EL LIBERTADOR GENERAL DON JOSÉ DE SAN MARTÍN

Publicación didáctica y educativa, del Archivo Literario Municipal, que en una forma permanente, fomenta, impulsa y promueve, la constante difusión del pasado lugareño, la memoria ciudadana y colectiva y, la historia de Chivilcoy; una historia que, debemos salvar de la muerte, el silencio y el gris olvido.

Se conmemora el 168 aniversario, del tránsito a la inmortalidad, del Padre de la Patria, el Libertador General Don José de San Martín, quien falleció en Boulogne – sur – Mer (Francia), el sábado 17 de agosto de 1850, a los 72 años de edad. Había nacido en Yapeyú (Provincia de Corrientes), el 25 de febrero de 1778, y su heroica y gloriosa figura, de gran Capitán de los Andes, permanece viva, en el alma y el corazón del pueblo argentino, y en las imborrables y mejores páginas, de las luchas y campañas, por la Independencia, y la historia nacional.

En nuestra ciudad de Chivilcoy, a lo largo del tiempo, se tributaron distintos homenajes al General San Martín, para destacar y exaltar, la personalidad y las hazañas del valeroso e insigne militar, cuyo ejemplo de entereza moral, honradez, rectitud y elevada conducta ética, tiene que ser hoy, la auténtica y verdadera guía, la clara bandera y el luminoso y esperanzado camino de nuestra sociedad y de la Patria; la Patria del presente y del futuro.

El 15 de mayo de 1897, el Honorable Concejo Deliberante, bautizó a diferentes calles, asignándoles las denominaciones de “San Martín”, “Yapeyú”, “San Lorenzo”, “Chacabuco” y “Maipú”. El 24 de julio de 1934, se fundó el Tiro Federal Argentino, al cual, se le impuso el nombre del General José de San Martín. El Polígono, de dicha institución, se inauguró el 26 de agosto de 1945. También, en esa fecha, se procedió a bautizar a la Escuela primaria Nro. 5, fundada en 1879, con el nombre de la esposa del Libertador, Remedios Escalada de San Martín. El 17 de agosto de 1948, se le impuso a la Escuela primaria Nro. 49, fundada en el año 1909, el nombre del General José de San Martín. El 17 de agosto de 1979, se inauguró en la plaza principal 25 de Mayo, el monumento al General San Martín, una obra escultórica, del artista plástico y docente argentino, profesor Arturo Gastaldo. “La piedra fundamental”, de la estatua del Padre de la Patria, se había colocado en ese sitio, treinta y seis años antes, el 17 de agosto de 1943. El 30 de agosto de 1980, en la parte posterior del monumento al General San Martín, se plantó un retoño del pino de San Lorenzo; depositándose, además, al pie del monumento, tierra perteneciente a Yapeyú, el campo de San Lorenzo y, Boulogne – sur – Mer. La Escuela primaria Nro. 63, de la localidad de Gorostiaga, fundada en el año 1962, y el Jardín de Infantes Nro. 906, creado en 1972, llevan el nombre de “Granaderos de San Martín”. Por su parte, al Jardín de Infantes Nro. 905, de la población rural de San Sebastián, fundado en 1969, se le otorgó la denominación de “Mercedes Tomasa de San Martín” (Merceditas), la única hija, del heroico Libertador de América. En otro orden, el Club Social y Deportivo, de la localidad de Benítez, que se fundó en el mes de enero de 1945, fue bautizado con el nombre de “San Martín”, en memoria del gran prócer, Padre de la Patria y Libertador de América.

RECUERDO DE SAN MARTÍN

HOY, queremos recordar, con un laurel y un clarín, la tan gloriosa figura, de José de San Martín. El Capitán de los Andes, y el eterno General, que es en toda la Argentina, el gran Padre espiritual. Un auténtico soldado, y heroico Libertador, que demostró, ante la historia, su entereza y su valor. Hombre justo y abnegado, aguerrido miliar; carácter, garra, coraje, y rectitud ejemplar. Emblema de fortaleza, modelo de austeridad; nobles y bellos ideales, conducta y honestidad. De un modo firme y resuelto, los granaderos, formó, y desafiando montañas, la cordillera cruzó… Fue amigo del cielo, el valle, la llanura y el ombú, y vio el triunfo, en San Lorenzo, en Chacabuco y Maipú. Tras sus luchas y victorias, – soñada emancipación -, se alejó de nuestra tierra, con tristeza y emoción. Luego, descanso y nostalgias, cumplido ya, su deber, y finalmente, la muerte, allá, en Boulogne –  sur – Mer. Hoy, queremos recordar, con un laurel y un clarín, la tan gloriosa figura, de José de San Martín. El Capitán de los Andes, y el eterno General, alma y bastión de la Patria, nuestro Padre espiritual.

AL GENERAL SAN MARTÍN

HOY, la historia lo recuerda, con un toque de clarín, y renace la figura, del General San Martín. Su figura victoriosa, de entereza y firme honor; las profundas convicciones, el gran temple y el valor. Su figura de heroísmo, que se levanta, otra vez, con sus principios mejores, su moral y su honradez. Su figura, que es la guía, de la Patria y la Nación, y nos alumbra el futuro, llenándonos de emoción. Su figura, que es ejemplo y camino, por seguir, señalándonos la estrella, de un brillante porvenir. Hoy, la historia lo recuerda, – voz que nunca tiene fin -, y aquí está, vivo y presente, el General San Martín.

VALORES SANMARTINIANOS

VALORES Sanmartinianos, que hoy, alzamos, sin doblez: La bandera del trabajo, la nobleza y la honradez. Los valores del respeto, la firmeza, más cabal; el profundo compromiso, la decencia y la moral. Los valores del coraje, el empeño y el deber, la amistad y el buen camino, que sabremos recorrer… Los valores del criterio, la palabra y la lección, todo el bien de la enseñanza, el aula y la educación. Los valores de la entrega, y la solidaridad; el amor hacia la Patria, la sencillez y humildad. Valores, hondos y puros, para vivir y pensar, y preceptos, que por siempre, tenemos que recordar. Valores, de nuestra historia, sin tiempo, límite o fin…, y ejemplo, vivo y glorioso, del General San Martín.

QUISIERA SER GRANADERO

QUISIERA ser granadero, valiente y muy servicial, luciendo bien mi uniforme, con paso firme y marcial. Quisiera ser granadero, lleno de gran vocación; un hermoso patriotismo, y una auténtica emoción. Quisiera ser granadero, de la cabeza a los pies, con rectitud, disciplina, integridad y honradez. Quisiera ser granadero, de la fuerza y el vigor; el aliento apasionado, y un alma de tierno amor. Quisiera ser granadero, con una dulce ilusión; el orgullo más genuino, y el más puro corazón. Quisiera ser granadero, cumpliendo con mi deber: El que defiende a la Patria, y quien sabe obedecer. Quisiera ser granadero, del fervoroso sentir, que vive nuestro presente, y que sueña el porvenir. Soldado, junto al caballo, el tambor y el fiel clarín. Granadero, para siempre, del General San Martín.

ORACIÓN A SAN MARTÍN

PADRE fiel de la Patria, humildemente, recordando tu vida y tu nobleza, te pedimos, tu ejemplo de entereza, tu moral y tu espíritu valiente. Te pedimos, tu lucha permanente, tus virtudes, tu clara fortaleza; tus principios, tu aliento y tu grandeza, que le dio Libertad al continente… Te pedimos, tu honor y tu idealismo, tu verdad, tu justicia y tu heroísmo, junto al sable, el caballo y el clarín… Oye así, nuestra voz, desde la gloria, Capitán de los Andes y la historia, Padre fiel de la Patria, San Martín.

CORAZÓN DE SAN MARTÍN

INMORTAL corazón sanmartiniano, que palpitas, tu inmenso patriotismo; tu profundo valor y tu heroísmo, tu pasión y tu aliento americano. Corazón, de latido soberano, nervio firme y seguro – siempre el mismo -, tan colmado de sueños e idealismo, garra, impulso y un temple sobrehumano. Yapeyú, fue tu cuna, luego, España; el regreso, los Andes – clara hazaña -, y una gloria, que nunca tendrá fin… Sangre viva, de lucha y fortaleza, fibra eterna, justicia y entereza, inmortal corazón de San Martín.

                                                              CARLOS  ARMANDO  COSTANZO

CHIVILCOY (Provincia de Buenos Aires), Agosto de 2018.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Diseño y diagramación, del folleto y de la página: Germán Nicolini, máster en P. C. e Informática, secretario del Archivo Literario Municipal.

Reivindiquemos y enarbolemos, hoy, más que nunca, los principios éticos y los valores morales, humanos, patrióticos y espirituales, del General José de San Martín, y tengamos bien presente, su aleccionador y bello ejemplo de honradez, rectitud, justicia, verdad e integridad. La República Argentina, hoy, más que nunca, necesita los valores, y el modelo o paradigma de vida, del General San Martín, el gran Libertador y el inmortal Padre de la Patria.

LOS HOMBRES, COMO LOS ÁRBOLES, SE CONOCEN POR SUS PROPIOS FRUTOS.

“SERÁS LO QUE DEBAS SER, O NO SERÁS NADA”

                                   Histórica y memorable máxima, del General San Martín.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *