Inauguración del Taller de Caridad «Santa Rita».

Antigua e inolvidable capilla de nuestra Señora del Carmen, inaugurada el 19 de julio de 1896, y derrumbada el 16 de octubre de 1945, donde nació, en mayo de 1933, el Taller de Caridad "Santa Rita"
Antigua e inolvidable capilla de nuestra Señora del Carmen, inaugurada el 19 de julio de 1896, y derrumbada el 16 de octubre de 1945, donde nació, en mayo de 1933, el Taller de Caridad «Santa Rita»

El 11 de junio de 1933, se llevó a cabo la jubilosa inauguración, del Taller de Caridad “Santa Rita”, el cual, a lo largo de muchos años, de una abnegada y fecunda trayectoria, supo desplegar, una extraordinaria y admirable labor asistencial y de bien público, en  favor de los más humildes, necesitados y desvalidos. Dicha inauguración, que contó con la presencia del sacerdote agustino, presbítero Gabriel Riesco, el titular de la parroquia San Pedro, presbítero Dr. Luis Ramón Conti, y una muy numerosa concurrencia, se desarrolló en el local del citado taller, ubicado en la calle Moreno Nro. 34. La iniciativa de su creación, surgió en el seno de la antigua y entrañable capilla de Nuestra Señora del Carmen, participando los sacerdotes, de la Orden Agustina, presbítero Agustín García y el ya nombrado padre Gabriel Riesco, quien cumplió luego, funciones de asesor, de la entidad. El 22 de mayo de 1933, hubo de celebrarse, de una manera fervorosa y solemne, la festividad religiosa de San Rita, con bendición de rosas y distribución de insignias, para las respectivas asociadas, y al día siguiente, 23 de mayo, se conformó la primera comisión directiva del Taller de Caridad, que presidió la señora Raquel C. de Martelletti, a la que acompañaban, las damas chivilcoyanas, Ana C. de Casey, Gabriela Y. de Cantora, Catalina Cagnone de Balerdi, Camila Ayarza, Catalina Gnecco, Virginia Prando y Ángela García. En el mencionado Taller, hubo de confeccionarse, una gran cantidad de prendas, y se entregaron, ropas y calzados, preferentemente, a niños, en edad escolar, ancianos y familias, cuyos padres carecieran de ocupación laboral. Una magnífica y ponderable obra, de amor hacia el prójimo, espíritu fraternal y amplia solidaridad humana, que se extendió, con su altruista y benéfico alcance, a todos los barrios y rincones de Chivilcoy.

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.