El Centenario de la Escuela primaria Nro. 65, de Chivilcoy,  inaugurada el 25 de agosto de 1919

La Escuela primaria Nº 65, de nuestra ciudad, inaugurada el 25 de agosto de 1919, hace ya, un siglo transcurrido. Nació como Escuela Nacional Láinez Nº21, y en 1970, fue transferida a la órbita del Ministerio de Educación, de la provincia de Buenos Aires. El 21 de noviembre de 1970

Se conmemora, de una manera emotiva y jubilosa, el singular y glorioso Centenario, de la Escuela primaria Nro. 65 “Patagonia Argentina”, de nuestra ciudad; la cual, a lo largo de un fiel y prolongado curso, de diez fecundas décadas, ha cumplido y desarrollado, una tenaz trayectoria educacional y, una intensa y ponderable labor, pedagógica y docente, siempre al entero servicio de la instrucción pública y, del conocimiento y la formación, de nuestra infancia chivilcoyana.

Dicho establecimiento, de tan  familiar y entrañable presencia, en el sector geográfico, donde desenvuelve y va llevando a cabo, sus actividades diarias y habituales, nació como una Escuela Nacional Nro. 21, y supo trascender, a nivel popular y comunitario, con el nombre de Escuela Láinez 21, en razón y virtud de la importante sanción, en el Congreso de la República, de un proyecto de ley, del entonces senador nacional, Dr. Manuel Láinez, quien hubo de propiciar y promover la creación, de distintos centros de enseñanza, nacionales, en los ámbitos y escenarios, de diferentes provincias argentinas, con el noble y  enaltecedor propósito, de contribuir al auspicioso crecimiento y el notorio avance de la educación, en todo el territorio del país. La promisoria inauguración, de esta Escuela, se realizó, precisamente, un 25 de agosto de 1919, fecha que, determinó el feliz comienzo, de una extensa y fructífera historia educativa, de trabajo, lucha, dedicación y, arduos y múltiples esfuerzos, evidenciados y demostrados, a través de un sostenido camino, de cien provechosos años.

El antiguo edificio, construido en 1887, y ubicado en la zona, del arroyo o la cañada de Montenegro, perteneció a Don Marcos Badano, quien efectuó la generosa donación, del citado inmueble, para el posterior funcionamiento, de la Escuela Láinez 21. En ese lugar, un poco más alto, que el resto de las edificaciones, con una superficie, de unos 235 metros cuadrados, había existido, anteriormente, una vieja y legendaria pulpería, y un comercio de almacén y panadería, que poco después, dejó paso a la apertura, de un nuevo establecimiento escolar, tan  útil e imprescindible, para atender a las necesidades educacionales, de la población y el vecindario, de aquella populosa barriada de Chivilcoy. El mencionado sector, a raíz de la existencia, de la cañada de Montenegro, era sin dudas susceptible,  de muy frecuentes y graves inundaciones, en tiempos de intensas lluvias y reiterados fenómenos pluviales, que solían provocar, enormes e insalvables anegamientos; impidiendo y obstaculizando el acceso y la circulación de personas y de carruajes, y el normal desarrollo de las diversas actividades. Felizmente, después de muchos años, de tristes y penosos padecimientos, innumerables dificultades y, dolorosas adversidades, de los vecinos de la zona, a principios de la década de 1950, durante la gestión, del gobernador de la provincia de Buenos Aires, coronel Domingo A. Mercante, hubo de llevarse a cabo, el tan esperado entubamiento de la cañada; lográndose así, la satisfactoria solución, de una compleja y crucial problemática, que no había podido resolverse, con anterioridad.

En 1970, la Escuela Nacional Láinez Nro. 21, fue transferida a la órbita y jurisdicción, de la provincia de Buenos Aires, dependiendo, desde aquel momento, del ministerio de Educación bonaerense, como Escuela primaria Nro. 65, y el sábado 21 de noviembre de ese año, se realizó la significativa ceremonia de bautismo, del citado establecimiento, siendo directora de la Escuela, la educacionista, señora Guillermina Bellini de Postiglione; imponiéndosele el nombre de “Patagonia Argentina”; un auténtico y verdadero homenaje, a esa región austral, del territorio de nuestro país, y a los docentes, de origen chivilcoyano, que se desempeñaron y ejercieron, sus respectivas labores pedagógicas, en el lejano Sur de la República. En el mencionado acto oficial, fueron padrinos del bautizo de la Escuela, el entonces intendente municipal, ingeniero José María Ferro, la educacionista Aurora Rossi Scala de Casullo, esposa del inolvidable maestro, artista plástico y escritor, Tomás Héctor Casullo (1914 – 1970), – ambos, desarrollaron sus actividades, en distintos establecimientos, de la provincia de Neuquén, y uno de ellos, lleva el ilustre nombre de “Tomás  Casullo”, denominación que se le asignó, en el mes de septiembre de 1980 -, y el maestro normal Carlos Armando (1905 – 1987), quien cumplió su abnegada y valiosa tarea, en  Río Negro, como docente de grado,  director y, asimismo, fundador de cinco nuevas Escuelas, en aquella provincia sureña, En la ceremonia de referencia, se encontraban presentes, el secretario de Gobierno de la comuna, señor Juan Martín Izaguirre Báncora, el titular de la parroquia San Pedro Apóstol, presbítero Armando Rosido, inspectores del área de educación primaria, alumnos de los distintos grados, del establecimiento, padres y, público en general.

En 1985, hubieron de efectuarse, distintos trabajos de restauración, del viejo edificio, que databa de 1887, construyéndose también, una galería cubierta, para ofrecer así, el propicio y adecuado marco, de un mejor espacio de confort, a los docentes y niños, del establecimiento. En dicha circunstancia, hubo de contarse con la apreciable colaboración, de la Sociedad de Fomento, del Barrio San José – fundada y organizada, en 1984 -, y de una comisión escolar, creada al efecto, cuyos miembros, supieron ofrecer su más decidido apoyo y su tan generosa cooperación personal, a la obra emprendida. Por otra parte, el 28 de octubre de 1985, comenzó el servicio de “comedor” de la escuela, en virtud de la escasez y las carencias, de índole económica, de muchos hogares y familias, pertenecientes al área de cobertura e influencia, del establecimiento, dentro del radio geográfico, del Parque Infantil “Bernardino Rivadavia”, el Club Social y Deportivo Colón y, el Club Ciclista Chivilcoy.

La Escuela primaria Nro. 65 “Patagonia Argentina”, se encuentra situada, sobre la calle Balcarce 550, y desde allí, a través de un fiel y hermoso camino, de todo un siglo entero, de extraordinaria vida, ha venido haciendo Patria, diariamente, de una forma constante y silenciosa; mientras fue enarbolando, en el más alto cielo, de los bellos y entrañables sueños, su genuina bandera de amor, ternura, instrucción y docencia, para bien de la educación y, por nuestra niñez chivilcoyana. Qué esa bandera, continúe flameando, como un emblema escolar y una insignia de orgullo y gloria, en el honroso historial de la enseñanza lugareña.

                                         

 A LA ESCUELA 65 “PATAGONIA ARGENTINA”

EN  tu claro y glorioso Centenario,

de una forma especial, te nombro ahora,

contu firme constancia educadora,

y tu largo y fecundo abecedario.

Te nombro, con tu fiel trabajo diario,

tu hondo aliento, tu acción emprendedora,

y tu mano fraterna y bienhechora,

tendida a la niñez y al vecindario…

Te nombro, con el siglo de tu historia,

el ayer, que conserva tu memoria,

la entrega, la ternura y la esperanza…

Y sé que tu labor – noble existencia -,

Es un aula de amor y gran docencia,

Y una hermosa bandera de enseñanza.

Procurador Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *