Inauguración del Lago Artificial de Chivilcoy (1940).

Compartir

14711313_10205268926801256_7819296144006146762_oEl domingo 18 de febrero de 1940, hubo de llevarse a cabo, la inauguración oficial del inolvidable Lago Artificial de Chivilcoy, bajo la gestión municipal del entonces intendente, Don Generoso Fernando Falivene. Dicha feliz iniciativa, surgió a través de la propuesta, del diputado nacional, Dr. Luis Grisolía (1885 – 1951), la cual, estuvo acompañada, de un modo entusiasta y decidido, por el jefe comunal, singular artífice y gran propulsor y animador de la citada obra. La confección del respectivo proyecto y de los correspondientes planos, estuvo a cargo de una comisión de vecinos, quienes, de una manera espontánea y desinteresada, se desempeñaron Ad Honorem. Entre otros, hubieron de integrar, el mencionado grupo, los ingenieros Mauricio Birabent y Domingo A. Basso; el Dr. Alejandro Báncora; el profesor Manuel Díaz Tenreyro; el escribano Eduardo Velurtas y el periodista y escritor Pedro Panzardi. Los trabajos de construcción del Lago, fueron realizados por los propios operarios del municipio, que edificaron el estanque de agua, fabricaron las pérgolas y los bancos, y colocaron las columnas de alumbrado; otorgándole así, a todo aquel espacio público, una particular y cautivante atmósfera de fascinación, romántico embeleso, especial colorido y plena hermosura. La inauguración del Lago, se efectuó en el marco de una multitudinaria celebración popular, a la que concurrieron, alrededor de diez mil personas; y en el transcurso de la ceremonia, usó de la palabra, el intendente municipal, Don Generoso Fernando Falivene, bendiciendo las aguas, el sacerdote agustino, presbítero Bonifacio Matta. Durante muchos años, de una sostenida y apreciable actividad, el Lago Artificial, constituyó el escenario de innumerables y exitosos espectáculos, como kermesses, romerías, actuación de bandas, orquestas e intérpretes, locales y nacionales, reuniones bailables, etc. Se convirtió, pues, en un genuino símbolo o emblema, y en una verdadera tradición cultural, de la vida social y de nuestro vecindario chivilcoyano. En la década de 1990, por una iniciativa del presidente, de la Sociedad Operaria Italiana de nuestra ciudad, Vicente Antonio Savona, se bautizó al Lago Artificial, con el nombre de “República de Italia”, y en ese lugar, años más tarde, el 7 de abril de 2006, durante la administración comunal del Dr. Ariel Fabián Franetovich, se hubo de inaugurar, el actual Anfiteatro Municipal, con la presencia del ministro de Gobierno, de la provincia de Buenos Aires, contador Florencio Randazzo. Posteriormente, al Anfiteatro Municipal, se le asignó el nombre de “Pueblos Originarios”.

Soneto al Lago Artificial, por Carlos Armando Costanzo.

Bello Lago de ayer, nunca olvidado, que estás en la memoria, todavía, con tu clima de artística armonía, y tu imagen que siempre ha perdurado. Rincón claro y feliz, edén dorado, donde reinó el ensueño y la alegría, el color, la ilusión, la melodía, el gozo azul y el cielo iluminado. Bello Lago de ayer, con tu fragancia, tu corazón, abierto a nuestra infancia, tus pérgolas, tus bancos, tu dulzura… Romántico lugar de esparcimiento, que dejaste en el aire y en el viento, un recuerdo de encanto y de ternura.