Efemérides chivilcoyanas, del mes de Noviembre.

El recuerdo de una obra, del arte chivilcoyano

La bella y admirable obra de arte, que ofrecemos ahora, a todos ustedes, constituye un pastel al óleo, y pertenece al talentoso y destacado pintor y docente, Julio César Orihuela, quien a través de una importante y apreciable trayectoria estética, se ha caracterizado y distinguido, por su auténtica vocación creativa, su clara y singular destreza, su manifiesto y excelente dominio y, su inconfundible temática, sobre el caballo y el apasionante mundo hípico y equino. Dicha obra, se titula “Pampita”, y está dedicada a la ilustre y gloriosa figura, de Don Carlos Antonio “Pampa” Cura, toda una gran y honrosa expresión, un genuino y seguro baluarte y, un nítido símbolo o emblema, de la identidad y  los valores gauchescos, la auténtica idiosincrasia campera, el sentir paisano, la vida rural y el noble y más puro criollismo. Nacido en Buenos Aires, en 1958, Julio César Orihuela, hubo de residir, en la ciudad bonaerense de Quilmes, y hacia el año 1981, se estableció en Chivilcoy. Cursó estudios, en las aulas de la Escuela de Artes Visuales, obteniendo allí, los títulos de Maestro en Artes Visuales, Profesor Superior de Pintura y, Profesor Superior de Escultura, respectivamente. Ha participado en numerosas exposiciones colectivas, y llevó a cabo, distintas muestras individuales, de sus trabajos, aquí, en nuestra ciudad, en Buenos Aires, y en diversos puntos geográficos del país. Además, ha intervenido, en diferentes jornadas, de educación  por el arte, y en un significativo número de encuentros y actos culturales. Sus valiosas obras, pueden hallarse en museos, instituciones públicas y repositorios, particulares o privados. Ellas, traducen, reflejan y exteriorizan, la  elocuente y ponderable  maestría, de Julio César Orihuela.

Del 18 de Noviembre…

El 18 de noviembre de 1888, se registró el natalicio, aquí, en nuestra ciudad, del singular y popularizado letrista, poeta popular y sainetero chivilcoyano, Pascual Contursi, quien viera  la luz, en el hogar de los inmigrantes italianos, Don Francisco Contursi y Doña Catalina Maurino, ubicado sobre la avenida Soarez Nro. 183. Establecido en Buenos Aires, dentro del ambiente porteño, hubo de alcanzar, una amplia y apreciable notoriedad, merced a sus celebradas composiciones y, su exitosa trayectoria artística. Fue autor, de la memorable y emblemática pieza “Mi noche triste”, de diferentes tangos, como “Bandoneón arrabalero”, “El motivo”, “Flor de fango” y “Ventanita de arrabal”, y de un buen número de revistas y de sainetes, representados en salas teatrales, de la Capital. Falleció, en plena juventud, a los 43 años de edad, el 29 de mayo de 1932, en el Hospicio de las Mercedes, como consecuencia, de un severo e irreversible cuadro clínico de demencia. En diciembre de 1981, el destacado y prestigioso escritor, periodista e investigador local, Gaspar José Astarita (1928 – 2003), editó una interesante y valiosa semblanza biográfica, de Pascual Contursi, y en noviembre de 1984, se le impuso su nombre, a la calle Nro. 19, de Chivilcoy.

El 18 de noviembre de 1988, falleció en Buenos Aires, el sentido poeta y abogado chivilcoyano, Oscar Jorge D’Atri, colaborador de diarios y revistas locales, durante varios años, de una fiel y entusiasta labor creativa. El Dr. D’Atri, había nacido en nuestra ciudad, hacia 1932.

Del 21 de Noviembre…

El 21 de noviembre de 1970, se llevó a cabo la ceremonia oficial, de imposición del nombre de “Patagonia Argentina”, a la Escuela primaria Nro. 65, de nuestra ciudad, la cual, se había creado, el 25 de agosto de 1919 – en el presente año, se conmemoró su glorioso Centenario -;  surgiendo, en un comienzo, a la vida pedagógica, como Escuela Láinez Nro. 21. En dicha ceremonia, fueron padrinos de ese importante bautismo, la educacionista Aurora RossiScala de Casullo – esposa del siempre recordado docente y artista de las tallas en madera, Tomás Casullo (1914 – 1970) -, el maestro normal Carlos Armando y, el entonces intendente municipal de Chivilcoy, ingeniero José María Ferro. La dirección del citado establecimiento de enseñanza, se hallaba a cargo de la docente, Guillermina Bellini de Postiglione.

El 21 de noviembre de 1971, se realizó el significativo y memorable acto de inauguración, del actual edificio de la Sociedad y del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, de nuestra ciudad, ubicado en la intersección de las calles, Pueyrredón y General Rodríguez; ejerciendo la presidencia de la mencionada institución, el profesor Julio Caggiano. La Sociedad de Bomberos Voluntarios, había nacido en el seno del Centro Comercial e Industrial, de Chivilcoy, el 7 de julio de 1945, y en aquel mismo año, hubo de organizarse, el intrépido y heroico cuerpo de servidores públicos locales, quienes tuvieron su resonante bautismo de fuego, aquel 8 de diciembre de 1945, cuando se registró un siniestro, en el templo mayor del Rosario, al producirse un incendio, durante el transcurso de una misa de primera comunión. El edificio original, se fue ampliando, posteriormente, con nuevas y espaciosas instalaciones; sumándose vehículos y equipos, de avanzada tecnología.

El 20 de noviembre de 1976, se establecieron las firmes bases constitutivas, de la peña tradicionalista “El Cencerro”, fundada por la iniciativa de Don Antonio O. Corsello,  presidente y propulsor, de dicha entidad, a quien acompañaron, la señora Nilda Armagno y los señores, Rubén  Pelli, Jorge Deiure y Julio Cerella. La citada institución, a lo largo de una sostenida trayectoria, de 43 años, ha participado, activamente, en numerosos  desfiles criollos, ceremonias evocativas y, diferentes actos culturales.

El 22 de noviembre de 1915, nació en nuestra ciudad, el caracterizado y prestigioso docente, periodista, historiador e investigador y, hombre público chivilcoyano, profesor Francisco Antonio Menta, quien ejerció y desarrolló,  una prolongada y rica trayectoria, en el campo de la educación y la enseñanza. Ex rector del Colegio Nacional “José Hernández”, fue presidente de la Biblioteca Popular “Dr. Antonio Novaro”, director del Museo Histórico “Francisco Anselmo Castagnino” y del área de Cultura, de la comuna, y asimismo, edil, en el Honorable Concejo Deliberante local. El 22 de octubre de 1996, bajo la gestión del intendente municipal, Dr. Rodolfo Bardengo, se lo declaró “Ciudadano Ilustre”. Autor de numerosos artículos, notas y crónicas evocativas, de nuestro pasado lugareño, falleció el 29 de noviembre de 2002, a los 87 años de edad. Una calle de Chivilcoy, mantiene vivo en el tiempo, el recuerdo de su nombre.

Episodios del mes de Noviembre

A mediados del mes de noviembre de 1992, fue hallado muerto, en su domicilio de Villa Soldati, – víctima de un cruel e incalificable homicidio, nunca  debidamente esclarecido -, el caracterizado y reconocido sacerdote chivilcoyano, presbítero José LindorZaccardi, quien cumplió, a lo largo de varias décadas, una intensa y fecunda trayectoria religiosa, pastoral y evangelizadora; conquistándose, por sus múltiples cualidades, valores humanos y, bellas virtudes personales,  el profundo y sincero cariño, de toda la feligresía, el vecindario y la comunidad. Había nacido en nuestra ciudad, el 8 de diciembre de 1932 –tenía 59 años de edad -, y recibió su correspondiente ordenación sacerdotal, hacia el mes de diciembre de 1960, invocando el expresivo y hermoso lema: “Gracia, Paz y Alegría”. Ejerció su ministerio, en las ciudades de Chacabuco y Luján; se desempeñó en el Obispado de Mercedes, y fue asimismo, docente, en las aulas del seminario de La Plata. Auténtico, valeroso y, siempre comprometido, con honda fe en Dios,  genuino amor fraterno, particular coraje, y una gran voluntad realizadora, luchó por un verdadero cristianismo práctico,  cerca de la gente y los más humildes, marginados y desvalidos; llevando un mensaje bíblico de luz, optimismo y esperanza. Su tan lamentada desaparición física, en extrañas y misteriosas circunstancias, lo presenta hoy, – veintisiete años más tarde, de aquel trágico y luctuoso suceso -, como todo un mártir contemporáneo, que entregó la vida, en nombre de sus firmes e inquebrantables ideales, principios y convicciones.

Los 109 años del matutino La Razón

Se fundó el miércoles 16 de noviembre de 1910

Se cumple el 109 aniversario, del auspicioso y promisorio nacimiento gráfico, del matutino La Razón, fundado el miércoles 16 de noviembre de 1910, por Don Simón Vásquez y Don Eugenio Rochex, el cual, de un modo coherente y fiel, a sus principios iniciales y sus postulados rectores, y a una inquebrantable línea de objetividad e imparcialidad noticiosas, ha venido recorriendo y  transitando, un extenso y fecundo itinerario, de más de diez largas décadas; y hoy, sin dudas constituye,  el órgano periodístico decano y, la voz informativa, de mayor perdurabilidad, en los anales y la historia, de la prensa de Chivilcoy. Don Simón Vásquez (1879 – 1950), ejerció la dirección del diario, desde 1910, hasta su fallecimiento, durante una ininterrumpida etapa, de cuarenta años. Tiempo después, prosiguieron con el matutino, Don Alfredo Pérez Silva, su esposa, María Vásquez – hija de Don Simón Vásquez – y sus hijos, hasta el mes de agosto de 1987, cuando se transfirió la empresa, a los actuales propietarios. En un comienzo, La Razón, funcionó en la antigua y tradicional esquina, de la avenida Ceballos y la calle Suipacha; en el mes de septiembre de 1993, hubo de trasladarse al inmueble de la avenida Sarmiento Nro. 74, y en la actualidad, funciona en un edificio ubicado, sobre la avenida Güemes Nro. 650. El 16 de noviembre de 1980, al conmemorarse el septuagésimo aniversario de la fundación, se impuso su nombre, a la avenida Nro. 85, de nuestra ciudad. El diario La Razón, a través de 109 arduos y pujantes años, de una tenaz  y fructífera labor, ha sabido reflejar, registrar, almacenar y documentar, toda nuestra amplia  realidad; volcando y esparciendo,  jornada tras jornada, en cada una de sus páginas y columnas, cientos de nombres, figuras, acontecimientos, episodios, circunstancias, proyectos, iniciativas e inquietudes, de la gente, el vecindario y, la comunidad de Chivilcoy. Una auténtica y verdadera caja de resonancia, un importante factor social,  de progreso y  desarrollo, y  un vehículo de permanente difusión y promoción, de la vida ciudadana y el quehacer local. Viejo y noble matutino, de fecunda trayectoria, con toda una larga historia, y un luminoso destino. Hoy, recuerdo su camino, de trabajo y firme acción, su gloriosa tradición, e informativo mensaje, brindándole mi homenaje, al gran diario La Razón. Hoy, lo evoco, alborozado, profunda y sinceramente, por su halagüeño presente, y su ayer, nunca olvidado. Pienso en su ilustre pasado, y en su clara actualidad, y sé, con seguridad, que sus páginas, reflejan, van registrando y nos dejan, la vida de la ciudad.

 

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director del Archivo Literario Municipal y del Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Germán Carlos Nicolini, Máster en P.C. e Informática, secretario del Archivo Literario Municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *