Estreno del tango pionero “El negro Schicoba”, de José María Palazuelos (1867).

Compartir

El pianista José María Palazuelos, en compañía de sus hijos. Nacido en 1840 y fallecido en 1893, fue el talentoso autor de la obra titulada «El Negro Schicoba», que compuso, en 1866. Se la considera, uno de los tangos precursores o pioneros, en el historial de nuestra música popular argentina.

El 24 de mayo de 1867, hubo de efectuarse en Buenos Aires, interpretado por el actor, de origen panameño, Germán Mackay, el feliz y promisorio estreno, de una curiosa y singular composición, legítima y merecidamente considerada, todo un tango pionero, en el vasto y rico historial de nuestra música popular y ciudadana; el cual, surgió, aquí, en Chivilcoy, hacia el año 1866. Se trata de la pieza titulada “El negro Schicoba”, perteneciente, al joven pianista porteño, José María Palazuelos, quien en 1864, fuera contratado, por la entonces Corporación Municipal, para ejercer la enseñanza de su instrumento. Palazuelos, nacido en 1840, y fallecido en 1893, se había desempeñado, con anterioridad, como organista, en los ámbitos de la Catedral de Buenos Aires, y ejecutante de piano, en un “Salón”, ubicado junto al memorable Club del Progreso, en la Capital. Tras llegar, a Chivilcoy, en nuestro medio, hubo de practicar la docencia; ofreció varios conciertos, en la sala del augusto y tradicional Teatro Español, y compuso esta obra, ciertamente, precursora, en el campo de las expresiones tangueras; una obra que, floreció en el humilde y agreste ambiente lugareño de la época, hacia 1866…

Tango, soneto de Carlos Armando Costanzo.

Tango es el son antiguo y milonguero, que aún se escucha, dulzón, en una esquina, junto a un farol, de lumbre mortecina, y a un guapo del ayer arrabalero. Tango es el aire bravo y orillero, barrio y malvón, la calle y la glicina; la esencia más profunda y más genuina, y la voz musical, de un pueblo entero. Tango es pasión, dolor, fibra y coraje, expresión y sabor de malevaje, danza y raíz, de sueños y caminos… Símbolo patrio, vida y sentimiento, el Tango es toda el alma y el acento, de nuestra identidad, como argentinos.