Entronización de la Virgen de Luján, en el Palacio Municipal (1998).

Compartir

18402843_1669879803054530_8965760902958153116_nEl 23 de marzo de 1998, durante la gestión del intendente comunal, Dr. Rodolfo Bardengo, con la presencia del entonces arzobispo de la Arquidiócesis de Mercedes – Luján, monseñor Emilio Ogñenovich, hubo de llevarse a cabo, a la hora 10, la solemne y emotiva ceremonia de entronización, de la imagen de la Virgen Nuestra Señora de Luján, en los ámbitos del hall central, del Palacio Municipal. Participaron de dicha ceremonia, distintos funcionarios de la comuna, el titular de la parroquia San Pedro Apóstol, presbítero Saverio Montemurro, y el párroco de la iglesia Nuestra Señora del Carmen, fray Antonio Torío. Puntualicemos que, el 8 de mayo, se conmemora la festividad religiosa, de la Virgen Nuestra Señora de Luján, que es objeto de una profunda y sincera devoción, por parte del pueblo argentino. La Virgen, cuyo culto, comenzó hacia el año 1761, fue coronada, oficialmente, el 8 de mayo de 1887. La antigua y muy tradicional basílica de Luján, hubo de bendecirse, en 1910, año del glorioso Centenario de la Patria, y en el mes de octubre de 1930, se proclamó a la Virgen, como patrona de la Argentina, y de las repúblicas hermanas, de Uruguay y de Paraguay.

Oración a la Virgen de Luján, por Carlos Armando Costanzo

Hoy, quisiera decirte, madre mía, de una forma sencilla y cariñosa, que tú eres para mí – fragante rosa -, la paz del corazón, la firme guía… Eres la luz y el pan de cada día, la imagen fiel, la mano generosa; una mirada tierna y bondadosa, y el calor maternal, Virgen María. Eres la fe, que llega desde el Cielo, esa voz de esperanza y de consuelo, el amparo, el abrigo y la alegría… Hoy, quisiera cantarle a tu figura, fuente viva de gracia y de dulzura, Señora de Luján y madre mía.