El caracterizado acordeonista, organista y docente, profesor Derlis Herbón

Toda una verdadera gloria de la música popular chivilcoyana

En una de las páginas, de la ilustrativa y ponderable publicación “Misceláneas fotográficas”, editada en el año 2000, por el diestro y reconocido fotógrafo e investigador local Luis Ángel Desía, encontramos una elocuente imagen del caracterizado acordeonista, organista y docente, profesor Derlis Herbón, toda una auténtica y verdadera gloria de nuestra música popular chivilcoyana.

Nacido el 19 de abril de 1939, en la etapa de la infancia, afloró en él una sincera y profunda vocación artística y musical, y de este modo, hubo de iniciar sus primeros estudios, junto a los profesores Gaspar López, Ramón Capobianco, Doelia Dellepiane y Miguel Rizzo. Años más tarde, en 1965, en el Instituto Argentino del Acordeón, obtuvo su correspondiente diploma de profesor de Teoría, Solfeo y Acordeón, y en 1967, se graduó de profesor de órgano electrónico. Tiempo después, hacia 1975, en el Instituto Luchelli Bonadeo, se le otorgó el título de profesor de guitarra, bajo electrónico y percusión; realizando además, cursos de capacitación en materia de armonía, contrapunto y composición.

Inquieto y laborioso, fue el autor de distintos métodos musicales y de un buen número de obras y partituras, como la Marcha del Bombero Voluntario, que hubo de ejecutar – incluyéndola en el repertorio -, la banda del Regimiento militar de la ciudad de Mercedes; formó parte de diversos conjuntos orquestales; desarrolló ciclos y audiciones por la emisora local L. T. 32 Radio Chivilcoy; ejerció la dirección de la filial del Instituto Luchelli Bonadeo y de su propio Instituto, situado en la calle Pringles 181; ocupó el cargo de secretario del Sindicato de Músicos, etc.

El profesor Derlis Herbón, durante muchos años de una siempre fiel y rica trayectoria en el campo de la enseñanza, ha venido desenvolviendo una intensa y fecunda tarea educativa, atravesando por su acreditado Instituto, cientos y cientos de alumnos, quienes con posterioridad, se dedicaron a distintas actividades musicales; conformaron y organizaron bandas y conjuntos; animaron las noches de tantos espectáculos artísticos y reuniones sociales danzantes, etc.

Sin dudas, el profesor Derlis Herbón, merced a su larga y sostenida carrera, de notas, pentagramas, ritmo, acordes, cadencias y melodías, sus claros principios y valores morales, su gran espíritu de lucha, su talento pedagógico y creativo y, su admirable voluntad de trabajo y superación personal, merece y se hace acreedor al reconocimiento y homenaje de nuestra comunidad. Un homenaje, para poder así expresarle, con una voz vibrante y emocionada: ¡Gracias, gracias maestro, por todo su aleccionador y bello ejemplo de vida!

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *