El gaucho Calandraca y el Lunfardo

Compartir

Ilustraciones gauchescas de Florencio Molina Campos.La reciente conmemoración del Día de la Tradición Nacional, el pasado 10 de noviembre, hoy, nos aproxima a la ilustre figura, del alto poeta gauchesco, político, escritor, periodista y hombre público argentino, Don José Hernández, el autor del inmortal poema “El gaucho Martín Fierro”, publicado en diciembre de 1872, con una segunda parte: “La vuelta de Martín Fierro”, aparecida en 1879; quien había nacido, en la chacra de Pueyrredón (Actualmente, distrito bonaerense de San Martín), un lunes 10 de noviembre de 1834, siendo hijo de Don Rafael Hernández y Doña Isabel Pueyrredón. Hernández, creador, asimismo, de las obras tituladas: “Instrucción del estanciero” y “La Vida del Chacho Peñaloza”, falleció en Buenos Aires, joven aún, a los 51 años de edad, mientras ocupaba una banca de senador nacional, un jueves 21 de octubre de 1886. El Día de la Tradición Nacional, que se inició en los ámbitos territoriales de la provincia de Buenos Aires, hacia 1939, por una feliz iniciativa, del entonces intendente municipal, de la localidad de San Antonio de Areco, Don José Antonio Güiraldes, y que una década más tarde, en 1949, hubo de instituirse en todo el país, durante el gobierno nacional, del general Juan Domingo Perón. El Día de la Tradición Nacional, que hoy, más que nunca, nos invita a recordar y exaltar, los auténticos principios y los genuinos y hermosos valores del criollismo, el espíritu folklórico y gaucho, el sentir rural y campero y, nuestra propia e inquebrantable identidad argentina. El Día de la Tradición Nacional, tan asociado al antiguo ayer, la historia de la Patria, y la reivindicación de las gloriosas figuras de nuestros próceres, con su aleccionador ejemplo de entrega generosa, rectitud, honradez, sacrificio y tenaz laboriosidad. El Día de la Tradición Nacional, que hace despertar, nuestra verdadera idiosincrasia, y nos señala el claro y seguro camino, de la conciencia y la cultura del trabajo, el esfuerzo, el estudio y los reales méritos; los principios y valores, morales y humanos, y un promisorio horizonte futuro, de amor fraterno, justicia, igualdad y progreso. Un porvenir, en pos del bien común, los mejores sueños y la luminosa esperanza, de todos los corazones argentinos.

 «Las aventuras del gaucho Calandraca», por Carlos Armando Costanzo, director-organizador del Archivo Literario Municipal, y miembro de la Academia de Folklóre de la Provincia de Buenos Aires, y la Academia Porteña del Lunfardo.

 Atenti, que aquí, llegué, en un cachuzo yobaca, y batiendo, me presento: Soy el gaucho Calandraca. Vengo de un rioba lejano, bancándome la llanura, y traigo – fulero aguante -, mi pesada mishiadura… Me sigue, como gomía, un fiel y cansado rope, y ando, solari y perdido, en la lona y sin un sope… Dejé mi rancho mistongo, y mi pago provinciano, por la falta de laburo, y de morfi cotidiano. Después, la fui pichuleando, en busca de algún jotraba, pero nadie – frate mío -, ni una changa me tiraba… Recorrí muchos bulines, tomándome un lungo espiante, y creyeron que era un croto, un vago y un atorrante. Cuerpeándola, como pude, nunca pensé en el afano. La yugué pulenta y duro. Ninguno, me dio una mano… Y así, en la pampa y la vía, siempre yo anduve, galgueando. Sin arrugar, un momento, fui de rasca, puchereando… La he cinchado, honradamente, – embale y gran lucha diaria -, con tantos fieros balurdos, deudas y flor de malaria. Y aquí estoy, mi buen fratelo, medio forfai, triste y pato, y un laburito, bien piola, yo busco, desde hace rato… Me ofrezco, sinceramente, de un modo posta y canchero, como capo de oficina, psicólogo o canfinflero. Me ofrezco, de ejecutivo, empresario y masajista; profesor de batería, jefe cana o trapecista. Me ofrezco, de tipo guapo, pelandrún y zanagoria; senador o diputado, y noqui, de trayectoria… Téngame en cuenta, aparcero, no se me olvide, amigazo… Lo más pancho, en la palmera, aquí estoy, fumando un faso. Y termino este chamuyo, junto a un toro y a una vaca… Viejo paisano de ley, soy el gaucho Calandraca.