Efemérides chivilcoyanas, del mes de Junio.

La estampa de la Historia

Un recuerdo fotográfico, de nuestro ayer chivilcoyano

Fachada de la vieja y muy tradicional “Casa Torroba”, un acreditado y prestigioso almacén  de ramos generales, que se hallaba ubicado,  dentro de nuestro céntrico radio urbano, en la intersección de las calles Bolívar y Pellegrini.  Dicha Casa, que hubo de transitar, un prolongado y fecundo camino, de índole mercantil, enalteciendo y enriqueciendo, de un modo digno y honroso, el historial chivilcoyano, había sido fundada, el 1 de septiembre de 1867, por tres inquietos y laboriosos hermanos, de origen español: Felipe, Silvestre y Liborio Torroba, quienes nacieron, en la localidad de Vinuesa (Soria), y arribaron al país, en plena juventud, con una gran voluntad de trabajo y, un hondo y pujante espíritu de crecimiento y venturoso progreso. En 1863, en la vecina ciudad de Mercedes, abrieron las puertas, de un almacén de ramos generales, y cuatro años más tarde, en 1867, resolvieron instalarse, aquí, en Chivilcoy. Entre 1873 y 1881, los hermanos Torroba, hubieron de asociarse a Don Saturnino Llorente, y con posterioridad, desde 1881 hasta 1885, la firma social, se denominó: “Llorente, Cildoz, García y Cía.”. Entre 1885 y 1888, la firma fue: “García, Nicolás y Cía.”, y en la década comprendida, entre 1888 y 1898, la denominación fue: “Nicolás, Capdevielle y Cía.”. Desde 1898 hasta 1901, se llamó: “Capdevielle, Nicolás y Cía.”; entre 1901 y 1907, “Capdevielle, Azpeitia y Cía.”, y desde 1907 hasta 1911, “Capdevielle, Azpeitia y Villa – Abrille”. Entre 1911 y 1923, la citada firma, se denominó “Villa – Abrille, Moras y Cía”; desde 1923 hasta 1927, “Villa –Abrille y Cía.”, y ya a partir, de 1927, la denominación fue: “Lauhirat, Villa – Abrille y Cía.”. En 1950, didhca Casa, pasó a denominarse “Comercios Lauhirat S. R. L.”, nombre que persistió, hasta la desaparición definitiva de la firma, durante la década de 1990.

El 17 de junio de 1815, nació en Buenos Aires, el polifacético y destacado fundador de nuestra ciudad, Manuel Antonio del Carmen Villarino, toda una auténtica y verdadera personalidad, en los anales de la historia lugareña, quien se caracterizó por su inteligencia, sensibilidad espiritual, talento y conocimientos, múltiples y ponderables iniciativas e inquietudes de progreso, un activo y profundo nervio emprendedor y, una colosal y admirable voluntad realizadora. Redactó el acta fundacional de Chivilcoy, aquel memorable día 22 de octubre de 1854; efectuó la simétrica y armoniosa traza del pueblo, aprobada por el Superior Gobierno de la provincia de Buenos Aires, el 20 de julio de 1855; presidió el primer gobierno de la comuna, denominado Corporación Municipal, que se constituyó e instaló, por vez primera, el 25 e marzo de 1856; formó parte de diferentes comisiones vecinales e instituciones de la época, etc. Falleció en Buenos Aires, joven aún, el 25 de enero de 1868, a los 52 años de edad, víctima de una cruel e implacable epidemia de cólera. Sus restos, infortunadamente, nunca pudieron ser hallados, no obstante, las numerosas investigaciones, llevadas a cabo, para localizarlos. En noviembre de 1895, a una de las cuatro principales avenidas, de nuestra ciudad, se le impuso su ilustre y glorioso nombre.

El 18 de junio de 1933, se establecieron, las firmes y duraderas bases fundacionales, del Club Argentino, de nuestra ciudad, que a través de más de ochenta y cinco años, de una fiel y sostenida trayectoria institucional, ha cumplido y desarrollado, una digna y meritoria labor, especialmente en el campo de la disciplina deportiva del basquetbol, donde supo destacarse, en distintas circunstancias y oportunidades. En un comienzo, su nombre fue el de “Club AllBoys”, pero con posterioridad, al tener que castellanizarse, por una disposición oficial, hubo de adoptar la actual denominación. Su sede, ubicada en la intersección de las calles Lamadrid y Suipacha, se inauguró el 12 de octubre de 1940. Por otra parte, a su estadio de básquet, se le impuso el merecido y honroso nombre de “Carlos Aiello”, destacado y querido dirigente, jugador y director técnico, de la citada entidad.

El 20 de junio de 1916, nació en nuestra ciudad, el notable y popularizado intérprete folklórico, artista plástico y arquitecto, Julio Molina Cabral, quien desarrolló, durante las décadas de 1950 y 1960, una importante trayectoria, dentro de la esfera de la música nativa; alcanzando en distintos escenarios del país, una amplia y significativa trascendencia pública. Llevó a cabo, además, numerosas exposiciones de sus obras pictóricas, como por ejemplo, la realizada en el Museo “Pompeo Boggio”, de Chivilcoy, hacia el mes de noviembre de 1982. Participó, asimismo, en diferentes programas televisivos y, en películas o filmes nacionales. Falleció, a los 76 años de edad, el 8 de noviembre de 1992.

El 20 de junio de 1958, en la sala cinematográfica, que por entonces, contaba la parroquia Nuestra Señora del Carmen, se registró el feliz y promisorio debut, del tan celebrado e inolvidable conjunto folklórico “Las Voces de Chivil- co”, un grupo musical, compuesto por Carlos María Carosella, Héctor Amadeo Bottini, Carlos Sanzone y Roberto Vallone; el cual, a lo largo de una brillante y exitosa trayectoria, supo lograr, por su calidad y jerarquía interpretativa, una vasta repercusión, a nivel nacional e internacional, como un auténtico y singular embajador, del arte y la cultura, de nuestra ciudad.

El 21 de junio de 1854, nació el caracterizado y prestigioso, dirigente político y hombre público lugareño, Don Prudencio Segundo Moras, toda una patriarcal y muy respetada figura, del ámbito social y la vida chivilcoyana. Ex intendente municipal, en varias ocasiones, presidió el Honorable Concejo Deliberante y el Consejo Escolar, del distrito; encabezó la Logia Masónica “Luz del Oeste”; formó parte de distintas instituciones locales y, en todo momento de la existencia, se caracterizó por su claro ascendiente o predicamento moral y, su inquebrantable conducta, de rectitud, transparencia y honradez. Falleció, a los 84 años de edad, el 20 de junio de 1939.

El 21 de junio de 1952, falleció en Buenos Aires, a los 47 años de edad, el auténtico e inspirado poeta gauchesco Boris Elkin, autor de sentidas y vigorosas composiciones, de carácter criollo y temática campera, en las que supo reflejar, de un modo cabal y admirable, el ambiente rural y el espíritu tradicionalista. Residió en Chivilcoy, en la zona geográfica del actual barrio “San Francisco”, durante las décadas de 1910, 1920 y 1930, y aquí, en nuestro medio, hubo de escribir, sus primeros versos juveniles, publicados en periódicos locales. Había nacido, en la ciudad bonaerense de Los Toldos (Partido de General Viamonte), el 2 de junio de 1905.

El 22 de junio de 1985, falleció, a los 63 años de edad, el tenaz y meritorio periodista, escritor y poeta chivilcoyano, Juan Carlos Ayes. Nacido el 8 de septiembre de 1921, fundó en la década de 1970, el periódico “Octubre Justicialista”, y ejerció, asimismo, la dirección de otras publicaciones locales, como la revista “La Ciudad Ediciones”, junto al siempre recordado poeta, escritor y periodista, Alberto LindolfoBoluntieri (1936 – 2009). Además, entregó a la estampa, varios libros, en verso y prosa, titulados “Ofrenda a San Martín”, “Recopilando sueños – La calle del recuerdo” y “Canto a la amistad”.

Carlos Armando Costanzo, fundador y director-organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Germán Carlos Nicolini, Máster en P.C. e Informática, secretario técnico del Archivo Literario Municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *