El Día del Bombero Voluntario

Los primeros y gloriosos, Bomberos Voluntarios chivilcoyanos, en 1945, bajo el expresivo y elocuente lema: “Abnegación, Sacrificio, Desinterés”. 

En 1954, por una resolución, del primer Congreso de Bomberos Voluntarios, de nuestro país, hubo de establecerse, el 2 de junio, como “Día del Bombero Voluntario Argentino”, en recordación y homenaje a la creación, del primer cuerpo de bomberos voluntarios, que se llevó a cabo, en el barrio porteño de La Boca, un histórico y memorable, lunes 2 de junio de 1884, merced a la feliz iniciativa, de un grupo de inmigrantes italianos –en su mayor parte, oriundos de Génova -, presidido por Don Tomás Liberti. El incendio inicial, que sofocó, este cuerpo de servidores públicos pionero, se registró en la zona de Barracas, hacia el mes de noviembre de 1885, cuando estalló un pavoroso siniestro, en una fábrica de velas. En Chivilcoy, el cuerpo de bomberos voluntarios locales, se concibió y organizó, en el seno del Centro Comercial e Industrial, de nuestra ciudad, a fines de 1944, y comienzos de 1945. La Sociedad de Bomberos Voluntarios, nació el 7 de julio del 45, y el bautismo de fuego, de los denodados y gloriosos servidores públicos chivilcoyanos, se registró el 8 de diciembre, de ese mismo año, al producirse un incendio, en el templo mayor de Nuestra Señora del Rosario, durante el transcurso de una celebración litúrgica de “primera comunión”. En el mes de junio de 1965, el Honorable Concejo Deliberante, le impuso a la calle Nro. 72, que corre junto a uno de los costados de la plaza Mariano Moreno, el nombre de “Bomberos Voluntarios”, y el 7 de julio de 1966, se inauguró el monolito, en honor a la intrépida figura del Bombero, ubicado en dicha paseo público, frente a la citada arteria. La actual sede, de la Sociedad y del Cuerpo de Bomberos Voluntarios, sita en la intersección de las calles General Rodríguez y Pueyrredón, se inauguró, el domingo 21 de noviembre de 1971.

                          DÉCIMAS AL BOMBERO VOLUNTARIO CHIVILCOYANO

POR su entrega generosa,

su pasión y su heroísmo,

su profundo patriotismo,

y su garra vigorosa.

Por su página gloriosa,

que brilla, de un modo diario;

su espíritu solidario,

su denuedo y su coraje,

hoy, le rindo mi homenaje,

al bombero voluntario.

POR su auténtica nobleza,

su corazón palpitante,

su acción, tan firme y constante,

su intrépida fortaleza…

Por su admirable entereza,

su virtud de honestidad,

su fiel laboriosidad,

su abnegación y valor,

hoy, lo nombro “Servidor

Ilustre”, de esta ciudad.

Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *