El Barrio “San Francisco”, nacido en el mes de enero de 1970.

La destacada y prestigiosa figura, del martillero y hombre público chivilcoyano, Don Francisco José Argnani (1920-2008), un gran visionario y, un tenaz y admirable promotor y propulsor, del desarrollo urbano y edilicio, y del venturoso progreso, de nuestra ciudad.

La relevante figura de su fundador, Don Francisco José Argnani  (1920 – 2008).

La página evocativa de hoy,  la dedicaremos, de un forma cálida y sentida, a la recordación del laborioso y progresista Barrio “San Francisco”, y a la figura, de su notable e ilustre fundador, artífice y propulsor, Don Francisco José Argnani, un hombre que, a lo largo de su extensa y muy exitosa trayectoria, como martillero público, hubo de caracterizarse e identificarse, por su extraordinaria y admirable capacidad realizadora, sus múltiples iniciativas e inquietudes personales, su espíritu tesonero y empeñoso, su clara y soñadora visión, de promisorio y venturoso futuro  y, su acción, tan pujante y positiva, en favor de nuestra comunidad.

Dicho Barrio, de amplias y confortables quintas residenciales, que lucen atrayentes piscinas, amistosos quinchos y frondosas arboledas, surgió a fines, de la década de 1960, cuando Don Francisco José Argnani, con la idea y el brillante proyecto, de crear un nuevo asentamiento de familias, para el porvenir, adquirió unas 181 hectáreas, ubicadas sobre la ruta nacional Nro. 5, kilómetro 159. Breve tiempo después, se efectuó, de una manera ordenada y minuciosa, el correspondiente fraccionamiento o división, de las citadas hectáreas, en diferentes lotes, terrenos o parcelas; plantándose, además, alrededor de 30.000 pequeños ejemplares arbóreos. Las mencionadas parcelas, en atención a sus dimensiones, contaban con una superficie, de 40 por 40 metros, y de 40 por 70 metros, respectivamente.

El primer remate o loteo de terrenos, se llevó a cabo, el 11 de enero de 1970, ante una numerosa y apreciable concurrencia, que hubo de seguir, con sumo interés y honda atención, el desarrollo de la subasta. En esa oportunidad, se realizó la venta, de unas 48 parcelas, mediante un cómodo y ventajoso plan de cuotas fijas, durante unos 150 meses.

La segunda subasta, se efectuó el 17 de enero de 1971, concretándose la venta, de unos 200 terrenos. Ese día, organizado por el Centro Tradicionalista “El Fogón” y el propio Don Francisco José Argnani, hubo de tributársele, un justiciero y bien merecido homenaje, al inspirado y prestigioso poeta gauchesco, Boris Elkin, quien habitó en ese lugar, con su familia – ocupando un humilde y modesto rancho -, en las décadas de 1910, 1920 y 1930. Autor de genuinas y vigorosas composiciones camperas, con sabor a criollismo, sangre paisana y noble argentinidad, Boris Elkin, había nacido en Los Toldos (General Viamonte), el  2 de junio de 1905, y falleció en Buenos Aires, joven aún, a los 47 años de edad, el 21 de junio de 1952. En el transcurso, de aquel emotivo homenaje, donde estuvieron presentes, la esposa del extinto poeta, la señora Rositto de Elkin, y el escritor y recitador argentino, José A. Guillardou, el “Indio Apachaca”, entrañable amigo, de Boris Elkin, se descubrió un monolito evocativo, frente al sitio donde se encontraba ubicada la chacra de sus padres, y asimismo, se impuso el nombre, del celebrado y querido vate gauchesco, a la calle principal del Barrio “San Francisco”.

En el año 2012, se procedió a la habilitación de la plaza del Barrio, a la cual, se bautizó con el ilustre nombre de Don Francisco José Argnani. Dicho paseo público, fue debidamente, restaurado y embellecido, bajo la gestión del intendente municipal, Dr. Guillermo Alejandro Britos; inaugurándose los trabajos, de puesta en valor, el 28 de febrero de 2019.

Don Francisco José Argnani, visionario, fundador y artífice del Barrio “San Francisco”.

Don Francisco José Argnani, había nacido en 1920, y en todo momento y circunstancia, de su larga y fructífera existencia, supo destacarse, por su intenso y profundo afán realizador. De una auténtica y meritoria formación autodidáctica, hubo de cursar estudios, en la tradicional y memorable Academia de Ciencias Comerciales, del gran docente italiano, radicado aquí, en Chivilcoy, Don Pedro Nicolás San Mauro (1875 – 1973), y luego, desde su inquieta y apasionada etapa juvenil, se consagró a su labor de martillero público, y a distintas actividades, de índole inmobiliaria. Con una manifiesta vocación, hacia el periodismo, en 1942, hubo de crear, redactar y dirigir, el “Semanario de Agricultura”, un órgano gráfico, donde presentaba las diferentes problemáticas del agro, analizaba la realidad de la época y, ofrecía propuestas y soluciones. Además, creó y ejerció la dirección, del periódico mensual “La Voz del Martillo”, cuyo número inicial, hubo de salir a la luz pública, a principios del año 1969. A mediados de la década de 1950, llevó a cabo, la novedosa e imponente construcción, del primer edificio de propiedad horizontal, que conoció nuestra ciudad – la Galería Comercial Soarez -, que fuera, por otra parte, el primer inmueble, de esas características arquitectónicas, en esta vasta zona geográfica del oeste bonaerense, desde Moreno, hasta la provincia de La Pampa; promovió una importante red, de Ferias Ganaderas; fundó el Centro de Martilleros Públicos, de Chivilcoy; integró las comisiones directivas, del Colegio de Martilleros Públicos, de Mercedes, y de la Federación de Colegios de Martilleros Públicos, de la República Argentina; participó en congresos internacionales, de la disciplina profesional martillera; perteneció a distintas entidades locales e instituciones, de nuestro medio, etc. Don Francisco José Argnani, falleció en el año 2008, dejándonos, sin dudas, como un aleccionador y hermoso legado, su alto ejemplo de incesante trabajo, luminosa iniciativa, un  espíritu hacedor y ejecutivo y, una sostenida y magnífica acción, siempre al servicio, de nuestra comunidad chivilcoyana, con resultados concretos y valederos; todo un edificante y glorioso ejemplo, digno de la evocación, el aplauso y el homenaje.

Décimas a Don Francisco José Argnani, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Martillero laborioso, y auténtico visionario; intenso trabajo diario, y espíritu vigoroso. Yo lo evoco – nombre honroso -, con la mayor claridad, marcando la voluntad, de su gran iniciativa, y su fuerza constructiva, en favor de la ciudad. Hombre de firme pujanza, y admirable dinamismo; proyectos, fe y optimismo, luchas, sueños y esperanza. Hoy, resalto su enseñanza, de artífice y fundador, y su nervio emprendedor, que bien quedó, en nuestra historia, como un baluarte de gloria, para un Chivilcoy mejor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *