Fallecimiento de la niña Patricia Leiva, una devoción popular, de Chivilcoy (1987).

La niña Patricia Leiva, objeto de una profunda y sincera veneración popular, quien había nacido, en Chivilcoy, el 3 de enero de 1975. Y falleció en nuestra ciudad, a la temprana edad de 12 años, el 23 de agosto de 1987. El 18 de diciembre de 2005, se le impuso su nombre, a la calle Nº 15.

El 23 de agosto de 1987, se registró la prematura desaparición física, a la tierna edad, de 12 años, de la niña Patricia Leiva, una especial criatura, de particular inclinación cristiana y religiosa, un espíritu místico y, profundos sentimientos evangélicos; la cual, de un modo claro y espontáneo, hubo de convertirse en objeto, de una sincera devoción popular, por parte, de un apreciable núcleo de fieles, de nuestra comunidad chivilcoyana. Nacida el 3 de enero de 1975, bajo el hogar de Juan Carlos Leiva y Carmen Ponce, Nélida Patricia Leiva – tales fueron, sus nombres completos -, transcurrió una infancia, totalmente normal, hasta los seis años, e un clima de regocijo, candor y plena inocencia. A fines de 1981, una grave e implacable afección, se ensañó, de una manera cruel, con su frágil organismo, y tras conocerse, el severo diagnóstico médico, con la asistencia permanente, de los Dres. José María Caprara, Edgardo Praglia y Luis Eduardo Blanco, hubo de comenzar, un riguroso y estricto tratamiento. La terapia química, que le aplicaron, detuvo y revirtió, en buena medida, el peligroso avance del mal y de dicha dolencia; sin embargo, la potencia y agresividad, de las drogas suministradas, le originó una lesión de índole cardíaca, que, finalmente, se tornó, irreversible. A raíz de ello, Patricia Leiva, sufrió distintas internaciones, en nuestra ciudad, y en complejos centros de salud, de Buenos Aires; experimentó, un progresivo deterioro, de su estado orgánico, y falleció en Chivilcoy, el domingo 23 de agosto de 1987. Durante el triste y penoso período de su enfermedad, sobrellevó sus diferentes padecimientos, con una honda fe, y una ejemplar y admirable entereza; elevando a Dios, sus conmovedoras plegarias, que rogaban por los niños indigentes y desvalidos, los presidiarios, los discapacitados, y las  dolorosas víctimas de la pobreza, las injusticias y el negro pecado. Su actitud, ciertamente, hubo de asombrar a sus progenitores, los amigos de la familia, los vecinos, y hasta al entonces obispo de la Diócesis de Mercedes – Luján, monseñor Emilio Ogñenovich, quien escribió, y le dedicó, una cálida y dulce oración, que se imprimió, posteriormente, en una estampa recordatoria. Los restos de la niña Patricia Leiva, reposan en el cementerio, de nuestra ciudad, en el interior de un mausoleo – al que acuden y se acercan, en forma diaria, numerosas personas -, inaugurado el 5 de abril de 1998, y declarado de Interés Municipal, mediante un decreto del intendente, Dr. Ariel Fabián Franetovich, el 12 de diciembre de 2007. Por otra parte, el 18 de diciembre de 2005, dando cumplimiento, a la ordenanza Nro. 5816, que sancionó el Honorable Concejo Deliberante, el 24 de noviembre, de aquel mismo año, se le impuso el nombre de “Patricia Leiva”, a la calle Nro. 15; una arteria, que se inicia, en la avenida Dr. José León Suárez. El 27 de agosto de 2004 – en tanto -, en las instalaciones del Centro “José Manuel Estrada”, de la parroquia San Pedro, los padres de Patricia, Juan Carlos Leiva y Carmen Ponce – fundadores y propulsores, del grupo de autoayuda “Resurrección”, abierto hacia todos los que viven un duelo, a raíz de la muerte de un hijo -, presentaron el volumen titulado: “De la mano de Patricia”; un libro, en el que testimoniaron y volcaron, sus vivencia e inquietudes personales, sus nobles propósitos de auxilio, al prójimo atribulado y, sus mejores y más expresivos deseos y esperanzas, de una azul y bienaventurada vida eterna.

A la niña Patricia Leiva, soneto de Carlos Armando Costanzo.

Estrellita de amor y gran dulzura, de humildad y de gracia extraordinaria; corazón de profunda y fiel plegaria, ángel lleno de paz y de hermosura. Te pedimos, tu vida inmensa y pura, el cariño de tu alma solidaria; tu oración, tan sincera y necesaria, y tu imagen, de cálida ternura… Te pedimos, tu entrega bondadosa, tu sentir, tu esperanza luminosa, tu evangélica fe, tu voz amiga… Y que desde el rincón, de un bello Cielo, hoy, derrames, tu amparo y tu consuelo, y tu mano, por siempre, nos bendiga.

                        ACTO DE RECORDACIÓN, DE LA NIÑA PATRICIA LEIVA

El sábado 19 de agosto de 2017, a las 15 horas, en el cementerio municipal, frente al mausoleo, donde descansan sus restos, habrá de llevarse a cabo, una ceremonia de recordación, de la niña Patricia Leiva, con motivo de cumplirse el 30 aniversario, de su desaparición física. La niña Patricia Leiva, había nacido, aquí, en Chivilcoy, el 3 de enero de 1975, en el hogar de Juan Carlos Leiva y Carmen Ponce, y falleció, prematuramente, en nuestra ciudad, a la edad de 12 años, el 23 de agosto de 1987. Dicho mausoleo, se inauguró el 5 de abril de 1998, y la calle Nro. 15, desde el 18 de diciembre de 2005, lleva el nombre de “Patricia Leiva”, objeto de una especial veneración popular, por parte, de la comunidad chivilcoyana.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.