EL VERSO LUNFARDO

 

REFLEXIONES LUNFAS DEL PAJARITO REO

LA ARGENTINA DE LAS MUCHAS PAROLAS Y EL MÁS DE LO MISMO

DONDE SE ENGRUPE A LOS GILES, JAMÁS CAMBIA NADA Y SIEMPRE PIERDE QUIEN LABURA

¿QUÉ ES EL LUNFARDO?

El Lunfardo constituye una jerga de índole popular, que conforma un vocabulario o un repertorio léxico, integrado por términos o palabras, los cuales, ingresaron a nuestro país, mediante las distintas corrientes inmigratorias: italiana, francesa, española y portuguesa, y se incorporaron después, al habla coloquial o el lenguaje de los argentinos. El 21 de diciembre de 1962, se fundó la Academia Porteña del Lunfardo, cuyo lema expresa: “El pueblo agranda el idioma”. Cada 5 de septiembre, se celebra “El Día del Lunfardo”, en recordación y homenaje, a la aparición gráfica del libro “Lunfardía”, de José Gobello (1919 – 2013), el 5 de septiembre de 1953. Erudito y muy prestigioso investigador, crítico, escritor, poeta y periodista, Don José Gobello, fue uno de los principales fundadores, y ex secretario y presidente de la Academia Porteña del Lunfardo.

QUIERA Dios, que en un futuro, no muy lejano, dejemos de ser la Argentina del más de lo mismo, donde no cambia nada, nunca pasa nada, todo queda en la nada – total y absoluta impunidad -, siempre se habla mucho de lo mismo, todos son iguales, todo da lo mismo y, todo termina, inexorablemente siendo, más de lo mismo… La Argentina, trucha y berreta, atada con alambre, en la que hay gente que, se ha hecho y se hace rica, de un modo ilícito, viviendo de arriba, sin trabajar, y contrariamente, siempre pierde, se perjudica, se empobrece y se funde, la persona buena, honrada y laboriosa, que trabaja… No podemos aguardar resultados distintos, haciendo siempre lo mismo… Debemos predicar con el testimonio de nuestra conducta y el buen ejemplo de Vida, recuperando los principios éticos y los valores morales, humanos, patrióticos y espirituales; como asimismo, la mentalidad, la conciencia y, la sagrada cultura del trabajo. Sólo existe, un único rumbo posible: Volver al luminoso y esperanzado camino de la Educación, la Honestidad y el Trabajo. Los pueblos que olvidan su pasado, están condenados a repetirlo, y los Hombres, al igual que los árboles, se conocen y aprecian por sus propios frutos.

PATRIA PULENTA

CON un posta fervor y un forte anhelo, una Patria pulenta, yo quisiera; Patria noble y debute, de primera, dulce cacho de amor y limpio cielo. Una Patria, sin chantas ni camelo, chorros, garcas, malaria y bronca fiera; una Patria chipola y verdadera, que no engrupa al melón ni al pipistrelo… Una Patria de lucha y de laburo, morfi, sueños, embale y gran futuro, la esperanza y el sol de la matina… Para luego batir, che, fiel hermano: Esta Patria, sin grupo y sin afano, es mi hermosa República Argentina.

 SIEMPRE PIERDE EL QUE LABURA…

ESCUCHAME, che, Dios, de posta gloria, lo que dentro del coco, me carbura: Siempre pierde el salame que labura, como un triste y mistongo zanagoria. El que yuga – lo bate, la memoria -, sufre al mango, la yeca lunga y dura, con la cruz, de la fiera mishiadura, que resulta al final, la misma historia… Siempre pierde, el chorlito fiel y honrado, que la cincha, forfai y amasijado, por un morfi escasani, diariamente… Yo te pido, che, Dios, muy suplicante, que algún yorno, la gane el laburante, y lo manden en cana, al delincuente. Te lo pido, sin grupo ni rencores, en mi simple oración, de humilde otario, mientras sueño un futuro, con valores, más fratelo, más justo y solidario.

    OTRA VEZ, SOPA…

OTRA vez, che, gilún, otra vez, sopa, es de nuevo, la historia ya junada; en el ispa, sabés, no cambia nada, y te agarran y engrupen, como a un opa. Otra vez, la malaria que te copa, los despioles, las broncas, la pavada, y entre tanta podrida remanyada, no salvás los tamangos ni la ropa… Otra vez, el mortal “más de lo mismo”, la fulera injusticia, el egoísmo, la ambición y la guita, del que afana… Siempre pierde, el honrado laburante, pero el chorro canchero y el maleante, están piolas y nunca van en cana. Y hoy, entonces, delante de la tropa, con un kilo de embale y emoción, yo quisiera batir: ¡Basta de sopa, porque tengo una enorme indigestión!

PREDICAR CON EL EJEMPLO

PREDICÁ con el ejemplo, desde el mate hasta los pies; un ejemplo macanudo, de laburo y honradez. Predicá con el ejemplo, – hoy, te lo quiero batir -, y grabate en la piojera, el buen camino, a seguir. Predicá con la parola, siempre debute y cordial, el chamuyo de consuelo, y tu gesto fraternal. Predicá con tu hondo embale, y tu entusiasmo mejor; una sonrisa chipola, y un cacho posta de amor. Predicá con todo un cuore, de cariño y de bondad; la entrega, lunga y sincera, la más mistonga humildad… Predicá con la alegría, – sin bajonearte, chabón -, y bociná el optimismo, junto a un kilo de ilusión. Predicá con el trabajo, – cinchando, sin arrugar -, lejos de tantas matufias, y las ganas de afanar… Predicá, sin agachadas, tramoyas, grupo y maldad; para que triunfen, che, ñato, la justicia y la verdad. Predicá, yorno tras yorno, en la yeca y el bulín, con una voz guapa y piola, que no tenga nunca fin… Y predicá con tu vida, – flor de lucha y sencillez -, un ejemplo bien polenta, de laburo y honradez.

    NO TE DEJÉS ENGRUPIR…

NO te dejés engrupir, – te la bato, con realismo -: Mucha parola y chamuyo, y siempre, es más de lo mismo… Qué no te engrupan, la tele, el bochinche y la pavada: Mucho despiole y baruyo, y al final, no pasa nada… Qué no te engrupan, la pinta, de la fayuta percanta, o los eternos bolazos, del tipo buscón y chanta. Qué no te engrupa, la imagen, tan fachera y deslumbrante, que de una forma berreta, te vende, un flor de atorrante. Qué no te engrupa, el malandra, – vida pituca y bacana -, que se ha afanado un vagón, pero jamás, está en cana… Qué no te engrupa, este tiempo, con dura jeta de rope: Los chorros, llenos de guita, y vos, sin un triste sope… Qué no te engrupan – lo digo -, pojo al piojo, che, salute, las sanatas del globero, y el verso del farabute. Qué no te engrupan, chitrulo, cartón pintado y camelo, engatusándote, al toque, como otario y pipistrelo. Qué no te engrupan, los piolas, ¡Guarda! ¡araca! ¡dequerusa!, tomándote de salame, de mamerto y de merluza. Qué no engrupan, los garcas, de la mula y la avivada, quienes, con tongos y curros, engañan a la gilada. Qué no te engrupan, los truchos, ni te chapen, la cabeza, las repetidas macanas, el espiche y la promesa. Qué no te engrupa, el país, – injusticia y mishiadura -, donde gana el delincuente, pero pierde el que labura… Cazá la posta verdad, que te tiran  los mayores: El trabajo  más pulenta, la conducta y los valores. Mi consejo macanudo, cazá del mate a los pies, y seguí por el camino, del laburo y la honradez. Abrí el coco y escuchá, esta debute enseñanza, y carburá bien, chabón, un futuro de esperanza. Te lo bate, un zorro viejo, que te quiere prevenir: ¡Guarda, pibe, y muy atenti, no te dejés engrupir!

 EL PAÍS, ATADO CON ALAMBRE…

SI tenemos un balurdo, que asusta y que da calambre, lo arreglamos, enseguida, atándolo con alambre. Si se estrola, alguna puerta, o hay que coser un matambre, solucionamos la cosa, atándola con alambre… Si hubo un fulero accidente, – varios heridos y un fiambre -, nos bancamos la emergencia,  atándola con alambre… Si no aguanta un edificio, donde la gente, es enjambre, chapamos a las paredes, atándolas con alambre… Remedio muy facilongo, que nos causa escalofrío, pero bate el triste fato, del eterno chanterío… Modalidad tan canchera, que de una forma genuina, ante los capos del mundo, es propia de la Argentina. Pues, aunque parezca grupo, – tema de lunga raigambre -, hasta el país, que vivimos, está atado con alambre.

    LA LUZ DE LA MEMORIA

CHE, melón, no te hagás el zanagoria, y frenando un momento, dame bola: Escuchá, atentamente, mi parola, con chamuyos de ayer y eterna gloria… Recordá, pipistrelo, nuestra historia, de una forma pulenta y segurola, y  encendé, en un rincón de tu sabiola, la luz posta y fetén, de la memoria… Recordá, che, merluza, lo vivido, esas cosas debutes, que has perdido, tanto lungo camino transitado… Y al final remanyá, que a quien olvida, el tiempo lo condena – flor de herida -, a seguir repitiendo su pasado.

     EL BUEN EJEMPLO

PARA el fiero presente y el futuro, y poderla cinchar, hacia delante, se precisa un ejemplo edificante, de honradez bien debute y de laburo. Un ejemplo, chipola y muy seguro, de profunda polenta y firme aguante, frente al chorro, el chantún y el atorrante, y este tiempo, mistongo y tan obscuro. Un ejemplo cabal – minga de otario -, con un cuore fratelo y solidario, y chamuyos sinceros y genuinos… Un ejemplo fetén – lección canchera -, que nos dé, una esperanza verdadera, y nos haga mejores argentinos.

LA QUIEBRA MORAL…

CHE, gilún, nos quedamos en la vía, se nos fueron al bombo, los valores; se piantó la honradez – minga de flores -, nos chapó, la maldita fulería. Che, gilún, nos copó la porquería, y debemos bancarnos, los dolores, la malaria, los tristes sinsabores, y el mistongo bajón, de cada día… Sólo importan, el tongo y la cometa, la ambición de la guita, en la croqueta, mucha bronca, y el grupo, liso y llano… Y aquí estamos, chitrulo, siempre en yanta, junto al chorro bacán, el tipo chanta, la injusticia, los curros y el afano. Es la quiebra moral, de un tiempo obscuro, en la lona, forfai y sin confianza… Quiera Dios, que volvamos al laburo, la decencia, el amor y la esperanza.

     YO QUISIERA UN PAÍS…

YA no quiero, chabón, siempre la historia, esta historia del más…, más de lo mismo, con el triste bajón, el pesimismo, y la bronca total – minga de gloria -. Chapá toda verdad, tené memoria, frente a tanto camelo y egoísmo, y zafando del pozo y el abismo, no caigás en el fondo, zanagoria… Ya no quiero, los curros y el afano, el ajuste feroz, de cayetano, y ese morfi, tan lejos de la panza… Ojalá, que bancando la rutina, campaniemos, al fin, una matina, de sol posta, ilusiones y esperanza. Yo quisiera, un gran ispa de laburo, con un cuore pulenta y palpitante, que no arrugue, y le meta hacia delante, por un lungo camino, más seguro. A pesar del tortazo, fiero y duro, de los chorros, el chanta y atorrante, quiero un ispa, de pinta y forte aguante, que carbure los sueños del futuro… Quiero un ispa, sin tiempo de malaria, remanyando una Patria solidaria, de justicia y valores muy genuinos… Y que brille una luz, bien fachendosa, en la noche mistonga y tenebrosa, de millones de hogares argentinos.

PAJARITO REO

YO soy un pajarito, alegre y piola, que la voy de gomía muy fratelo, y chamuyo, sin bronca ni camelo, la verdad, siempre posta y bien chipola. Yo bato, a todo trapo, mi parola, de esperanza debute y de consuelo, y bocino mis sueños, hasta el cielo, aunque nadie, me banque y me dé bola… Yo bato así, mi espiche cotidiano, frente al chanta, los chorros y el afano, la ambición, la injusticia, la pavada… Y aquí, la voy yugando, muy campante, mientras mucho malandra y atorrante, con su verso, te engrupe a la gilada. Por eso, che, salame, despertate, y de una vez por todas ¡Avivate!

CARLOS   ARMANDO   COSTANZO

          CHIVILCOY (Provincia de Buenos Aires), 2019.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Diseño y diagramación: Germán Carlos Nicolini, máster en P. C. e Informática, secretario del Archivo Literario Municipal.

                        DEBEMOS PREDICAR Y SEMBRAR, CON EL BUEN  EJEMPLO DE VIDA

PARA QUE TRIUNFE EL MAL, SÓLO SE NECESITA QUE LOS BUENOS NO HAGAN NADA, A FIN DE IMPEDIRLO

LOS HOMBRES COMO LOS ÁRBOLES, SE CONOCEN  Y APRECIAN  POR SUS PROPIOS FRUTOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *