El recuerdo de Raúl Cestaro, por las calles de Chivilcoy

La memoria callejera de nuestra ciudad, nos aproxima ahora, el imborrable y querido recuerdo de Don Raúl Cestaro, quien a lo largo de muchos años, de una fiel y sostenida labor cotidiana, supo recorrer las diferentes arterias de Chivilcoy, efectuando la distribución domiciliaria de querosene. Caracterizado vecino de la Sección Cuarta, y figura ya tradicional y familiar en el seno y el corazón de la comunidad – donde se conquistó la auténtica popularidad y el sincero afecto de todos -, Don Raúl Cestaro fue cumpliendo, puntual y silenciosamente la ardua y paciente tarea, con su típico carruaje y su manso caballo, compañero de tantas innumerables recorridas y travesías, urbanas y suburbanas. En dicho carruaje, transportaba el tanque con el combustible, muy preciado para las cocinas y estufas, en especial, durante los fríos y desapacibles períodos del inclemente invierno. Aún se conserva una expresiva y simpática estampa de Don Raúl Cestaro, registrada por el polifacético y meritorio fotógrafo e investigador local Luis Ángel Desía, incluida en las páginas del interesante folleto “Misceláneas fotográficas”, que editara hacia el año 2000. Además, el habilidoso y singular artesano chivilcoyano, Antonio Maniscalco, hubo de llevar a cabo una bella maqueta del carruaje de Don Raúl Cestaro, donada posteriormente al Museo Municipal, como un valioso aporte y contribución artística, en favor de la saludable evocación y el mejor conocimiento de la historia de nuestra ciudad.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *