivilcoy”, en los ámbitos de L. T. 32 Radio Chivilcoy, y en diferentes revistas y publicaciones, de índole deportiva. Sin dudas, constituyó  un aleccionador e inolvidable modelo de tesón, esfuerzo, perseverancia y honestidad. Expresión familiar del periodismo, con su espíritu firme y laborioso; sus principios, sentido fervoroso, agudeza, criterio y dinamismo. Vocación verdadera – siempre el mismo -, línea fiel, redactor habilidoso; voluntad, sin horarios ni reposo, natural intuición y gran realismo… Hombre auténtico, honesto y responsable, gesto franco y conducta inquebrantable, alma noble, surgida desde abajo… Hoy, lo nombro, y sé bien – ante su ausencia -, que con hondos valores y experiencia, fue un ejemplo de lucha y de trabajo.

En el mes de agosto de 1872, por una iniciativa de la Corporación, de la comuna local, se efectuó la creación, del primer Mercado Municipal, bautizado con el ilustre nombre, del fundador y pionero, de nuestra ciudad; el cual, se encontraba situado, sobre la actual avenida Soarez, en la intersección con la calle Alvear. Don Manuel Villarino. Recordemos que, Villarino, autor de la simétrica y magnífica traza de Chivilcoy, aprobada en julio de 1855, había fallecido, unos pocos años antes, en Buenos Aires, el 25 de enero de 1868, como consecuencia de una grave e implacable epidemia de cólera. De origen  porteño, su natalicio, se registró el 17 de junio de 1815, y llegó a nuestra zona geográfica, del oeste bonaerense, a principios de la década de 1850; estableciéndose en una sólida y segura finca de campo, a orillas del río Salado. Participó, entusiasta y muy activamente, en las arduas y sostenidas gestiones previas, a la fundación de Chivilcoy, y fue el redactor de la histórica Acta, aquel domingo 22 de octubre de 1854, cuando surgió, de un modo auspicioso y promisorio, este nuevo centro de población, en medio de la llanura bonaerense. La Escuela primaria Nro. 4, creada en 1868, cuya plausible reapertura, se llevó a cabo, recientemente, lleva el nombre de Manuel Villarino, y a una de las cuatro principales avenidas, de nuestra ciudad, se le asignó la denominación de Villarino, por ordenanza del Honorable Concejo Deliberante, en el mes de noviembre de 1895.

El 2 de agosto de 1919,  se conmemora el significativo centenario,  del natalicio, aquí, en nuestra ciudad, del eminente y prestigioso catedrático universitario, investigador, ensayista, crítico, escritor, poeta y disertante, profesor Dr. Alfredo Ángel Roggiano, ex director ejecutivo, del Instituto Internacional de Literatura Iberoamericana, de la Universidad estadounidense de Pittsburgh (Pensilvania) y de la “Revista Iberoamericana”; quien desarrolló, una vasta y muy fecunda labor, en los ámbitos académicos de la enseñanza y la promoción y difusión, de las expresiones creativas y la literatura de América, caracterizándose por su amplia erudición, su gran capacidad de trabajo y, su singular aporte, al quehacer cultural de continente. Autor de diferentes libros y publicaciones, textos de estudio y artículos periodísticos, ejerció la docencia, en distintas universidades del mundo; colaboró en numerosos órganos gráficos, de países americanos y europeos; dictó cursos y ofreció charlas y disertaciones; organizó y presidió congresos internacionales, etc. Gracias a su manifiesta y proverbial generosidad, se llevó a cabo, entre los años 1988 y 1996, un certamen literario, de carácter provincial, en los géneros: Poesía, Cuento, Novela y Teatro, que realizó la Municipalidad local, a través de la secretaría de Cultura, de la comuna, y el Archivo Literario Municipal. Falleció en la ciudad de Pittsburgh (Estados Unidos), el 26 de octubre de 1991, a los 72 años de edad, y cremados sus restos, las cenizas descansan en el Cementerio de Chivilcoy, desde el 22 de febrero de 1992.

El 5 de agosto de 1933, falleció en nuestra ciudad, a los 76 años, el polifacético y caracterizado investigador del pasado lugareño, periodista, escritor, poeta, archivista y hombre público, Don Sebastián  Fabián  Barrancos, toda una patriarcal y reconocida figura, de la comunidad chivilcoyana, quien a lo largo de muchas décadas, de una fiel e ininterrumpida trayectoria, supo desarrollar una fecunda e importante labor, en el rescate, la conservación y la divulgación, del ayer y de la historia; la esfera de la prensa y de las letras y, el desempeño, en funciones de gobierno y en el seno de distintas instituciones locales. Fue edil, en el Honorable Concejo Deliberante, e integró diferentes comisiones vecinales que, entre otras, promovieron la fundación del Hospital Municipal, la Biblioteca Popular “Dr. Antonio Novaro” y el Colegio Nacional “José Hernández”. Había nacido, en la vecina ciudad de Mercedes, el 20 de enero de 1857. A la Escuela primaria Nro. 35, se le impuso su ilustre nombre, como asimismo, al Archivo Histórico Municipal, a través de una ceremonia de bautismo, llevada a cabo, el 19 de octubre de 2002.

Los días 5 y 6 de agosto de 1933, se registró la última visita del gran intérprete del Tango, Carlos Gardel, a Chivilcoy, presentándose en la sala del cine – teatro “Metropol”, junto a sus cuatro guitarristas, Julio Domingo Vivas, Ángel Domingo Riverol, Guillermo Desiderio Barbieri y Horacio Petorossi. En esos dos días, de permanencia en nuestro medio, Gardel, hubo de efectuar un recorrido en automóvil, invitado por el vecino Don Fernando Cánepa; concurrió al Club Social, y participó en un almuerzo criollo, servido en una casa de campo, de la familia Marchetto.  El dulce y melodioso Zorzal Criollo y el célebre e inmortal Morocho del Abasto, había actuado aquí, en nuestra ciudad, en otras tres oportunidades anteriores, durante los años 1912, 1921 y 1925.

El 6 de agosto de 1936, en la sala del cine – teatro “Metropol”, de nuestra ciudad, se registró la presentación artística, del notable y destacado intérprete del Tango y compositor, Agustín Magaldi, “La Voz sentimental de Buenos Aires”, quien lo hizo acompañado, por sus respectivos guitarristas. Dicho cantante, con profunda autenticidad y, una apreciable calidad vocal, ofreció al público chivilcoyano, sus distintas expresiones musicales, llenas de nostalgias, emoción y colorido.

El 7 de agosto de 1977, hubieron de establecerse, las firmes y duraderas bases fundacionales, del Centro Parroquial San Cayetano, dependiente de la Parroquia San Pedro Apóstol, de nuestra ciudad; el cual, surgió como una feliz y acertada iniciativa, de un grupo de vecinos, de la zona geográfica, de la avenida Dr. Antonio De Tomaso, y de la Escuela primaria Nro. 23 “Almirante Guillermo Brown”, encabezados por Guillermo O. Muscolino y Simón Yapor, genuinos y verdaderos artífices y propulsores, de dicho centro, de espiritualidad religiosa. Para la celebración navideña, de 1977, se inauguró la Capilla, en honor del venerado Santo del Pan y del Trabajo, oficiándose la primera misa, a cargo del inolvidable sacerdote, presbítero Cayetano Migale (1943 – 2011),  y casi tres décadas más tarde, el 8 de febrero de 2004, el Centro Parroquial, alcanzó el rango de Cuasi Parroquia. Finalmente, el 20 de mayo de 2007, mediante un decreto del Obispo de Mercedes, monseñor Rubén  Di Monte, de un modo oficial, fue declarada Parroquia San Cayetano; designándose como titular de la misma, al dinámico y laborioso sacerdote, presbítero Luis Jáuregui, total y verdaderamente comprometido, con su misión pastoral, evangelizadora y asistencial, siempre junto a la comunidad del barrio y, a las dificultades, económicas y sociales, de los más humildes, desposeídos y necesitados.

El 10 de agosto de 1830, vio la luz, en la Villa de San Carlos, de la hermana República Oriental del Uruguay, el caracterizado y prestigioso escribano, periodista, poeta y hombre público, Don Carlos Augusto Fajardo, quien hubo de residir, en Chivilcoy, durante las décadas de 1860 y 1870. Ocupó distintos cargos, de responsabilidad y jerarquía; ejerció su actividad profesional, de notario; fue miembro de diferentes comisiones vecinales e instituciones y, fundó y dirigió, junto al periodista y escritor, Miguel Calderón, el primer periódico, de la historia de la prensa chivilcoyana, denominado “La Campaña”, cuyo número inicial, data del jueves 18 de marzo de 1875. Radicado en la ciudad de La Plata, donde se desempeñó como primer Juez de Paz y escribano, falleció, a la avanzada edad de noventa años, el 20 de agosto de 1920.

El 10 de agosto de 1930, nació en la vecina ciudad de Mercedes, el talentoso y destacado periodista, escritor y poeta, José María Grange, un hombre de significativa y apreciable trayectoria, en el campo de la prensa y de las letras locales. Fundó y dirigió, distintos órganos gráficos, como el diario “El Tiempo”, la serie de fascículos “Crónicas del ayer chivilcoyano”, el matutino “La Campaña”, la revista “Crónicas de Chivilcoy” y el semanario “Panorama de Chivilcoy”; editó dos volúmenes de versos: “Cofre de tierra” y “El camino y el árbol”; compuso varias piezas escénicas, junto al polifacético y notable actor, director y autor teatral, Horacio A. Cerani (1930 – 1998), etc. Falleció, a los 61 años de edad, el 25 de julio de 1992. La biblioteca del Centro Universitario Chivilcoy (CUCH), lleva su merecido nombre.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director del Archivo Literario  Municipal y del Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Germán Nicolini, Máster en P.C. e Informática, secretario técnico del Archivo Literario Municipal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *