Inauguración de la sede institucional, de los Bomberos Voluntarios de Chivilcoy (1971).

img_1314El 21 de noviembre de 1971, de un modo trascendental y jubiloso, hubo de llevarse a cabo, la ceremonia oficial de inauguración, de la actual sede, de la Sociedad de Bomberos Voluntarios, de nuestra ciudad, y del cuartel del cuerpo activo, de intrépidos servidores públicos locales, ubicada en la intersección de las calles Pueyrredón y General Rodríguez. El citado acto, estuvo  encabezado, por autoridades de la comuna e integrantes de la comisión directiva de la Sociedad de Bomberos Voluntarios, y contó con la participación de numerosos asistentes, y de distintas delegaciones, de servidores públicos, provenientes de diversas localidades, de la provincia de Buenos Aires. Tras la bendición religiosa, a cargo del obispo de Mercedes, monseñor Dr. Luis J. Tomé, usaron de la palabra, el entonces presidente de la Sociedad de Bomberos Voluntarios, profesor Julio Caggiano – titular de la entidad, desde 1968 -; el segundo jefe, a cargo de la jefatura del cuerpo activo, Herber N. Lavagnino, y el intendente municipal de nuestra ciudad, ingeniero José María Ferro. Recordemos que, el cuerpo de bomberos voluntarios chivilcoyanos, nació, hacia fines de 1944 y comienzos de 1945, en el seno del Centro Comercial e Industrial, y su bautismo de fuego, se registró, el 8 de diciembre de ese mismo año, 1945, al declararse un incendio, en el templo mayor de Nuestra Señora del Rosario, cuando en horas de la mañana, se oficiaba una misa de primera comunión. El presidente inicial, de la institución, fue Don Julio Cánepa, electo en la correspondiente asamblea, del 7 de julio de 1946, quien se desempeñó, hasta 1947, siendo reemplazado, por el Dr. Raúl María Gutiérrez, el cual, hubo de ocupar dicho cargo, hasta 1955. En esa fecha, asumió Don Víctor R. Menéndez, quien finalizó su período en 1968, cuando comenzó a ejercer la presidencia de la entidad, el profesor Julio Caggiano. La primera sede, de la Sociedad de Bomberos Voluntarios, hubo de funcionar en el propio inmueble del Centro Comercial e Industrial de Chivilcoy, en la avenida Soarez Nro. 33, y en 1949, se trasladó a un edificio municipal, de la calle Lavalle Nro. 28, donde antiguamente, había estado instalada, la “Vieja Comisaría”, de nuestra ciudad. A partir del domingo 21 de noviembre de 1971, se inauguró, pues, la propia sede, de unos 1600 metros cuadrados; sumando así, otro significativo y muy valioso logro, para la Sociedad de Bomberos Voluntarios, y el heroico cuerpo activo de servidores públicos, que sin dudas, prestigian, honran y enaltecen, la historia y la vida de Chivilcoy.

Al bombero voluntario, soneto lunfardesco, de Carlos Armando Costanzo, fundador y director – organizador del Archivo Literario Municipal y el Salón del Periodismo Chivilcoyano, y miembro académico correspondiente, de la Academia de Folklore de la Provincia de Buenos Aires y la Academia Porteña del Lunfardo.

Hoy, quisiera batirte, che, bombero, mi cafiolo homenaje de optimismo, por tu embale tenaz y tu heroísmo, tu polenta y tu esfuerzo verdadero. Hoy, te juno chipola y bien entero, como un guapo, seguro de sí mismo, con tu jeta feliz, tu dinamismo, tu pasión y tu espíritu canchero. Hoy, te juno – Qué flor de sacrificio -, con tu facha y tu pilcha de servicio, tu sentir, tu laburo sin reposo… Y al batirte mi cálido homenaje, yo sé que nunca arruga tu coraje, y hace pinta tu cuore valeroso. Por eso, un buen socorro, aquí, te pido, si algún día – zabeca de adoquín -, dejo un pucho en la cama – grave olvido -, y un incendio se morfa a mi bulín.

 

 

Suscripción para recibir en tu correo electronico

Efemérides, Biografias, Personajes Chivilcoyanos, Lunfardo y demás noticias del Archivo Literario.