El recuerdo de una insólita noticia: Un ternero, con cara de perro, patas de gallo y alas, nacido en 1974.

El capítulo evocativo de hoy, lo dedicaremos a recordar, una insólita y muy curiosa información, publicada en las columnas, del inolvidable matutino “La Voz de Chivilcoy”, el martes 24 de diciembre de 1974.Dicha noticia, por cierto, inusitada y extraña, indicaba que, en las instalaciones del Matadero local, había visto la luz, un ternero, con una notoria malformación, congénita, presentando, una cara de perro, patas de gallo, y asimismo, alas. La información del citado diario, se hallaba acompañada, por dos fotografías, aparecidas en la primera plana. El comentario, de la mencionada crónica periodística, bajo el título “Extraño espécimen vacuno”, puntualizaba que: “Lógicamente, que ya Chivilcoy, estaba batiendo el récord en muchas cosas… Así, a los distintos acontecimientos lugareños, hoy, debemos sumar el caso, de un animal nacido en el Matadero local, que a pesar de descender de un ejemplar vacuno, nació con cara de perro, patas de gallo y alas. El hecho, muy raro en sí, ha despertado el interés vecinal, que se llevo hasta nuestra redacción, para recabar información sobre el particular. De ahí, el celo de nuestros fotógrafos, en mostrar dos secuencias de ejemplar, que parece dar lo tónica, de lo extraño de una actualidad, muy convulsionada, por cierto”. El ternero, entonces, con la cara de un perro, las patas de un gallo y, un plumaje, supo suscitar, en su momento, la mayor atención, de toda la comunidad chivilcoyana, interesada, por un episodio tan novedoso y particular, en la historia de los nacimientos bovinos chivilcoyanos.

Reflexión lunfarda, por el Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director-organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y de la Academia Porteña del Lunfardo.

Yo pregunto, che, Dios, bueno y sapiente, mientras juno las páginas del diario, ¿Por qué triunfa en la davi, el delincuente, y el chabón que labura, va de otario? ¿Por qué el tipo que yuga, honestamente, morfa penas, y rasca un mal salario, y es bacán ganador, ante la gente, el peor de los chorros, con prontuario?  ¿Por qué el Hombre, se vuelve un atorrante, si lo tienta algún toco fascinante, que lo manda de jeta, hacia el afano? Dios, oí, lo que mi alma parla y grita, y después, sin afán ni sed de guita, soñá un mundo, más justo y más humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *