El Día del Locutor, y la actividad desarrollada en Chivilcoy, con el recuerdo de algunos exponentes, del micrófono, en la historia local.

A principios de la década de 1940, al conformarse la entidad que agrupó a los distintos locutores, de la radiofonía argentina de la época, nació el “Día del Locutor”, que se conmemora cada 3 de julio. En nuestra ciudad de Chivilcoy, evocando los orígenes de la actividad, debemos mencionar, en primer término, la creación, por el caracterizado e inolvidable comerciante y hombre público local, Don José Tito Ranni, de la denominada Publicidad Oral “Sirena”, cuya red de altavoces o altoparlantes, se encontraba colocada, en torno de la plaza principal Veinticinco de Mayo. Dicha Publicidad Oral, desarrolló una sostenida e intensa tarea cotidiana, a lo largo de muchas décadas, y por sus micrófonos, desfilaron, numerosos conjuntos musicales, e intérpretes, de nuestra ciudad; como asimismo, en calidad de locutores, se desempeñaron, entre otros, Rubén Osvaldo Lago, Héctor Osvaldo Cogo y Norberto Lasala. También, ahora recordaremos, las diferentes Publicidades Orales, que se hallaban ubicadas, en diferentes barrios, y sectores geográficos, de Chivilcoy. Citaremos entonces, las publicidades, de Roberto Carde, Mario Bravo y Alfonso A. Lombardo. En lo que respecta a Roberto Carde (Rafael Cardenutto), puntualicemos que, radicado en Buenos Aires, desarrolló, ante los micrófonos de distintas emisoras capitalinas, exitosas y resonantes audiciones radiales, y fue además, autor de varios y popularizados, temas musicales. Alfonso A. Lombardo, en la década de 1960, llevó a cabo, en radios porteñas, el memorable programa, titulado “Chivilcoy en el Dial”, donde supo difundir, los más diversos aspectos y facetas, de la vida de nuestra ciudad. El 10 de marzo de 1973, hubo de comenzar, sus transmisiones regulares y habituales, la emisora L.T. 32 Radio Chivilcoy, y su primera locutora, fue Graciela Emilia Rampazzo, quien con anterioridad, se había desempeñado, en la “Difusora Familiar”, creada y dirigida, por el señor Obdulio Dambrosio. En los ámbitos del municipio, se desempeñó durante muchos años, como locutor oficial, Luis Domingo Borré, quien obtuvo, en el ISER (Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica), el título de Locutor Nacional, en 1986. Por otra parte, mencionaremos, la presencia de distintos locutores, pertenecientes a orquestas, de nuestro medio, quienes tenían a su cargo, la animación del espectáculo, y el anuncio de los diversos temas, ejecutados e interpretados, por esos conjuntos orquestales. En lo que respecta, a Héctor Osvaldo Cogo, un auténtico y singular caballero, de la locución chivilcoyana, subrayemos que, durante varias décadas, desenvolvió su labor, en el seno de la inolvidable Peña Folklórica y Cultural “El Ceibo”, y fue el gran artífice y promotor, de la “Campaña de las 72 horas”, en favor del Hospital Municipal, de nuestra ciudad; realizada en el mes de marzo de 1974, para recaudar fondos dinerarios, destinados a dicho nosocomio. El sincero y cálido homenaje, pues, del Archivo Literario Municipal, a las voces y la actividad profesional, de nuestros queridos locutores chivilcoyanos.

El locutor, por Carlos Armando Costanzo, fundador y director-organizador, del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Con su voz musical y cadenciosa, de manera cordial, y dulcemente, puebla el aire y las ondas del ambiente, llegando en el hogar, a cada cosa. Micrófono y palabra melodiosa, que en su abierto contacto con la gente, le regala feliz, a todo oyente, su cálida expresión, más afectuosa. Presencia familiar, de un modo diario, se convierte en anuncio, comentario, o en tanda comercial y noticiosa… Labor profesional, fiel compañía, nos entrega la franca simpatía, de su voz musical y cadenciosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *