Efemérides chivilcoyanas del mes de Mayo.

Un recuerdo fotográfico, de nuestro ayer chivilcoyano

Antigua fachada, del Club Social, de nuestra ciudad, que data de 1910, año del memorable y glorioso Centenario de la Patria. Dicha institución, de vieja prosapia y un claro prestigio, a lo largo de una prolongada y muy fecunda trayectoria, de mucho más de un siglo, ha sido el magnífico ámbito y el distinguido escenario, de brillantes veladas y tertulias, espectáculos artísticos y musicales, encuentros, conferencias o disertaciones y, numerosos y calificados actos culturales, que supieron congregar, de un modo cordial y fraterno, al vecindario chivilcoyano. La mencionada entidad, nació el 16 de mayo de 1881, en el marco, de una reunión de camaradería, llevada a cabo, en la confiteríade Don Juan Nasso, basándose esta iniciativa, sus estatutos y sus disposiciones reglamentarias, en un proyecto anterior, del ilustre inmigrante alemán, Don Augusto Krause (1811 – 1881), un hombre de profunda formación intelectual, múltiples y ponderables inquietudes y, una gran capacidad realizadora. El Club Social, inició entonces, una intensa vida institucional, comenzando su funcionamiento, en un inmueble ubicado, sobre la primera cuadra, de la avenida Soarez; luego, se trasladó a los altos, de la Asociación Española, situados en la intersección de la avenida Soarez y la calle General Rodríguez, y finalmente, en 1909, hubo de adquirir el actual edificio, de la calle San Martín, donde con anterioridad, se hallaba instalada la respectiva sede, del Banco de la Nación Argentina. Este edificio, fue posteriormente remodelado, en su totalidad; inaugurándose las obras de restauración, el 10 de julio de 1965.

EL presidente del Club Social, Gustavo Cantone, recibiendo un subsidio de la comuna, por parte del intendente municipal de Chivilcoy, Dr. Guillermo Alejandro Britos, el día 9 de mayo de 2019.

En las instalaciones del Club Social, la aciaga y penosa noche, del 2 de marzo de 1910, resultó gravemente herido, por disparos de armas de fuego, el inspirado y eximio poeta lugareño, Carlos Ortiz, durante el transcurso de un banquete, que se le brindara al director – fundador de la Escuela Normal “Domingo Faustino Sarmiento”, profesor Alejandro Mathus (1870 – 1921), quien fuera trasladado, para desarrollar tareas docentes, a la provincia de Mendoza. Carlos Ortiz, que había visto la luz, el 27 de enero de 1870, falleció, a la mañana del día siguiente, 3 de marzo de 1910, a la prematura edad de 40 años, en la tradicional “Casa de la Lira”, ubicada sobre la calle San Martín Nro. 112. Sus restos, descansan hoy, en una bóveda familiar, en el cementerio porteño de La Recoleta.

Actualmente, preside la comisión directiva del Club Social, el señor Gustavo Cantone.

El 12 de mayo de 1910, mediante un decreto, del entonces presidente de la República, Dr. José Figueroa Alcorta, se efectuó la promisoria y tan significativa creación, de la Escuela de Artes Oficios de la Nación, de nuestra ciudad; transformada, posteriormente, en la Escuela Industrial “Presidente Juan Domingo Perón”, y en la actualidad, en la Escuela de Educación Técnica Nro. 1 “Dr. Mariano Moreno”. Las gestiones para su fundación, las llevó a cabo, el tan eminente y prestigioso catedrático universitario y hombre público chivilcoyano, ingeniero Otto Krause (1856 – 1920), y el primer director del establecimiento, fue el ingeniero Emilio Solari. La muy amplia e imponente sede, de dicha Escuela, se inauguró en 1954.

El 10 de mayo de 2003, hubieron de abandonar nuestra ciudad, los sacerdotes españoles, de la orden de San Agustín, que tenían a su cargo, las funciones y tareas, inherentes al culto religioso, en los ámbitos de la parroquia Nuestra Señora del Carmen. Dicha orden, había arribado a Chivilcoy, hacia principios del siglo XX, y el 10 de septiembre de 1903, comenzó su labor, en la antigua e inolvidable capilla, en honor de la Virgen del Carmelo; desarrollando, desde entonces, en nuestra ciudad, una sostenida y fecunda misión pastoral y docente, de cien años, al servicio de la feligresía lugareña. Bajo su gestión, se levantó el actual templo de la parroquia, inaugurado el 22 de octubre de 1949.

El 12 de mayo de 1993, hubo de registrarse, la auspiciosa fundación, del club “TEAS” (Telefónicos Asociados de Chivilcoy), cuya sede institucional, se estableció sobre la avenida Avellaneda Nro. 1200. Dicho club, ha venido llevando a cabo, diferentes actividades, de carácter social y deportivo.

El 14 de mayo de 1899, por una iniciativa, del presidente del Consejo Escolar de la época, Don Alberto Ortiz, se establecieron, las nobles y firmes bases fundacionales, del Patronato de la Infancia de Chivilcoy, el cual, a lo largo de muchas décadas, de una abnegada e infatigable trayectoria institucional, ha cumplido y desarrollado, con espíritu caritativo y filantrópico y, un profundo y bello altruismo, una valiosa y ponderable labor, en bien de la niñez, humilde y desamparada. La sede de dicha entidad, ubicada en la intersección de las calles Balcarce y General Paz, se inauguró el 22 de diciembre de 1907. La primera presidenta, de la comisión directiva de damas, del Patronato de la Infancia, fue la señora Herminia Gardella de Cores.

El 15 de mayo de 1911, nació el notable y prestigioso poeta, escritor y periodista chivilcoyano, Ernesto Domingo Marrone, alta voz lírica y, eximio y relevante valor intelectual, de las letras lugareñas, con una importante trascendencia, a nivel nacional. Autor de distintos volúmenes de versos, colaboró en las páginas y columnas, de diarios y revistas, de nuestra ciudad, Buenos Aires, el resto del país, y también, del exterior. Ejerció la enseñanza, en las aulas del Colegio “José Hernández”, fue presidente de la Biblioteca Popular “Dr. Antonio Novaro”, y estuvo, interinamente a cargo, del Departamento Ejecutivo, de la comuna local, entre los días, 5 y 10 de febrero de 1945. Falleció, a los 74 años de edad, el 31 de marzo de 1986. La biblioteca del Archivo Literario Municipal, y una calle de Chivilcoy, llevan su ilustre y honroso nombre.

El 15 de mayo de 1919, dejó de existir, en nuestra ciudad, a  los 63 años de edad, el brillante y caracterizado médico cirujano, Dr. Santiago Fornos, primer director del Hospital Municipal de Chivilcoy, inaugurado, oficialmente, el 25 de mayo de 1887. Ejerció dicho cargo, hasta 1897, y asimismo, desarrolló su fiel y tan eficiente labor profesional, junto al Dr. Antonio Novaro, en una clínica ubicada sobre la calle Pellegrini. Fue autor, de la famosa tesis  titulada “Las heridas del corazón no son siempre mortales”, que data de 1886, cuando se graduó de doctor en medicina y cirugía, en los claustros, de la Facultad de Ciencias Médicas, de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Sus restos, descansan en el Cementerio Municipal, en un austero mausoleo, con una magnífica estatua, levantada en su digna memoria.  Eximio y extraordinario maestro del bisturí, una calle de nuestra ciudad, prolonga en el tiempo, el preclaro nombre del Dr. Fornos.

El 15 de mayo de 1982, durante la gestión, del intendente municipal, Don Héctor Vaccari, – en pleno conflicto bélico de Malvinas, entre nuestro país y Gran Bretaña-, se efectuó la inauguración oficial, del edificio de la Terminal de Ómnibus, de Chivilcoy, que se construyó y levantó en el antiguo predio, donde estuvo instalada, desde el 11 de septiembre de 1866, hasta el mes de octubre de 1968, la siempre querida y recordada Estación ferroviaria “Norte”. La anterior Terminal de Ómnibus local, había funcionado, a través de muchos años, en un viejo inmueble, de la primera cuadra, de la calle Necochea.

El 16 de mayo de 1881, un conjunto de caracterizados vecinos, de nuestro medio, establecieron las firmes y duraderas bases fundacionales, del Club Social, de nuestra ciudad, que a través de un largo y fecundo itinerario cronológico, de casi 140 años, ha cumplido y desarrollado, toda una destacada trayectoria, en el plano del quehacer, las actividades y los vínculos afectivos, de la comunidad de Chivilcoy.  La sede de dicha institución, de auténtico y verdadero prestigio, en el seno de nuestra vida ciudadana, se adquirió, hacia 1909, y fue remodelada, en la década de 1960 y, en etapas posteriores.

El 17 de mayo de 1914, en una vetusta casona, situada en la intersección de las calles, San Lorenzo y Garibaldi, de nuestra ciudad, se inició la fiel y prolongada labor educativa, del Colegio Nacional de Chivilcoy, que ha sabido llevar a cabo, durante 105 fructíferos años, una sostenida y muy ponderable tarea docente y pedagógica, al servicio de la instrucción pública, de nuestra ciudad. El primer rector, de dicho establecimiento, fue el Dr. Aurelio S. Acuña. El 10 de noviembre de 1949 – Día de la Tradición -, se le impuso al Colegio, el nombre del gran poeta gauchesco argentino, José Hernández (1834 – 1886). Por otra parte, el 17 de mayo de 1939, al conmemorarse los 25 años – las Bodas de Plata -, de la entidad, se inauguró su sede – pintoresco y bello edificio, de estilo colonial español -, ubicada sobre la avenida Calixto Calderón Nro. 25. Hoy, el Colegio Nacional, se denomina: Escuela de Educación Secundaria Nro. 203.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director del Archivo Literario Municipal.

Germán Nicolini, Máster en P.C. e Informática, secretario técnico del Archivo Literario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *