Fallecimiento del titular de la Parroquia San Pedro, monseñor Dr. Luis Ramón Conti (1974).

Monseñor Dr. Luis Ramón Conti (1892-1974), titular de la parroquia San Pedro, de Chivilcoy, desde el 3 de marzo de 1929, hasta su fallecimiento, el 2 de noviembre de 1974, a los 82 años de edad.
Monseñor Dr. Luis Ramón Conti (1892-1974), titular de la parroquia San Pedro, de Chivilcoy, desde el 3 de marzo de 1929, hasta su fallecimiento, el 2 de noviembre de 1974, a los 82 años de edad.

El 2 de noviembre de 1974, a los 82 años de edad, falleció en Chivilcoy, el entonces titular de la Parroquia San Pedro Apóstol, el presbítero, monseñor Dr. Luis Ramón Conti, una figura de alto predicamento, prestigio y valía, en el historial eclesiástico, de nuestra ciudad, y todo un auténtico y verdadero símbolo y patriarca, que por sus bellas cualidades humanas, y sus distintas virtudes personales, hubo de gozar del respeto, la admiración, y el mayor y más amplio afecto, de la feligresía, la comunidad y el vecindario lugareño. Monseñor Dr. Luis Ramón Conti, había visto la luz, en la vecina ciudad de Chacabuco, el 21 de agosto de 1892, en el hogar de Don Luis Conti y Doña María Díaz. Cumplió el ciclo, de la enseñanza elemental o primaria, en los establecimientos educativos, Nros. 3 y 5, de su ciudad natal, y ya adolescente, con particulares bríos, y un claro y profundo sentimiento cristiano, presidió la Congregación de San Luis. En el año 1907, impulsado por una genuina y bien definida vocación religiosa, resolvió ingresar al seminario de Villa Devoto, donde comenzó su correspondiente carrera sacerdotal, consciente del especial llamado, que Jesús le formuló, para convertirse en ministro de la Iglesia, y predicar y difundir la palabra de Dios y la doctrina evangélica. En 1914, en el mes de diciembre, la impusieron la tonsura y las órdenes menores; en diciembre de 1917, recibió el subdiaconado; en el mes de marzo, de 1918, alcanzó la condición de diácono, y el 21 de diciembre, de aquel año, 1918, logró su tan esperada ordenación, como sacerdote. Unos días después, hubo de oficiar, su primera Misa Cantada, en el propio templo de Chacabuco; obrando en calidad de padrinos, de la solemne y emotiva ceremonia, sus propios progenitores, Doña Francisca Melián de Rocha y el joven Isaac Rocha. Posteriormente, se le asignó, como destino inicial, de sus actividades y funciones de presbítero, nuestra ciudad de Chivilcoy, y aquí estuvo, entre los meses de febrero y marzo de 1919, en la tarea de teniente cura. Luego, se lo trasladó con el mismo rango, a la localidad bonaerense de San Martín, donde se desempeñó, hasta el mes de abril de 1925, cuando se lo nombró cura párroco de Olivos, también, en la provincia de Buenos Aires. En el mes de febrero de 1929, se procedió a designarlo titular, de la parroquia San Pedro Apóstol, de nuestra ciudad, en reemplazo del presbítero, Dr. Pedro Ondarcuhu, el cual, había asumido, el 22 de noviembre de 1908, substituyendo, en el mencionado cargo, al padre Don Andrés Iturralde. El 3 de marzo de 1929, monseñor Dr. Luis Ramón Conti, hubo de asumir como párroco, permaneciendo al frente de dicho centro de fe y espiritualidad, a lo largo del prolongado período, de cuarenta y cinco, fecundos y ricos años, de tenaz y fervorosa labor pastoral. Durante esa extensa etapa, plena de vivencias, anécdotas, múltiples recuerdos y, una entrega, franca y generosa, monseñor Conti, se caracterizó y destacó por su gran bonhomía y jovialidad, su corazón tierno y bondadoso, su dulce palabra de consuelo, sus sabios y tan aleccionadores consejos, y su firme y admirable apostolado; reflejo y testimonio, de su tierno amor, hacia cada semejante, su gesto noble, su permanente actitud de servicio, y su abierto y cabal compromiso con Dios y el prójimo. El 7 de mayo de 1967, el Obispado de Mercedes, para secundar la actividad del padre Conti, nombró como Vicario Coadjutor (Es decir, aquel que colabora, coopera o ayuda), al presbítero Gregorio López (1927 – 1999). Tras la desaparición física, de monseñor Dr. Luis Ramón Conti, el querido e inolvidable padre Gregorio López, asumió el cargo de cura párroco, el 17 de noviembre de 1974, ejerciendo la citada función, hasta el 6 de noviembre de 1987, cuando las autoridades eclesiásticas, lo designaron, provicario y administrador, de la Diócesis mercedina. En el año 1972, al conmemorar el octogésimo aniversario de su natalicio, el padre Luis Ramón Conti, recibió el merecido título de monseñor; siendo objeto, de un cálido y jubiloso agasajo, por parte de los chivilcoyanos, que le brindaron, un amplio reconocimiento y homenaje. Los restos de monseñor Dr. Luis Ramón Conti, reposan en el recinto de la iglesia Nuestra Señora del Rosario, en un sector del citado templo, junto a los del ilustre padre Don Andrés Iturralde, – párroco, entre el 22 de abril de 1893 y el 21 de noviembre de 1908 -, quien había nacido, en la ciudad bonaerense de San Martín, el 30 de noviembre de 1856, y falleció en Chivilcoy, a la avanzada edad de 90 años, el 21 de diciembre de 1946. Una arteria de nuestra ciudad, la avenida Nro. 114, eterniza en el tiempo, y en el alma de Chivilcoy, el nombre y la figura de monseñor Dr. Luis Ramón Conti, un ejemplar sacerdote, que jamás habrá de olvidar, nuestra historia lugareña.

A monseñor Dr. Luis Ramón Conti, soneto de Carlos Armando Costanzo.

Recuerdo al padre Conti, con su obscura y peculiar sotana, su serena devoción de pastor, su mano llena de consuelo y de fe, su gran ternura… No olvido todavía, su figura, su alma abierta y jovial, su risa buena; su amor, que mitigaba toda pena, y su voz predicando la Escritura. No olvido esa mirada cariñosa, su misa del domingo y su piadosa plegaria, ante la Virgen o el Sagrario… Su corazón feliz e incorruptible, se quedó para siempre, en la apacible santidad de su Iglesia del Rosario.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.