Fundación del Patronato de la Infancia, de Chivilcoy.

Fachada del Patronato de la Infancia, en una fotografía de 1945.
Fachada del Patronato de la Infancia, en una fotografía de 1945.

El Patronato de la Infancia, de Chivilcoy, se fundó el 14 de mayo de 1899, dentro del marco de una reunión, llevada a cabo en las instalaciones de la Escuela primaria Nro. 2 “Dr. Antonio Bermejo”, bajo la dirección de la docente, Doña Adelina Bessone de Mazza, por una feliz y muy acertada iniciativa del entonces presidente del Consejo Escolar de nuestra ciudad, Don Alberto Ortiz, seriamente preocupado por la notable deserción de muchos alumnos, de distintos establecimientos educacionales, quienes provenían de hogares y familias humildes, víctimas del desamparo social, la carencia de recursos económicos, la miseria y la penosa indigencia. La entidad, nació con la denominación de “Asociación Protectora de la Infancia Menesterosa”, y tres meses más tarde, en una sesión de la comisión directiva, llevada a cabo el 6 de agosto de 1899, se le asignó el nombre de “Patronato de la Infancia”, que siempre ha identificado, la prolongada y fecunda trayectoria, y la acción solidaria y caritativa, de esta noble y benemérita institución local. Fue su primera presidenta, la señora Herminia Gardella de Cores, a la que acompañaban, en distintas funciones, del grupo conductor de la entidad, Paulina Regnier de Bouchet, Soledad Mateus de Barrios, Herminia Castagnino, Modesta Sánchez de Gandolfo, Segunda Calderón de Loveira, Mariana D. de Lalanne, Jovita Mindurry de Bailleres, Clara N. de González y Fidela Badano de Martelletti. La nombrada en último término, hubo de ejercer la presidencia del Patronato, con un particular empeño y un pujante dinamismo, y durante su gestión, el 9 de diciembre de 1903, se aceptó la tan significativa y generosa donación, de la señora Petrona Calderón de Ortiz (1840 – 1926), madre del mencionado Alberto y del gran poeta chivilcoyano, Carlos Ortiz; consistente en un predio, ubicado en la intersección de las calles Balcarce y General Paz, donde se construyó, posteriormente, el Asilo  de la institución. Tiempo más tarde, la propia entidad, hubo de adquirir, otros cuatro solares contiguos, en 1904, 1910, 1923 y 1939. Tras una etapa de ardua edificación, el inmueble del Asilo del Patronato de la Infancia, se inauguró el 22 de diciembre de 1907, en el transcurso de una brillante y emotiva ceremonia, que contó con una calificada y apreciable concurrencia. En el seno de la entidad, a lo largo de varias décadas – desde los albores del Asilo, hasta fines de los años 50 -, hubieron de cumplir una ponderable tarea, de índole administrativa, asistencial y espiritual, las religiosas, Hermanas Dominicas Terciarias de la Anunciata; las cuales, al momento de su partida, dejaron gratos y cariñosos recuerdos, en el seno de la institución. En la década de 1970, por una elogiosa inquietud, de la entonces presidenta de la entidad, señora Lidia Pera de Ventemiglia, surgió la “Corona de Caridad”, con el expresivo lema: “Flor que no muere, porque renace en la sonrisa de un niño”. El Patronato de la Infancia, de Chivilcoy, puede acreditar, digna y honrosamente, una prolongada y rica historia, de amor, ternura, consuelo y, dulce y cariñosa entrega a la niñez desvalida, que sin dudas, humaniza y enaltece, la vida y el corazón, de nuestra comunidad.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.