El Sesquicentenario, del célebre discurso de Domingo Faustino Sarmiento, en Chivilcoy, el sábado 3 de octubre de 1868.

Domingo Faustino Sarmiento (1811-1888), quien pronunció, desde nuestra ciudad, aquel histórico sábado 3 de octubre de 1868, su famoso y memorable discurso, programa de gobierno: “LES PROMETO HACER CIEN CHIVILCOY, CON TIERRA PARA CADA PADRE DE FAMILIA, CON ESCUELAS PARA SUS HIJOS”.

Se conmemoran los ciento cincuenta años – el relevante Sesquicentenario -, del célebre y recordado discurso, programa de gobierno, que hubo de pronunciar, aquí, en nuestra ciudad, Domingo Faustino Sarmiento, aquel sábado 3 de octubre de 1868. Arribó a esta comarca, fértil y progresista, del Oeste de la provincia de Buenos Aires, en calidad de presidente electo de la Nación, nueve días, de asumir la primera magistratura del país – de acuerdo con la tradición constitucional -, el 12 de octubre de 1868; rigiendo los destinos institucionales de la República, hasta el 12 de octubre de 1874, cuando le entregó el mando presidencial, al Dr. Nicolás Avellaneda. Domingo Faustino Sarmiento, usó de la palabra, en la plaza del pueblo, dirigiéndose a una significativa cantidad de público, que hubo de escucharlo, con profunda atención y emocionado respeto. Allí, en ese famoso discurso, proclamó su “programa de gobierno”, presentando a Chivilcoy, como un auténtico y verdadero modelo, ejemplo o paradigma: “Estoy en medio de vosotros, recibiendo la bienvenida de millones de amigos, gozando antes de sentarme en la dura silla donde tantos dolores aguardan a los que gobiernan, de la única recompensa de la vida pública, la estimación de los amigos, con la esperanza que un día alcance la opinión de los pueblos. ¡Feliz aquel, cuyo nombre sobrevive a la tumba con la aureola de los servicios prestados al pueblo! Sí señores, soy feliz en este instante – Las felicitaciones de Chivilcoy, que ustedes creerán humildes, son para mí, un alto timbre de gloria -. Yo haré uso de esta fiesta, publicando desde aquí mi programa de gobierno, y les digo pues a todos los pueblos de la República, que Chivilcoy es el programa de gobierno del presidente Domingo Faustino Sarmiento. Decidles a mis amigos, que no se han engañado al elegirme presidente de la República, porque les prometo HACER CIEN CHIVILCOY EN LOS SEIS AÑOS DE MI GOBIERNO, con tierra para cada padre de familia, con escuelas para sus hijos. He aquí mi programa, y si el éxito corona mis esfuerzos, Chivilcoy tendrá su parte en ello, por haber sido el pionero, que ensayó con mejor espíritu la nueva Ley de Tierras, y ha estado demostrando que la pampa, no está condenada, como se pretende, a dar exclusivamente pasto a los animales, sino que en pocos años, aquí como en todo el territorio, ha de ser luego asiento de pueblos libres, trabajadores y felices”. En horas de la noche, para agasajar a la ilustre figura de Domingo Faustino Sarmiento, se ofreció un amplio banquete popular, en las instalaciones de un local, que se hallaba ubicado, en la intersección de las actuales calles, San Martín y 25 de Mayo, en cercanías del Palacio Municipal. En el transcurso, del citado banquete, como bien lo señala, el ingeniero Mauricio Birabent, en el Capítulo IX, de su libro “El Pueblo de Sarmiento”, “mal intencionados, arrojaron cascotes sobre el sonoro techo de zinc, lo que motivó el justificado enojo del visitante”. El 22 de octubre de 2007, durante los actos de celebración, del 153 aniversario, de la fundación de nuestra ciudad, bajo la gestión comunal, del Dr. Ariel Fabián Franetovich, se inauguró, en la plaza principal 25 de Mayo, un monumento sarmientino, en forma libro, donde se reproducen, algunos fragmentos substanciales, del gran discurso, programa de gobierno, de Domingo Faustino Sarmiento: “LES PROMETO HACER CIEN CHIVILCOY”. El diseño, de dicho monumento, correspondió a la destacada e inolvidable, artista plástica y docente, profesora María Esther Marangoni de Posik, ex presidenta y singular propulsora, del Centro Cultural “Encuentro por las Artes”. En tanto la dirección de los trabajos, para la realización de la mencionada obra, estuvo a cargo del arquitecto Esteban Buttafuoco. Señalemos finalmente que, la iniciativa, de este monumento sarmientino, perteneció al prestigioso y siempre recordado, médico cirujano y artista plástico, Dr. Daniel Emilio Pastorino (1926-2005), y al maestro normal y ex inspector de escuelas, profesor Felipe Bustamente.

Soneto de Sarmiento y Chivilcoy, por el procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

HOY, lo busco y lo nombro, buen Sarmiento, recordando su larga trayectoria; su labor colosal, su eterna gloria, su fervor, su coraje y su talento. Hoy evoco, su claro pensamiento, su presencia y su acción, en nuestra historia, y al surgir desde el tiempo, su memoria, a mi lado, de pronto, yo lo siento… Y aquí está como ayer, vivo y cercano, en mi propia ciudad – trigal y llano -, que amó usted, con espíritu profundo… Chivilcoy no lo olvida, buen Sarmiento, fibra, llama, bastión y monumento, gran Maestro de América y del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *