Efemérides chivilcoyanas, del mes de Enero…

La estampa de la Historia

Un recuerdo fotográfico del ayer…

La presente fotografía, nos trae a la memoria, la evocación del pavoroso y significativo incendio, registrado aquí, en nuestra ciudad, el 11 de enero de 1943, que afectó las instalaciones, de la fábrica de fideos y pastas alimenticias, del molino harinero “Cánepa Hnos.”, ubicada en la intersección de las calles Pellegrini y Garibaldi. En aquel momento, no existía en Chivilcoy, el cuerpo de servidores públicos locales, y dicho siniestro, de peligrosa y singular magnitud, fue sofocado por un cuerpo de bomberos voluntarios, de la vecina ciudad de Mercedes, con la solidaria y generosa colaboración, de efectivos policiales, obreros del corralón municipal y, diferentes vecinos, de nuestro medio. La crónica periodística de la época, remarcaba que, un buen número de personas inescrupulosas, valiéndose de esas lamentables circunstancias, substrajeron paquetes de fideos y cubiertas de automóviles. La noticia del incendio, puntualizaba que: “Algunas de esas raterías, cometidas por adolescentes de condición modesta, resultan disculpables; pero no se puede decir lo mismo de otras, que cometieron hombres grandes y no de condición humilde”. Recordemos que, el intrépido y heroico cuerpo de bomberos chivilcoyanos, se creó posteriormente, en el seno del Centro Comercial e Industrial, de nuestra ciudad, hacia comienzos de 1945, y registró su denodado y glorioso bautismo de fuego, el 8 de diciembre, de ese mismo año, al producirse un incendio, en el templo mayor de Nuestra Señora del Rosario.

El inmueble municipal, de Bolívar y Salta

En el mes de enero de 1958, durante la gestión, del entonces comisionado municipal, Dr. Eliel Carlos Ballester, hubo de refaccionarse, acondicionarse y habilitarse, el antiguo y tradicional inmueble, situado en la intersección de las calles Bolívar y Salta, donde con anterioridad, habían funcionado, respectivamente, el viejo Hospital de Cirugía “General José Inocencio Arias”, y la Asistencia Pública “Dr. Santiago R. Gómez”, inaugurada el 15 de febrero de 1934. Allí, se instalaron, el Museo Histórico Municipal, creado  y organizado por Don Francisco Anselmo Castagnino (1884 – 1955),  el 25 de agosto de 1943; el Museo Municipal de Artes Plásticas “Pompeo Boggio”, fundado por el pintor, grabador y ceramista, José Antonio Speranza (1909 – 1987), e inaugurado el 22 de octubre de 1946, y el Archivo Histórico Municipal “Sebastián Fabián Barrancos”, creado el 30 de diciembre de 1957. Asimismo, el 13 de enero de 1958, se le impuso, justa y muy merecidamente, al Museo Histórico Municipal, el distinguido nombre de su ilustre inspirador, artífice y fundador. Una década más tarde, bajo la administración municipal del ingeniero José María Ferro, se efectuó una restauración y ampliación, del citado edificio; reinaugurándose con el nombre de “Casa de la Cultura”, el 20 de abril de 1968. Años después, en 1983, el Museo Histórico Municipal y el Archivo Histórico Municipal, hubieron de trasladarse, al inmueble de la calle 9 de Julio Nro. 177, donde hoy se encuentra, el Complejo Histórico Municipal “Adelina E. Dematti de Alaye”. En la actualidad, funcionan en este pintoresco y emblemático edificio, de la esquina de las calles Bolívar y Salta, el Museo Municipal de Artes Plásticas “Pompeo Boggio”, la Secretaría de Cultura y Educación, de la comuna, la Dirección Municipal de Educación y, el Archivo Literario Municipal “Procurador Carlos Armando Costanzo”.

El Hogar de Ancianos “Juan B. Lauhirat”

Se conmemora el septuagésimo quinto aniversario, del auspicioso y muy promisorio nacimiento institucional, del Hogar de Ancianos “Juan  B. Lauhirat”, de Chivilcoy, el cual, hubo de crearse,  constituirse y organizarse, durante el transcurso  de una reunión vecinal, llevada a cabo en las instalaciones de la compañía Aseguradora del Oeste, el 12 de enero de 1945. En dicha reunión, se procedió además, a la designación de la primera comisión directiva, de la nueva entidad, que estuvo presidida por el caracterizado y prestigioso empresario y hombre público local, Don Juan Benjamín Lauhirat (1889 – 1969). El 22 de octubre de 1947, se colocó la correspondiente “piedra fundamental”, de la futura sede de la institución, en un terreno ubicado sobre la avenida Hijas de San José, de nuestra ciudad. Tiempo después, se inició la respectiva construcción, y al cabo de más de una década, desostenida y significativa labor, se inauguró el edificio del Hogar, el 24 de enero de 1959. El citado inmueble, fue objeto de importantes obras de ampliación, hacia el año 1967, y en 1972, se efectuó la habilitación, de la Capilla de la entidad. En el mes de julio de 1970, durante la estimable gestión del escribano Rubén Darío Cavagna, se le impuso al Hogar de Ancianos, el ilustre nombre de su fundador y primer presidente, Don Juan B. Lauhirat, y el 24 de enero de 1971, se descubrió, en el jardín de acceso, de la institución, un busto de éste, realizado por el notable escultor argentino, Roberto Capurro. En la actualidad – desde hace ya varios años, de una empeñosa y fructífera tarea -, ejerce la presidencia de la institución, Hugo Costanzo. El Hogar de Ancianos “Juan B. Lauhirat”, sin duda alguna, por su largo y rico historial, su magnífica trayectoria y, su clara y apreciable función asistencial, siempre al entero servicio de la tercera edad, conforma y representa, un auténtico baluarte institucional, y todo un motivo, de verdadero y glorioso orgullo, para nuestra comunidad de Chivilcoy.

La inolvidable aventura de Miguel Divo…

El 12 de enero de 1935, un audaz e intrépido chivilcoyano, llamado Miguel Divo, hubo de iniciar, animado por un profundo entusiasmo juvenil, una  admirable voluntad y, un firme y decidido impulso,  una singular y extraordinaria proeza, en un vehículo Ford T, de bigotes, partiendo desde Buenos Aires, con el propósito de llegar a los Estados Unidos, después de atravesar, a través de la vía terrestre, el extenso continente americano. Salió entonces, de la Capital, y comenzó un prolongado y difícil itinerario, a través de la vasta geografía de América, cruzando diferentes países, y viviendo toda una serie de apasionantes anécdotas, múltiples zozobras y numerosas peripecias. Finalmente, arribó a los Estados Unidos, en septiembre de 1938, y su genuina hazaña, alcanzó una amplia resonancia, en medios periodísticos e informativos, de la época. Con posterioridad, en 1939, el propio Miguel Divo, redactó y publicó un interesante e ilustrativo libro, titulado “La fantástica aventura de un criollo”, donde hubo de relatar, de una manera sencilla y amena, las características y los distintos pormenores, de su largo y cautivante viaje y, de un inusitado y  maravilloso raid automovilístico, que supo inscribir, legítima y bien merecidamente,  una página trascendental e inolvidable, en la historia de Argentina y de América.

Recordando a Don Francisco Musitani

El 11 de enero de 1983, falleció en Chivilcoy, ya nonagenario, Don Francisco Musitani, todo un auténtico y muy popularizado personaje callejero, de nuestra ciudad, quien a lo largo de su insólita y peculiar existencia, supo caracterizarse por su llamativa figura, sus distintas actitudes, de notoria extravagancia,  su singular ingenio, ideas y pensamientos y, sus múltiples anécdotas, vivencias y episodios, que tantas veces,  protagonizara. Había nacido en Italia, hacia 1888, y arribó a la Argentina, en 1896. Aquí, en nuestra ciudad, en tiempos de su juventud, solía recorrer la zona geográfica de quintas, animando numerosas  fiestas y reuniones bailables, en el sector rural del distrito, donde propalaba y difundía temas musicales, con un fonógrafo o vitrola, y después, se dedicó a diferentes negocios, de índole inmobiliaria. En Chivilcoy, conformó  asimismo su hogar, contrayendo matrimonio con Lucía Porreca, y fue padre de tres hijos. Vestido, de un modo pulcro e impecable, rigurosamente de blanco, durante varias décadas de incesante actividad, se lo vio a Don Francisco Musitani, atravesar las calles chivilcoyanas, en su clásica e inconfundible  bicicleta, que contaba con una serie de timbres y cornetas, que hacía sonar, espontánea y alegremente, en cada una de las esquinas. Siempre hubo de sentir, una profunda y especial predilección, por el color verde, y a su propia casa, la bautizó la “Verdepura”. El gran escritor Julio Florencio Cortázar (1914 – 1984), el cual, residió en nuestra ciudad, ejerciendo la enseñanza en las aulas de la Escuela Normal “Domingo Faustino Sarmiento”, entre los años 1939 y 1944, conoció personalmente, a Don Francisco Musitani, y con posterioridad, lo evocó, de una manera amable y afectuosa, en  el capítulo “Los piantados y los idos”, de su libro “La vuelta al día en ochenta mundos”, editado en 1967.

Recordando al periodista, Don Carlos Santilli

El 16 de enero de 1977, dejó de existir en nuestra ciudad, el destacado y prestigioso periodista, escritor y dirigente político chivilcoyano, Don Carlos Santilli, un hombre de proba, recta e inquebrantable trayectoria pública, quien militó en las filas del Socialismo Democrático, y hubo de identificase y caracterizarse, por su fidelidad y coherencia ideológicas, sus altos principios y valores morales, su leal entereza ética y, su límpida e insobornable honestidad. Ejerció la dirección, del diario “El Despertar”, órgano gráfico del Centro Socialista “Dr. Juan B. Justo”, y además, en 1966, editó el franco y valeroso libro “Hacia una nueva imagen del Socialismo”. En otro orden, fundó y constituyó, la importante  empresa “San Nicolás Servicios Sociales”, que se creó el 20 de febrero de 1968, con el nombre de “Organización Santilli”. Había nacido, en 1910, y fue un aleccionador y edificante ejemplo, de trabajo, empeño, honradez y,  admirable generosidad personal, frente a toda nuestra comunidad y el vecindario de Chivilcoy.

Sucedió el 11 de Enero…

El 11 de enero de 1943, hubo de registrarse un pavoroso y considerable incendio, en la fábrica de fideos y pastas alimenticias, de la empresa harinera “Cánepa Hnos.”, ubicada en la intersección de las calles Pellegrini y Garibaldi. En aquel momento, se carecía en Chivilcoy, de un cuerpo de bomberos voluntarios, y a raíz de ello, dicho siniestro, fue sofocado por una dotación de servidores públicos, de la vecina ciudad de Mercedes; contándose con la valiosa cooperación, de efectivos policiales y, diferentes vecinos locales. Dos años más tarde, en 1945, se promovió la creación, en el seno del Centro Comercial e Industrial, de nuestra ciudad, del intrépido y heroico  cuerpo de bomberos voluntarios chivilcoyanos, cuyo glorioso bautismo de fuego, se produjo el 8 de diciembre de 1945, al declararse un incendio, durante el transcurso de una misa de primera comunión, en el templo mayor de la Virgen del Rosario.

El 11 de enero de 1972, veintinueve años después,  por extraña y fatal coincidencia, estalló un grave incendio, en un sector del Molino harinero “CánepaHnos”, el cual, luego de una ardua y tesonera labor de los bomberos voluntarios locales, logró controlarse de un modo completo y satisfactorio, merced al valeroso y tan eficiente desempeño, de los servidores públicos de Chivilcoy.

El 11 de enero de 1982, falleció en nuestra ciudad, a los 72 años,  el inspirado y fino poeta local, Raúl Alberto Barca Moreno, quien a lo largo y a través de varias décadas, de una fiel y sostenida labor creativa, colaboró en las páginas de distintos medios gráficos chivilcoyanos; destacándose por su espíritu romántico e idealista, su particular sensibilidad espiritual y, su auténtico y exquisito lirismo. Fue autor de ingeniosas fábulas morales, y asimismo, fundó y ejerció la dirección, de la revista “Vida Social”, aparecida hacia 1932, que tuvo una fugaz existencia, contabilizan do tan sólo, unos pocos números o entregas. Había nacido en 1909, y era el tío paterno, de los reconocidos y prestigiosos  dirigentes deportivos y libreros, Oscar y Alfredo Barca.

Sucedió el 13 de Enero…

El 13 de enero de 1922, nació en Chivilcoy,  el caracterizado y prestigioso médico cirujano y hombre público local, Dr. Juan Carlos Falivene, quien duran te muchas décadas, de una fiel y sostenida labor, hubo de encabezar y presidir, la Comisión Pro Festejos, de la antigua y muy tradicional celebración, religiosa y popular, de la Virgen Nuestra Señora del Carmen. Ejerció la actividad profesional, en su consultorio particular, en los ámbitos del Hospital Municipal y, en distintos centros de salud, de nuestro medio. Falleció, a los 92 años de edad, el 14 de octubre de 2014.

El 13 de enero de 2016, dejó de existir, a los 88 años de edad, el siempre recordado y entrañable sacerdote, presbítero Raúl Camilo Latapié, fundador, gran propulsor y primer titular, de la Parroquia Cristo Obrero, de Chivilcoy, inaugurada el 31 de marzo de 1972. Con auténtico amor hacia el prójimo, un hondo y fervoroso espíritu, de valores humanos y evangélicos y,  un gesto noble y generoso, de entrega  caritativa y solidaria; desarrolló, durante varias décadas, una colosal y formidable tarea, pastoral y de ayuda  fraterna, junto a los más humildes, los marginados sociales, y los desvalidos y necesitados. Había nacido en la ciudad de Diamante (Provincia de Entre Ríos), en 1927. El Jardín de Infantes, de la comuna, ubicado en el sector geográfico del Barrio Obrero, que se inauguró el 25 de abril de 2011, bajo la gestión municipal del profesor Aníbal José Pittelli, lleva su imborrable y querido nombre. Todo un aleccionador y hermoso ejemplo de fe, trabajo, acción y, piadoso y  verdadero cristianismo.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Germán Carlos Nicolini, Máster en P.C e Informática, secretario técnico del Archivo Literario Municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *