El Dr. Arturo Jauretche y su paso por Chivilcoy. El conflicto estudiantil, del Colegio Nacional “José Hernández”, en 1919.

El caracterizado e inolvidable, escritor, poeta, ensayista, investigador y abogado, Dr. Arturo, Jauretche, nacido el 13 de noviembre de 1901, y fallecido el 25 de Mayo de 1974. Aquí, en nuestra ciudad de Chivilcoy, llevó a cabo, parte de sus estudios de bachillerato, en las aulas del viejo Colegio Nacional, y fue director, de un Boletín, del Centro de Estudiantes, de dicho establecimiento educativo, cuyo primer número, data del 16 de abril de 1919.

La página evocativa de hoy, la dedicaremos a la recordación, de la destacada e imborrable figura, del caracterizado escritor, poeta, ensayista político y abogado, Dr. Arturo Jauretche, y su breve tránsito, por nuestra ciudad, cuando hubo de cursar, una parte de sus estudios secundarios de bachillerato, en las aulas del viejo Colegio Nacional “José Hernández”, de Chivilcoy. El Dr. Arturo Jauretche, había nacido, en la localidad bonaerense de Lincoln, el 13 de noviembre de 1901; militó en las filas del radicalismo yrigoyenista; integró el grupo fundador de FORJA (Fuerza Orientadora Radical de la Joven Argentina); entre 1946 y 1950, ejerció la presidencia del Banco de la Provincia de Buenos Aires; encabezó el directorio de EUDEBA (Editorial Universitaria de Buenos Aires); compuso la comisión directiva, del Fondo Nacional de las Artes, y falleció en la Capital, el 25 de Mayo de 1974, a los 72 años de edad. Fervoroso y popularizado polemista, de amplia trascendencia pública, de sus obras editadas, mencionaremos los volúmenes: “El Paso de los Libres”, un poema gauchesco, de 1935, “Los profetas del odio y la yapa”, “El medio pelo en la sociedad argentina”, “Manual de zonceras criollas”, “Política nacional y revisionismo histórico”, “De memoria”, “Pantalones cortos”, “Mano a mano entre nosotros”, “Filo, contrafilo y punta”, “Ejército y política”, “El retorno al coloniaje”, “FORJA y la década infame”, etc. El Dr. Arturo Jauretche, como señalábamos, en un comienzo, cursó unos años del bachillerato, en las aulas del antiguo e inolvidable Colegio Nacional, de Chivilcoy, que por entonces funcionaba, en una espaciosa casona, arrendada a la familia Badano, sita en la intersección de las calles San Lorenzo y Garibaldi; y tuvo a su cargo la dirección, de un Boletín del Centro de Estudiantes, del Colegio Nacional, cuyo primer número, data del 16 de abril de 1919. Dicho Boletín, salió a luz, primero, en forma semanal, y luego mensualmente, desde el mes de abril, hasta  noviembre de 1919. La redacción y administración, de la citada publicación, se hallaban ubicadas, en la calle Pellegrini Nro. 51, y con posterioridad, sobre la calle Rivadavia Nro. 108. El Dr. Jauretche, dirigió el mencionado Boletín, hasta el número siete, siendo después, reemplazado, por el alumno Francisco Lamattina. En aquel momento, ejercía el rectorado del Colegio Nacional, el Dr. Aurelio S. Acuña, quien hubo de estar al frente del cargo, desde la inauguración del Colegio, el 17 de mayo de 1914, hasta el 16 de septiembre de 1919, cuando lo substituyó, el profesor Alfredo Villalba. El Boletín del Centro de Estudiantes, del Colegio Nacional, adoptó una actitud combativa y, una posición firme y valerosa, traducida en el texto de la nota, titulada “Nuestros propósitos”: “Hacer obra de estudiantes, para estudiantes. He ahí, los propósitos, de acuerdo con los cuales lucharemos, ante todo en defensa de los bien entendidos intereses estudiantiles. Por esa causa, haremos de esta publicación, un órgano de combate, que poniéndose siempre, de parte de la razón y la justicia, , allí, donde se encuentren, no vacile en acusar a los culpables, por encumbradas que sean las posiciones que ocupen. Nuestras columnas apoyarán, todos los movimientos estudiantiles, que persigan alguna alta finalidad. En cuanto al orden interno del Colegio Nacional, nos haremos eco de las protestas que se eleven, con motivos fundados, contra miembros del cuerpo de profesores; además, nos opondremos  a que las cátedras caigan en manos de personas, que haciendo a un lado, los verdaderos intereses de la enseñanza, se preocupen sólo de la satisfacción de sus mezquinas ambiciones personales”. En aquellos meses, de circulación del Boletín, estalló un grave conflicto, dentro del Colegio Nacional; el que, determinó la renuncia, del rector del establecimiento, Dr. Aurelio S. Acuña, y de varios docentes, de esa casa, de enseñanza secundaria. Los estudiantes, por su parte, declararon una “huelga”, en apoyo al Dr. Acuña; cuestionando, severamente, la designación de algunos profesores, por notoria carencia de idoneidad, para el respectivo ejercicio de sus cátedras. Frente a la agitada situación imperante, hubo de intervenir, el Poder Ejecutivo Nacional, y viajó, expresamente, a Chivilcoy, el ministro de Justicia e Instrucción Pública de la Nación, Dr. José S. Salinas. Los alumnos del Colegio Nacional, recibieron la adhesión, de la Federación Universitaria Argentina y la Confederación de Estudiantes Secundarios, y en el Boletín, del 12 de octubre de 1919, subrayaron: “Federación Universitaria Argentina y Confederación de Estudiantes Secundarios: Habéis salvado la cultura de Chivilcoy, y con ella, la de toda la República; recibid el aplauso y el agradecimiento”. Finalmente, el conflicto logró resolverse, de un modo propicio; pero aún queda y se prolonga, en el lejano y amarillento recuerdo, de nuestra historia lugareña, la nítida memoria, de la lucha, el coraje, el espíritu de reivindicación y, los mejores sueños, de aquellos estudiantes del Colegio Nacional, hacia 1919, y la singular presencia, aquí, en nuestra ciudad, del hoy, casi legendario, Arturo Jauretche.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *