EL VERSO LUNFARDO: El país donde pierde el que labura.

Por CARLOS ARMANDO COSTANZO, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

El Lunfardo, constituye una jerga, de índole popular, que conforma un repertorio léxico o un vocabulario, integrado por términos o vocablos, los cuales, ingresaron a nuestro país, a través de las distintas corrientes inmigratorias; en especial, italiana, francesa, española y portuguesa, y se incorporaron después, al habla o el lenguaje coloquial de los argentinos. El 21 de diciembre de 1962, se fundó la Academia Porteña del Lunfardo, cuyo lema expresa: “El pueblo agranda el idioma”. Cada 5 de septiembre, se celebra el “Día del Lunfardo”, recordando la aparición gráfica, del libro “Lunfardía”, del gran investigador, estudioso, crítico, periodista y poeta, Don José Gobello (1919 – 2013), fundador y ex secretario y presidente, de la Academia Porteña del Lunfardo y, todo un brillante y verdadero erudito, en dicha materia.

                                 EL PAÍS DONDE PIERDE EL QUE LABURA

                             Y hay gente que se hace rica, sin trabajar…

Quiera Dios, que en un porvenir, no muy lejano, dejemos de ser el país, del más de lo mismo, donde no cambia nada, nunca pasa nada, todo queda en la nada, siempre se habla mucho de lo mismo, todos son iguales, todo da lo mismo y, todo termina, inevitablemente siendo, más de lo mismo… El país, trucho y berreta, atado con alambre, del chanterío, la improvisación, la injusticia, la corrupción, la impunidad, la coima, el curro y el afano, en el que hay gente que, se ha hecho y se hace rica, en forma ilícita, sin trabajar, y contrariamente, siempre pierde, se perjudica y hasta se funde, en el plano económico, la PERSONA BUENA, HONRADA Y LABORIOSA QUE TRABAJA… No podemos aguardar, resultados distintos, haciendo siempre lo mismo… Sólo existe una senda posible: VOLVER AL CAMINO DE LA EDUCACIÓN, LA HONESTIDAD Y EL TRABAJO.

QUIERA Dios, che, gomía y buen fratelo, que dejemos de ser – jeta futura -, el país, donde pierde el que labura, como un triste salame y pipistrelo. Quiera Dios, que sin chantas ni camelo, viejos chorros y lunga mishiadura, venga un tiempo de amor – parola pura -, sol pulenta, justicia y nuevo cielo… Qué dejemos de ser – lindo optimismo -, el país, donde todo da lo mismo, con afano, matufia y desconfianza… Y que un día – te bato, la primicia -, encontremos por fin – posta noticia -, un camino debute de esperanza.

                                       SIEMPRE PIERDE EL LABURANTE

SIEMPRE pierde, che, flaco, el que labura, – por desgracia, melón, ese es la historia -; mi chamuyo manyá, tené memoria, yo te bato la justa, bien segura. El eterno yugar, la yeca dura, el mistongo vivir – minga de gloria -, y aunque mucho cinchés – triste victoria -, no zafás de la lunga mishiadura… Siempre pierde el chabón, pobre y honrado, pero el chorro, el chantún y el atorrante, están piolas y nunca van en cana… Quiera Dios, que en un tiempo más copado, haga roncha – triunfando el laburante -, la debute esperanza del mañana.

                                       ORACIÓN POR QUIEN LABURA

YO te bato, che, Dios, esta plegaria, y te pido – parola posta y pura -, por el tipo mistongo que labura, y la yuga, forfai, en forma diaria. Yo te pido, con onda solidaria, por quien sabe enfrentar la yeca dura, y se banca la fiera mishiadura, la pobreza cachuza y la malaria… Yo te pido, che, Dios, como un gomía, por aquel que no arruga, y en la vía, siempre cincha, de un modo persistente… Y que lejos, del chanta y atorrante, triunfe al fin, el glorioso laburante, y esté en cana, el eterno delincuente.

                                                BANCARSE EL PAÍS

YO me banco el país, todos los días, y lo bato, con fuerza, en mi garganta, a pesar del cabrón, el chorro, el chanta, los bolazos, las peores fulerías… Yo me banco – pulentas energías -, los balurdos, el rope y la percanta; el bajón, de la guita que se pianta, y las deudas de todos mis gomías… Con un cuore bien guapo y palpitante, yo me banco el país, miro adelante, nunca arrugo, sabés, y voy galgueando… Y a pesar del afano y mishiadura, con un kilo de embale y lucha dura, hoy, la sigo, de prepo, laburando.

                                          LA PATRIA FINANCIERA

YO no quiero, che, loco, y buen hermano, una Patria berreta y financiera, donde triunfen, la vida canfinflera, las matufias, los curros y el afano. Una Patria – balurdo cotidiano -, de la negra maniobra, tan fulera, y la gente, en la lona y la palmera, porque así, pajarón, viene la mano… Unos pocos bacanes – nada importa -, que se manyan, sabés, toda la torta, mientras muchos, padecen la malaria… Ojalá, que nos venga en el futuro, una auténtica Patria, de laburo, con el alma pulenta y solidaria. Una Patria, sin mufa ni egoísmo, chantas, chorros y triste adversidad, en que al fin hagan roncha, el optimismo, la honradez, la justicia y la igualdad.

                                         YO QUISIERA UNA PATRIA

YO quisiera –lo manyo, en forma pura -, che, mi Dios – te la bato, humildemente -, una Patria debute y diferente, donde no pierda más, el que labura… Una Patria, sin triste mishiadura, de hondo aguante y embale permanente, en que al fin, vaya en cana el delincuente, y haya un poco de amor y de ternura… Una Patria, sin tongos ni camelo, de la lucha, el espíritu fratelo, el aliento polenta y la pujanza…, donde lejos, de chorros y atorrantes, siempre tengan, los nobles laburantes, un cachito de luz y de esperanza.

                                ORACIÓN DE LA PATRIA LABURANTE

CHE, Señor, con fe posta y gran confianza, yo te pido – chamuyo suplicante -, una Patria pulenta y laburante, de jotraba, de embale y de pujanza. Yo te pido, un fangote de enseñanza, buenas pilas y un lindo flor de aguante, para así, pedalear hacia delante, campaneando un futuro de esperanza… Yo te pido, Señor, tu guapa mano, frente al chorro, las coimas y el afano, el malandra, el chantún, la fulería… Y que siempre tengamos – che, salute -, la honradez, la justicia más debute, y el laburo, de cada nuevo día. Una Patria, sin broncas ni malaria, donde nadie, nos pueda ya, engrupir… Una Patria, fratela y solidaria, de la paz, de la unión y el porvenir.

                             AL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL

HACE tiempo, naciste bien canchero, con un sello fetén, capitalista, un espiche, muy piola y progresista, y una pinta de guapo farolero. Siempre el mango, presente en el balero, flor de lunga ambición – muñeca lista -, y un gran cuore, de viejo prestamista, que se quiere morfar, al mundo entero… Muchos años, de fiera trayectoria, linda mosca, y después, la misma historia, que con tristes malarias, está escrita… Das el toco pedido, en pocos meses, y cobrando un fangote de intereses, al final, te llevás toda la guita.

                                              CORTINAS DE HUMO

CORTINAS, cortinas de humo, que engrupen a la gilada, mientras se rajan los años, y no cambia nunca nada… Cortinas – puro chamuyo -, del bolazo y el camelo, que con algún cuento chino, te empaquetan, hasta el cielo… Cortinas, del lungo espiche, y la imagen engañosa, que te chapan la croqueta, y te lavan la piojosa… Cortinas, que te convierten, en salame y zanagoria, vendiéndote, por la tele, una nueva y trucha historia… Cortinas, del espamento, y la facha extraordinaria, para tapar la injusticia, el afano y la malaria. Cortinas, de la apariencia, – todo un globo remanyado -, sólo cáscara vacía, berreta cartón pintado… Cortinas, que nos ocultan, el panorama tan duro: Poco guita en el bolsiyo, y la falta de laburo… Cortinas, de la sanata, y del mentido optimismo, con idéntica milonga, y el siempre más de lo mismo… Cortinas, que te engatusan, – verso, mula y milanesa -, para embaucar a los opas, morfándoles la cabeza… Cortinas, de las macanas, – mucha fulera basura -, mientras siguen las tramoyas, y la triste mishiadura… Cortinas, de las caretas, – minga de honesta verdad -, que distraen y disfrazan, nuestra fiera realidad. Cortinas, cortinas de humo, – estilo chanta y pavada -, que hacen punta, cada día, engrupiendo a la gilada.

                                             EL BUEN EJEMPLO

PARA el fiero presente y el futuro, y poderla cinchar, hacia delante, se precisa un ejemplo edificante, de honradez bien debute y de laburo. Un ejemplo chipola y muy seguro, de profunda polenta y firme aguante, frente al chorro, el chantún, el atorrante, y este tiempo, mistongo y tan obscuro… Un ejemplo cabal – minga de otario -, con un cuore fratelo y solidario, y chamuyos sinceros y genuinos… Un ejemplo fetén – lección canchera -, que nos dé, una esperanza verdadera, y nos haga mejores argentinos.

                             LOS HOMBRES, COMO LOS ÁRBOLES…

ESCUCHÁ lo que te bato, con debute claridad, chamuyando, segurola, esta justa y gran verdad: Los Hombres, como los árboles, – cazá el dato, che, melón -, se conocen por los frutos, de su polenta y su acción. El resto, es sólo apariencia, pura cáscara, quizás: camelo, cartón pintado, y parolas, nada más… El resto, es la pinta trucha, y la imagen exterior, que engrupen a los gilunes, con bolazos de color… Oí muy bien, lo que te canto, en mi espiche singular, para que nadie, chitrulo, te pueda así, empaquetar… La gente vale, che, flaco, por yugar y por hacer, y de una forma bien piola, vos, lo sabrás aprender. No te engañés, con la jeta, la facha superficial, las caretas faroleras, y el macaneo total… Los Hombres, como los árboles, en cualquier tiempo y edad, se conocen por sus obras, y esta, es la posta verdad.

                                          BAJAR LOS BRAZOS

NO bajemos los brazos, che, gomía, a pesar de la lucha, posta y dura, el ajuste, la triste mishiadura, el camelo, la eterna fulería… No bajemos los brazos, todavía, a pesar del balurdo y la amargura; el vivir sin un sope, en la cintura, y el estar, en la lona y en la vía… No bajemos los brazos, zanagoria, a pesar del afano – lunga historia -, el garca y el chantún, que siempre avanza… Y no obstante la mufa, puchereando, la sigamos, che, flaco, laburando, con un sol y un cachito de esperanza.

                                                     CARLOS  ARMANDO  COSTANZO

                                    CHIVILCOY (Provincia de Buenos Aires), 2018.

Debemos predicar y sembrar, con el testimonio de nuestra conducta y el buen ejemplo de vida, recuperando, los principios éticos, los valores morales, humanos, patrióticos y espirituales, y la mentalidad, la conciencia y la cultura del Trabajo.

Para que triunfe el mal, sólo se necesita que los buenos no hagan nada, a fin de impedirlo.

LOS HOMBRES COMO LOS ÁRBOLES, SE CONOCEN Y APRECIAN POR SUS PROPIOS FRUTOS

PROCURADOR CARLOS ARMANDO COSTANZO:

Poeta e investigador, nació en Chivilcoy, el 24 de diciembre de 1958. Fundador del Archivo Literario Municipal, que se creó el 18 de octubre de 1984, fue designado, su director – organizador, mediante sistema de concurso, de oposición y antecedentes. Fundó, asimismo, el Salón del Periodismo Chivilcoyano, creado el 21 de febrero de 1994. Autor de distintos folletos y publicaciones, de versos lunfardos, desarrolla una permanente labor, de carácter didáctico, social y cultural. Cursó estudios de Derecho, en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata, graduándose de procurador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *